ACTUALIDAD. AMYTS en los medios: eco de nuestra protesta frente a la Consejería por el abandono de la AP, fin de las mascarillas, negociaciones del Plan de Atención Primaria…

0

La semana en los medios ha estado protagonizada por nuestra protesta del martes frente a la Consejería de Sanidad ante el abandono de la Atención Primaria y la falta de médicos. Un acto que fue recogido por los medios como te dejamos a continuación:

  • El Telediario de TVE informa sobre la denuncia de AMYTS por la falta de médicos en Atención Primaria

  • Telemadrid se hace eco de la denuncia de AMYTS por la falta de médicos en Atención Primaria

  • La Cadena SER recoge la denuncia de AMYTS ante la falta de médicos en la Atención Primaria

Medios digitales han publicado artículos con declaraciones de miembros de AMYTS o recogiendo nuestro acto de ayer. Pero antes de estos artículos, os dejamos las entrevistas que han realizado esta semana en TVE, en ‘Las Cosas Claras’, a Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, ante la nueva medida con las mascarillas y ante la situación de la Atención Primaria:

  • «En verano habrá centros de salud sin médicos. No hemos sido capaces de retener a los residentes»

  • Julián Ezquerra en la SER sobre el nuevo Plan de At. Primaria: «Son migajas, no habrá refuerzo real»

  • Julián Ezquerra en ‘Las Cosas Claras’ de TVE sobre el fin de la mascarilla obligatoria en exteriores

  • Julián Ezquerra pide precaución ante la flexibilización del uso de las mascarillas (La 1 de TVE)

Además, te dejamos  la intervención de Raquel Rodríguez Merlo, delegada de AMYTS en el SUMMA 112, en ‘La Sexta Noche’ de hace dos sábados y la participación de Sheila Justo, responsable MIR de AMYTS y CESM, el canal del youtuber Rubén Gisbert, con 236.000 suscriptores, para hablar del conflicto por la adjudicación de plazas MIR que ha elaborado el Ministerio de Sanidad.

DIARIO MÉDICO: Amyts alerta de unas plantillas médicas al 30% en los centros de salud de Madrid

El sindicato alerta de que el déficit de base de más de un 20% de los facultativos de atención primaria podría llegar al 70% este verano.

Un total de 5 médicos de Familia de 15 de la plantilla en el Centro de Salud Parque Europa en verano. En el CS Los Ángeles faltan 12 e 22 médicos de Familia y 2 de los 4 pediatras. En el de San Fermín faltan 5 de 14 por la mañana, mientras que por las tardes sólo hay 2 de los 7 en plantilla. Son las cifras particulares que ha expuesto Amyts este mediodía frente a la Consejería de Sanidad de Madrid para denunciar, una vez más, la precaria situación de atención primaria.

«En la atención primaria madrileña vemos cómo se mantienen plantillas con cuatro bajas de médicos de Familia sin cubrir en un mismo centro o cómo un único pediatra se tiene que hacer cargo de cupos de 4.000 niños porque no se cubren dos plazas vacías», ha señalado el sindicato.

María Justicia, presidenta de Atención Primaria de Amyts, señala que actualmente hay 757 plazas de médico de Familia sin cubrir, y otras 206 de pediatras. Esto supone entre un 21-22% de déficit estructural en la plantilla. El sindicato asegura que este verano con las vacaciones habrá un déficit de un 70% en muchos centros de salud.

Lo que se hará, en palabras de Justifica, es «medicina de supervivencia». «Un centro de salud es un edificio que podrá hacer poco por la población sin médicos. Es como una comisaría sin policías», denuncia.

El sindicato exige la contratación urgente de 1.500 médicos de Familia y pediatras para hacer frente al déficit estructural de 750 plazas que arrastra el primer nivel desde hace años más las 750 plazas sin cubrir.

Amyts considera que el plan de primaria presentado por la comunidad «se queda corto en presupuesto y en refuerzos médicos: promete contratar 350 facultativos en tres años cuando se necesitan urgentemente 1.500 y en cinco años se jubilarán otros 1.200 facultativos. Ahora con la llegada de la época estival la situación en los centros de salud se agravará con plantillas médicas en julio y agosto al 30%».

