ACTUALIDAD. AMYTS en los medios: pedimos hacer atractiva la AP, prudencia ante las aglomeraciones y los medios se hacen eco de nuestra denuncia a la Inspección por la sobrecarga laboral en las UCIS

0

Las imágenes de aglomeraciones y fiestas de este fin de semana ante el fin del Estado de Alarma ha traído respuesta por nuestra parte, por la parte sanitaria. El mensaje ha sido muy claro desde AMYTS: esto no ha terminado y la situación sigue siendo grave.

Así lo han trasladado tanto Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, en ‘Las Cosas Claras’ de TVE como Ángela Hernández, vicesecretaria general de AMYTS, en la televisión pública vasca.

  • Ezquerra en TVE: «O hacemos atractiva la Primaria o terminaremos con un modelo que ha sido envidia»

  • Ángela Hdez. reflexiona en ETB sobre las imágenes de Madrid durante el fin del estado de alarma

Asimismo, Ezquerra, ante la pregunta de cómo se encuentra la Atención Primaria, ha vuelto a advertir de que se tiene que hacer atractiva este nivel asistencial en Madrid para frenar el éxodo médico.

Varios medios digitales también han recogido nuestra opinión ante estas escenas vividas el fin de semana pasado:

CADENA COPE (AGENCIA EFE)Los médicos, enfadados con las aglomeraciones, piden sensatez a madrileños

«Pena, miedo e indignación» por las aglomeraciones del pasado sábado, manifiesta el secretario general de AMYTS, Julián Ezquerra, quien estima que estas escenas no representan al conjunto de la juventud madrileña y española porque no todos se comportan así.

«Lo que se ha terminado es el estado de alarma previsto en la legislación, pero lo que no ha finalizado para nada es el estado de alarma sanitaria», subraya.

«Seguimos en plena pandemia, en una crisis sanitaria sin precedentes, con miles de pacientes hospitalizados y miles de personas que se infectan», agrega.

Por ello, pide «sensatez» a los jóvenes. «Aunque ellos tienen poco riesgo de enfermarse de gravedad y posiblemente no podrán infectar a sus abuelos porque ya están vacunados, sí pueden contagiar a sus padres, que están pendientes de ser inmunizados».

Ezquerra llama a las autoridades a hacer «una gran campaña de divulgación, especialmente dirigida a los jóvenes, para explicarles que con su actitud contribuirán a salir de la crisis antes o más tarde».

LA SEXTA: Los sanitarios alertan: sufriremos una quinta ola y pondremos en peligro el verano si siguen las aglomeraciones y fiestas tras el estado de alarma

«Podemos volver, si no tenemos cuidado, a revivir lo peor de la pandemia con muchísimos casos de gente infectada», ha señalado Julián Ezquerra, portavoz del Sindicato AMYTS.

SPUTNIK: Hablan los sanitarios de Madrid: «las reuniones como las que vimos son un suicidio»

La viralidad de estos vídeos se justifica porque las personas que aparecen en ellos parecieran celebrar el fin de la pandemia, algo que no ha ocurrido y que los expertos sanitarios y epidemiológicos aseguran que está aún lejos de pasar porque «el virus no se ha ido«, sostienen. Y apelan a la responsabilidad social de todos para evitar una nueva ola que sería trágica para ellos por el cansancio acumulado.

«Llevamos catorce meses seguidos haciendo guardias de hasta 17 y 24 horas», explica a Sputnik Ángela Hernández Puente, portavoz del sindicato médico AMYTS de Madrid. «Los médicos que trabajan en las UCIs nos están pidiendo ayuda y socorro. La sobrecarga que tenemos es altísima. Desde enero no bajamos de los 2.000 ingresados agudos por COVID y la capacidad real de vigilancia intensiva está al 115%, es decir, hay colapso y eso está afectando a la atención a pacientes con otro tipo de tipologías».

En la misma línea y de una manera muy crítica y contundente se muestra en entrevista con esta agencia Alfonso López García de Viedma, médico de familia y delegado sindical de AMYTS, que decidió retrasar su jubilación cuando comenzó la pandemia precisamente para poder echar una mano ante la que se venía encima. Ahora, mira con esperpento lo que pasó el fin de semana y lo define con dos palabras: «lamentable y penoso«.