El sindicato ha protestado por la falta de soluciones inmediatas y eficaces ‘cerrando’ simbólicamente la sede del departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero. “¿Para qué queremos una Consejería de Sanidad que lleva meses y años maltratando a la atención primaria y olvidándose de ella? ¿Para qué queremos a unos responsables que nos culpan de la infinita sobrecarga? ¿Para qué tenemos que pagar a directivos que no hacen su trabajo y que no contratan refuerzos cuando más lo necesitamos?”, ha denunciado Justicia.

Además, en verano surge otro problema que la Comunidad de Madrid no prevé cortar, denuncia el sindicato: en Madrid varias localidades de la zona rural van a multiplicar su población por las vacaciones y el verano.

«El desbordamiento actual de estos centros de atención rural ya aparece. Es el caso, por ejemplo, del SAR Soto del Real donde llevan más de un año asumiendo la asistencia de seis pueblos y de localidades con gran población como Colmenar Viejo y Tres Cantos. Todo mientras entre semana solo hay un médico y los fines de semana apenas dos».

ELDIARIO.ES: Médicos de Atención Primaria protestan por la falta de personal en verano

La Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts) se ha concentrado este martes ante la sede la Consejería de Sanidad para protestar por la falta de medios y de personal en los centros de atención primaria de la Comunidad de Madrid, especialmente durante los meses estivales.

Los organizadores han realizado una ‘performance’ con una cinta para escenificar el ‘cierre’ del departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero (PP), al que acusan de haber ha llevado a estos centros a esta situación.

Según el sindicato, a día de hoy hay 757 plazas vacantes de médico de familia y otras 206 de pediatría, que supone alrededor de un 20% de la plantilla total y, este verano, habrá un déficit de un 70% de facultativos, con la llegada de las vacaciones de los profesionales.

La situación, señala Amyts, es especialmente delicada en algunos centros como el Joaquín Rodrigo (Usera), que solo contará durante el verano con un pediatra para un cupo de más de 4.000 pacientes, o el de Parque Europa (Pinto), donde solo habrá cinco médicos de un total de quince.

Asimismo, denuncian que, en localidades de la sierra como Soto del Real, el servicio de atención rural del municipio, que asume la asistencia de 6 pueblos de la zona como Colmenar Viejo o Tres Canto, se verá doblemente desbordado por el aumento de la población durante las vacaciones.

«Es una consejería que está mintiendo y engañando a los pacientes, y maltratando a los profesionales», ha denunciado Alfonso López, médico de familia y delegado sindical de Amyts, quien ha asegurado a los medios que «Madrid este verano va a sufrir un caos».

Por su parte, la presidenta del sector de atención primaria de Amyts, María Justicia, se ha preguntado «para qué queremos una Consejería que lleva meses y años maltratando a estos centros y unos responsables que no contratan refuerzos y nos culpan de la infinita carga de trabajo».

En mayo pasado, la Comunidad de Madrid presentó un nuevo Plan de Atención Primaria para reforzar progresivamente en la plantilla de los centros de salud con la contratación de 1.200 profesionales y una dotación de 80 millones de euros.

Sin embargo, el sindicato asegura que la Comunidad de Madrid prevé contratar únicamente 348 facultativos (264 médicos de familia y 84 pediatras) en tres años, a pesar de que, según sus cálculos, se necesitan urgentemente 1.500 para hacer frente a las 1.200 jubilaciones que se prevén durante los próximos años.

Esta protesta se suma al resto de manifestaciones que se están produciendo por el Plan de Contingencia de Dirección Asistencial del distrito de Centro, un programa de reestructuración que suele llevarse a cabo todos los veranos ante la falta de personal por las vacaciones de los trabajadores y el déficit estructural de plantilla.