«El virus no tiene ni idea de en qué fase de la pandemia estamos. No sabe si son las diez de la noche o las cuatro de la tarde. El virus sigue, no ha cambiado y ha mutado. Esa actitud es irresponsable, egoísta y no se dan cuenta de que solo pueden provocar más infecciones y más muertes».

García de Viedma cree que «las reuniones como las que vimos son un suicidio» y alerta de que las UCIs están llenas ahora de gente joven o por debajo de los 50 años. «Ellos también se mueren. Lo estamos viendo. Y vemos cómo esa gente llega a los hospitales y sobrecarga las UCIs y quita el sitio a otros pacientes».

El médico se lamenta del maltrato que están sufriendo los sanitarios en España, que además están trabajando desde hace «muchísimos meses mucho más de nuestro horario habitual. La pandemia nos está machacando, y el día que nosotros no podamos más, ¿quién les va a cuidar?», se pregunta.

Sobre el fin del estado de alarma decretado por el Gobierno central y que da alas al fin de las restricciones de movilidad en las comunidades autónomas, el delegado sindical cree que ha sido precipitado y un error en la forma.

«Todas las comunidades deberían tener las mismas normas. Que se dé vía libre y que cada uno pueda hacer lo que le dé la gana, y que simplemente se ruegue a la gente que no esté en la calle es de risa. Debería haber habido más mano dura y bajarla progresivamente. Esto es como cuando uno toma una medicación y te la quitan bruscamente… Hay que quitarla poco a poco para que el organismo no genere síndrome de abstinencia a la pastilla», sostiene.


Por su parte, varios medios digitales han recogido nuestra denuncia ante la Inspección de Trabajo por la altísima sobrecarga laboral de nuestros intensivistas.

Aquí dos artículos que no puedes perderte:

DIARIO MÉDICO: Amyts lleva a Inspección de Trabajo la «grave» situación laboral en las UCI de Madrid

El sindicato médico Amyts ha presentado una denuncia formal ante Inspección de Trabajo por el «reiterado incumplimiento» en la UCI del 12 de Octubre de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, debido a la «elevadísima carga de guardias de presencia física y a la ausencia de descansos preceptivos» que sufren sus intensivistas desde el inicio de la pandemia. El sindicato se pone, además, a disposición de todos los especialistas del Sermas «para hacer extensiva la denuncia» a todos los centros hospitalarios. 

Porque lo que se está viviendo en el Hospital 12 de Octubre desde el pasado mes de marzo es extensible, según Manuel De Castro Peláez, responsable del Área de Atención Hospitalaria del sindicato Amyts a todos los servicios de Medicina Intensiva de la comunidad. «Desde el Ramón y Cajal, el Puerta de Hierro, el Infanta Leonor, el Hospital de Fuenlabrada, el de Getafe… nos están llegando quejas similares sobre el reiterado incumplimiento de la jornada máxima de trabajo y el excesivo número de guardias que los intensivistas llevan haciendo desde hace más de un año».

Mientras el Estatuto Marco deja bien claro que no se deben sobrepasar las 48 horas semanales de trabajo, en cómputo semestral, la realidad laboral que viven los intensivistas del Sermas eleva esa cifra, según la denuncia de Amyts, hasta las 60 ó 70 horas de trabajo a la semana. De Castro puntualiza que para cumplir con la jornada estipulada en la legislación actual, un intensivista no debería hacer más de 4 guardias al mes. «Desde el inicio de la pandemia, el promedio de guardias en los servicios madrileños está por encima de las 6, pero la apertura del Hospital Isabel Zendal, y el consiguiente desplazamiento de plantilla a este centro, ha hecho que las guardias lleguen a ser de8 al mes para casi todos los profesionales de las UCIs de adultos», puntualiza De Castro.

De hecho, asegura Amyts en su denuncia ante Trabajo, «la propuesta por parte de la Administración en algunos centros para los próximos meses es realizar entre 7 y 9 guardias al mes«.

El representante sindical recuerda que el problema de fondo es la eterna batalla que Amyts mantiene con la Administración madrileña sobre la naturaleza de las guardias. «Mientras las guardias no tengan la consideración de jornada laboral y el tiempo dedicado a ellas no compute como horas efectivas de trabajo, seguirán perviviendo estas situaciones en fraude de ley». Máxime, añade De Castro, con el tipo de guardias que viene haciendo Intensiva en el contexto actual: «Aquí no estás de guardia por si acaso viene algo; aquí estás de guardia para atender sin descanso y de forma continua a todo lo que viene, y desde luego sigue viniendo mucho».