CADENA SER: Amyts «cierra» la Consejería de Sanidad

Una treintena de médicos de familia se han reunido a las puertas de la Consejería de Sanidad de Madrid este mediodía para cerrarla de manera simbólica como denuncia del incumplimiento del acuerdo y de los objetivos a los que se habían comprometido desde hace un año.

El acuerdo era exclusivamente entre Amyts y la Consejería de Sanidad. Recibía el nombre de el Pacto de la Salida de Huelga, y en él Isabel Díaz Ayuso se comprometía a restablecer las medidas retributivas, de organización y contra la burocracia, para, así, sacar de las consultas la actividad no clínica y atraer a sanitarios a la región. El colectivo reivindica un déficit estructural en la Atención Primaria y Pediatría por parte del Gobierno. Este déficit se asienta en la falta de personal y la sobrecarga de pacientes.

La administración informa de la falta de 757 plazas de Atención Primaria que están por cubrir y 206 de Pediatría. Esto corresponde al 21% y 22% de las plantillas sucesivamente. Anuncian que esta situación empeorará a partir de julio, cuando muchos de los que ahora están atendiendo a pacientes, se marchen de vacaciones y, como consecuencia, los que se queden tendrán que cubrir sus puestos. “Habrá centros de salud que se queden con un déficit del 50% e incluso, del 60% de médicos”, anunciaba María Justicia López, portavoz de Amyts. “Habrá centros de salud con tan sólo uno o dos médicos”. Esto desencadenará en una atención más básica y atención de urgencia.

La portavoz de Amyts añadía que el tiempo con el que cuentan para ver a los pacientes es mínimo, lo que propicia los errores de diagnóstico y la desatención de pacientes. No existe un tiempo mínimo ni un tiempo máximo de visita por paciente, pero la lista infinita de pacientes les provoca reducir el tiempo de cada visita al mismo. “Tenemos agendas de 60, 70 e incluso 80 pacientes diarios”, anunciaba la portavoz. Confirma que, según la LEY 9/2018, de 26 de diciembre, de Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid para el año 2019, se limita a 31 el número máximo de pacientes diarios que un médico de familia tiene que atender. Esta cifra se reduce más para los pediatras: son 20 pacientes los que tienen que atender a diario.

A este déficit se le suma que los nuevos médicos, los que recién han acabado los años de MIR en estas especialidades, deciden irse a otras comunidades. Son 223 médicos de Atención Primaria los que han terminado la residencia y sólo 17 de ellos han firmado un contrato en la Comunidad de Madrid, mientras que en la especialidad de Pediatría, sólo 5 de 78 han decidido quedarse. Asimismo, afirman que Madrid es la única comunidad que cuenta con horario de tarde. Ellos aseguran que necesitan mejores condiciones para que los recién adjuntos quieran quedarse en Madrid y así haya más médicos que puedan atender a los pacientes de manera correcta.

YAHOO NOTICIAS (AGENCIA EFE): Médicos de Atención Primaria protestan por la falta de personal en verano

TELEMADRID: «Medicina de supervivencia» este verano en Madrid

Este martes se ha desarrollado una protesta de los médicos madrileños de la Atención Primaria delante de la Consejería de Sanidad. Denuncian la falta de personal y señalan que las plantillas de los centros de salud van a estar este verano al 30% ó al 40%. Se quejan de que están dejando morir la atención primaria y de que Madrid, este verano, va a vivir un «caos» en la atención sanitaria.

Faltan por cubrir 757 plazas vacantes de Medicina de Familia y 206 de Pediatría, según ha señalado una doctora perteneciente al sindicato AMYTS.

«Este verano en muchos centros de salud de la Comunidad de Madrid se va a tener una medicina de supervivencia«, ha añadido la misma portavoz. «Dicen que los centros de salud estarán abiertos, pero eso son sólo edificios, es como tener una comisaría abierta sin policías«, ha expresado a modo de ejemplo.

EL BOLETÍN: La Atención Primaria, en riesgo en Madrid este verano: centros de salud con solo el 30% de médicos

La sobrecarga, la falta de recursos o el cansancio de los sanitarios que marcan un día cualquiera en los centros de salud de Madrid se agravará con la llegada del verano. Las vacaciones estivales empeorarán la ya delicada situación en la que se encuentra la Atención Primaria en la región. A la amenaza del posible cierre del algunos de los centros de salud se une la falta de personal con el que suplir los tan necesarios días de descanso de esta época. Algo que provocará que solo estén el 30% de los médicos para atender.

“Este verano en muchos centros de salud de la Comunidad de Madrid se va a tener una medicina de supervivencia”. Así lo advierte María Justicia, presidenta de Atención Primaria de Amyts, que señala que los centros estarán abiertos en periodo estival, pero si no hay facultativos “es como tener una comisaría abierta sin policías”.

Según el sindicato, de nada vale que no se cierren –algo que reitera el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso- si en los mismos faltan profesionales sanitarios. En especial, apunta, médicos de familia y pediatras. A día de hoy, remarcan desde Amyts, faltan por cubrir 757 plazas vacantes de médicos de familia y 206 de pediatría. Esto supone entre el 21% y 22% de la plantilla de los centros de Primaria, advierte Justicia.

Por ello, y con motivo de las tradicionales vacaciones de verano, la mencionada organización calcula que habrá un déficit del 70% de la plantilla de médicos de familia y pediatras en muchos de los centros de Madrid. En el centro Parque Europa, por ejemplo, faltarán cinco médicos de familia de 15 en verano. Por su parte, en el de Los Ángeles, 12 de 22.

Una situación, destaca Amyts, que se repite en gran parte de la red sanitaria madrileña. Y todo, a la espera del prometido Plan de Atención Primaria de Isabel Díaz Ayuso, que “se queda corto en presupuesto y en refuerzos médicos”. La Comunidad, censura el sindicato, “promete contratar 350 facultativos en tres años cuando se necesitan urgentemente 1.500 y en cinco años se jubilarán otros 1.200 facultativos”.

“¿Para qué queremos una Consejería de Sanidad que lleva meses y años maltratando a la Atención Primaria y olvidándose de ella?” o “¿Para qué queremos a unos responsables que nos culpan de la infinita sobrecarga?” son algunas de las preguntas que María Justicia ha hecho en la protesta de este martes de Amyts ante la sede del departamento de Enrique Ruiz Escudero.

Además de esto, en verano aparece otro problema que la Comunidad de Madrid “no prevé cortar”, y es que varias localidades rurales de la región ven multiplicada su población por las vacaciones. Los centros de atención rural, conocidos como SAR, se desbordan en estas fechas y también carecen de personal suficiente.

Ante esto, los médicos reiteran que la Atención Primaria en Madrid “no puede esperar más”.

PÚBLICO: Los pediatras de Atención Primaria huyen de Madrid

Cada vez más médicos huyen de las condiciones de trabajo que hay en Atención Primaria en la Comunidad de Madrid y la Consejería de Sanidad no hace nada para evitarlo. En pediatría la situación es gravísima: de las 68 personas que finalizaron la residencia y que podían optar a las 45 plazas ofertadas este año, solo cinco han elegido quedarse en la región. La situación se agrava porque, como ocurre con los médicos de familia, hay facultativos que abandonan. Así, mientras se produce este éxodo de pediatras, los profesionales que siguen sufren que no se cubran las bajas o excedencias de sus compañeros.

Es el caso de Jesús Martínez, médico que ha trabajado como pediatra durante 14 años. Hasta este año. Ha decidido abandonar su puesto de trabajo en Paracuellos de Jarama. En su centro de salud hay cinco plazas de pediatría pero, cuando se fue, una de sus compañeras estaba en excedencia, otra de baja por maternidad y otras dos con reducción de jornada. «Yo, al llevar mucho tiempo, tengo mi agenda contrastada. Son muchos pacientes pero puedes controlarlo. El problema surge cuando tengo que ver 20 pacientes que son míos y otros 30 que no son míos. Llega un momento en el que estás trabajando casi por cinco y no hay ningún agradecimiento. Es una sobrecarga enorme de trabajo que no se paga y hay centros que están mucho peor. Son muchos los compañeros que se están yendo por esto», explica a Público sobre los motivos que le han llevado a tomar la decisión de dejar su puesto, dejando su futuro en la sanidad en el aire.