Y es que la ecuación no cuadra, se mire por donde se mire. «Desde el inicio de la pandemia, las UCI de la mayoría de las comunidades se colapsaron rápidamente y hubo que triplicar o cuadriplicar las camas, pero ese crecimiento exponencial no fue acompañado de un crecimiento en el número de intensivistas. La situación de Madrid se agrava porque las diferentes olas han sido especialmente virulentas en esta comunidad y el ritmo de ocupación y saturación de las UCI se ha mantenido relativamente constante durante todos estos meses», resume el representante de Amyts.

Mientras los últimos datos oficiales del Ministerio de Sanidad cifran en un 42,23% el porcentaje de camas ocupadas por pacientes covid en las UCI de los hospitales de la Comunidad de Madrid (frente a una media nacional del 21,85%), el responsable de Hospitales de Amyts puntualiza -una vez más- que ese dato es «claramente engañoso», porque hace referencia al porcentaje de ocupación de las camas totales de críticos (es decir, las de las UCI tradicionales y las ampliadas como consecuencia de la pandemia), pero si nos ceñimos al nivel de ocupación en las UCI propiamente dichas (antes de la ampliación) ese porcentaje es actualmente del 115%.

«A medida que avance la vacunación de los mayores de 50 años es previsible que ese nivel de ocupación irá disminuyendo paulatinamente, pero lo cierto es que, de momento, los efectos de la vacunación y la mejora de los datos en la evolución de la pandemia están llegando de forma muy desigual a todos los servicios, y desde luego los de Intensiva están muy lejos de ver todavía los efectos de ese descenso«. Y lo peor, añade De Castro, es que llueve sobre «la saturación de unas plantillas muy cansadas que, ahora mismo, sufren más que ningunas las desastrosas consecuencias de una mala planificación de recursos humanos en la Comunidad de Madrid».

De Castro abunda de forma muy gráfica en la idea de que cualquier planteamiento de conciliación familiar en un servicio de Intensiva de Madrid es «ahora mismo, más de un año después del inicio de la pandemia, una pura entelequia, porque si alguien optara a algún permiso de reducción de jornada, eso tendría una repercusión directa e inmediata sobre las costillas de sus compañeros».

EL BOLETÍN: Muchas guardias, sin descansos… denuncian ante Trabajo la situación en las UCI de Madrid

La situación de los sanitarios en algunas de las UCI de los hospitales de la Comunidad de Madrid ha llegado a las puertas de la Inspección de Trabajo. El sindicato Amyts ha denunciado ante este órgano “la elevada carga de guardias y la ausencia de descansos” en estas unidades. Según afirma, “se está incumpliendo la Ley de Prevención de Riesgos Laborales”.

Tal y como recuerda Amyts, esta normativa establece “la obligación legal de garantizar la seguridad, salud, protección física y psicológica de los trabajadores, así como la jornada y horarios de trabajo en aras a respetar los descansos necesarios”. Algo que no se está dando en algunas UCI de los hospitales madrileños. “Mientras la ley indica que no se deben sobrepasar las 48 horas semanales en cómputo de seis meses, la realidad es bien distinta”, asegura.

“La falta de planificación de RRHH y de la demanda asistencial, de forma continuada en el tiempo”, explica el sindicato médico, “se ha visto agravada en las últimas semanas con el desplazamiento de personal de plantilla al Hospital Isabel Zendal”. Esto se traduce en que “las guardias llegan a ser de 8 al mes para casi todos los profesionales” de determinadas UCI.

“De hecho”, continúa Amyts, “la propuesta por parte de la Administración en algunos centros para los próximos meses es realizar entre 7‐9 guardias al mes”.

Ante esta situación, el sindicato ha exigido a la Inspección de Trabajo que el tiempo de trabajo no pueda exceder de 48 horas semanales en cómputo de seis meses, “tiempo que superan ampliamente por el elevado número de guardias al mes”.

Asimismo, piden “que se respeten los descansos necesarios” y “que no se mantenga esta situación de estrés continua, que no solo daña nuestra salud, sino que puede repercutir negativamente en la salud de nuestros pacientes”. Junto a esto, incide en la necesidad de “una plantilla estable”, evitando “en la medida de lo posible” los contratos temporales.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x