Desde que empezaron los recortes en Atención Primaria, la falta de profesionales se notó primero en pediatría. Aquí comenzaron los fallos porque en vez de reformular, se intentó solucionar el problema permitiendo que los médicos de familia se pudieran hacer cargo de consultas de pediatría. Profesionales con experiencia pero que no pueden acceder a las plazas buenas, como le ha pasado a Martínez, que durante los 14 años ha encadenado contratos. En la actualidad se calcula que en torno al 40% de las plazas de pediatría están ocupadas por médicos de familia y hay 206 plazas vacantes de pediatría sin cubrir, lo que supone un 22% de la plantilla, según los datos de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts).

Por datos como este María Justicia, presidenta de Atención Primaria de Amyts, asegura que «si la medicina de familia está muerta, pediatría está remuerta». «Sigue existiendo porque hay médicos de familias que están ejerciendo como pediatras. Si los médicos de familia se retiraran, se extinguiría completamente», asegura a Público. No es la primera vez que el sindicato denuncia esta situación. El pasado mes de abril organizaron ‘La ruta del abandono de los centros de salud’ de Madrid, un acto en el que la pediatra Dora Bejarano afirmó que faltan en torno a 300 pediatras en toda la región y que 175.000 niños que no tienen un pediatra fijo asignado.

Justicia teme que lo peor llegue este verano. La portavoz recuerda que el 11 de mayo faltaban 174 pediatras, según los datos que dio la Consejería de Sanidad a los sindicatos en la Mesa Sectorial. «En un mes y diez días faltan 32 pediatras más en Atención Primaria. Al ritmo que vamos quedarán bastante menos cuando termine el verano», avisa. Todos las organizaciones  sanitarias, junto a profesionales y asociaciones vecinales, están protestando contra el plan de Isabel Díaz Ayuso que plantea cerrar centros de salud en el mes de verano. «Con las vacaciones, sin suplentes y con el déficit que ya hay puede que algunos centros se queden con el 30% o el 40% de la plantilla. Va a ser insostenible», insiste.

La sobrecarga de trabajo se acumula así durante años, con unas plantillas cada vez más debilitadas, e impide, como dicen desde AMPap, «realizar un trabajo en unas condiciones dignas y de seguridad». «Esto a su vez desincentiva todavía más a las nuevas generaciones, que prefieren otras salidas laborales antes que buscar trabajo en los centros de salud», lamentan. En esta línea, Martínez pone el ejemplo que ha vivido más de cerca. Paracuellos está a unos 30 kilómetros de Azuqueca de Henares (Castilla-La Mancha). En Madrid ofrecen turnos de 14.00 horas a 21.00 horas y en Azuqueca contratos de dos años de turno de mañana.

Muchos de los pediatras también optan por ir a hospitales, donde las condiciones laborales son mejores pese a que el nivel de trabajo también es intenso. «Es mucho más atractivo para los que salen del MIR, con un turno más o menos de mañana y con guardias. La otra opción es irte a otros país de Europa en los que se paga muchísimo más», lamenta el profesional.

La situación es tan grave que hay centros de salud sin pediatra. No hay datos oficiales actuales pero antes de la pandemia ya había un déficit que se ha agravado. En 2018 la Comunidad de Madrid reconoció que había 11 centros sin pediatras.

Además, RT ha entrevistado a María Justicia, presidenta de Atención Primaria de AMYTS, para entender un poco más lo que está sucediendo en nuestros centros de salud y la gravísima falta de médicos ante la inacción de la Comunidad de Madrid:

La sanidad pública pendiente de un hilo en Madrid: propuesta de dimisión en bloque de los médicos y protestas por los cierres de centros de salud

Los médicos de familia de la Comunidad de Madrid se están organizando para protestar por la situación de la atención primaria en la región. La última iniciativa surgida es la renuncia en bloque de sus responsabilidades como directores, tutores de nuevos residentes o responsables de comisiones en los centros de salud.

El detonante ha sido las palabras de la gerente de atención primaria de la Consejería de Sanidad, Sonia Martínez, en una charla en la que no se admitió el colapso de los centros de salud, sino que se les culpó de la saturación de los hospitales sin reconocer el trabajo de los médicos de cabecera, que están soportando una ingente cantidad de trabajo y difíciles condiciones, especialmente agravadas desde que comenzó la pandemia de coronavirus.

Detrás de esta situación están la falta de inversión y de profesionales sanitarios, según denuncian las organizaciones del sector. Sin embargo, Martínez señaló que eran los médicos de familia quienes estaban detrás de la mala imagen que se proyecta a una parte de la ciudadanía.

La Asociación Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), el sindicato mayoritario entre los profesionales del sector, se ha sumado a la iniciativa y apoyan las dimisiones en bloque impulsadas por los médicos de atención primaria. Consideran su situación «dramática» y que la falta de reconocimiento por parte de los gerentes es «indecente».

María Justicia, médico y responsable de atención primaria de AMYTS, opina que la gerente trasmitió que no había «un problema de sobrecarga, sino un problema de imagen», y que su discurso «hirió mucho» a todos los médicos en general, después «del trabajo que vienen haciendo en este año» de pandemia»: «La decepción y la tristeza han sido generalizados», resume.

Las asociaciones profesionales del ámbito sanitario hace años que denuncian las malas condiciones laborales y el déficit de profesionales en el sistema público de salud madrileño, patentes sobre todo en la atención primaria.

«La falta de médicos es bochornosa, hay un número de plazas vacantes de 600 médicos de familia y 150 pediatras, más el déficit estructural de plazas que se tenían que haber creado y no se han creado en los últimos años de otras 600 plazas», cuenta María Justicia.

Desde hace tiempo hablan de condiciones laborales indignas, que en la época covid se han exacerbado: agendas inasumibles con hasta 70 pacientes al día, tiempos para atender a cada paciente insuficientes, la preeminencia de citas telefónicas que dificultan valorar adecuadamente a los pacientes, excesiva burocracia y falta de profesionales en prácticamente todas las categorías, son las principales quejas.

Las protestas han pasado también a la ciudadanía, después de que el mes pasado trascendiera que el plan de contingencia de la Consejería de Sanidad de la Región incluía el cierre de entre 41 y 49 centros de salud durante este verano, a los que se podrían sumar otros 37 servicios de urgencias.

«La situación es crítica en la atención primaria y creemos que el verano va a ser más crítico. Hay médicos con patologías crónicas que están de baja por riesgos laborales y además están las vacaciones que tiene que tomar una plantilla exhausta, porque casi no hay suplentes. Va a ser crítica», opina la portavoz de AMYTS sobre la coyuntura que se puede vivir en los próximos meses estivales.

Se denuncia que estas medidas podrían tener un efecto irreversible en la salud de los madrileños, alargando aún más los tiempos de espera y haciendo un tapón en las urgencias hospitalarias, que acabarían recibiendo muchos de los casos que deberían ser atendidos en atención primaria.

Ante este escenario comienzan a sucederse las manifestaciones de protesta. El jueves de la semana pasada le tocó a los trabajadores sanitarios, mientras que este jueves fue el turno de las asociaciones de vecinos, que convocaron a la ciudadanía a las puertas de sus respectivos centros de salud para reivindicar su rechazo al cierre. No ha sido la primera vez que el tejido vecinal sale a las calles por este motivo, ya lo hicieron el pasado día 10.

En las últimas horas el Consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha afirmado que no se cerrarán los centros de salud previstos, pero María Justicia se muestra escéptica con esta aseveración: «Los pueden tener abiertos, pero si no hay médicos…». Y lo ejemplifica con una analogía: «Es como si vas a una comisaría de Policía y no hay policías y no te pueden atender. En este caso, quizá te pueda atender una enfermera o un administrativo, pero no un médico». Así, sostiene que «la realidad es aplastante» y que tendrán que cerrar o reducir horarios por falta de médicos.

Además, apunta que el cierre de centros saturará aún más a los que queden abiertos: «Los que quedamos tenemos unas sobrecargas asistenciales que nos están matando físicamente y psicológicamente y no podemos dar la atención adecuada a los usuarios con agendas de 60, 70 u 80 pacientes al día y con un tiempo de atención de entre 1 y 5 minutos», relata.

La portavoz de AMYTS apunta que la atención primaria es la base del sistema sanitario al resolver el 90 % de las patologías de los ciudadanos. «Nos han dejado a la deriva y no quieren explicarle a la población la situación en la que estamos, por qué hay demoras en la atención de 15 días y hasta de un mes», relata.

La falta de financiación está también detrás de la falta de recursos humanos en la sanidad madrileña. Uno de los argumentos esgrimidos por la presidenta regional durante los meses de pandemia es que no había profesionales suficientes para contratar. Desde los sindicatos desmontan esta premisa, alegando que lo que se produce en un éxodo de estos profesionales. Así, sostienen que ante las malas condiciones de los contratos laborales ofrecidas por esta administración, los sanitarios prefieren emigrar a otras regiones o incluso, a otros países, donde las condiciones para ejercer su profesión son mucho más dignas.

Así, se acaba de conocer que tan solo 17 de los 224 residentes médicos de familia que han terminado su formación en el último año en Madrid han decidido elegir plaza en la atención primaria de esta comunidad. En cuanto a los pediatras, cinco de 76, según los datos recabados por AMYTS.

Además, de esos 17 médicos de familia, «cinco o seis ya han dicho que se van a ir en breve porque tienen ofertas mejores», señala María Justicia. «Y sigue abandonando gente, que se va a otro sitio donde puede conciliar mejor, cobrar más y tener mejores condiciones. La gente joven abandona Madrid. La sobrecarga asistencial es de las más altas y los horarios de tarde dificultan la vida familiar», relata la médica.

El nuevo plan presentado el pasado mes de mayo por el Gobierno madrileño establece una inversión de 73 millones de euros en los próximos tres años para todas las áreas de atención primaria. Desde el sector se estima que es una cifra irrisoria y la comparan con los más de 150 millones de euros invertidos en la construcción del hospital Isabel Zendal, conocido como el ‘hospital de pandemias’, una infraestructura muy criticada tanto por su coste, que ha triplicado lo presupuestado, como por su oportunidad.

Desde AMYTS se sostiene que «la atención primaria está en una situación agónica» por la falta de inversión. «El plan Ayuso es una limosna y ni siquiera se ha implementado por el momento», cuenta María Justicia.

Este plan, aún en debate, contempla a su vez la contratación de 1.222 nuevos profesionales. Si embargo, se prevé que en el próximo quinquenio se jubilen más de 3.000 profesionales. «Esa contratación incluye todo tipo de personal, como administrativo y otros, y es muy inferior a las necesidades actuales y a las que se van a necesitar de aquí a cinco años, cuando se van a jubilar el 25 % de los médicos de familia, unos 1.250», confirma la portavoz de la Asociación.

Así, el plan contempla la contratación de 284 médicos de familia en el próximo trienio, lo que aumentará el déficit actual de 600 estimados por las asociaciones médicas, toda vez que no se alcance siquiera la tasa de reposición.

«En medicina la cantidad y la calidad son inversamente proporcionales: si tienes poco tiempo y muchos pacientes, es imposible atender con cierta calidad. Genera ansiedad y falta de seguridad para el médico y el paciente», resume Justicia.


Por último, la Agencia EFE ha publicado un artículo difundido por medios como eldiario.es o Telecinco donde relatan esta dramática situación de la Atención Primaria con declaraciones de dos delegadas de AMYTS en este nivel asistencial: Amparo NaranjoDora Bejarano y Raquel Collados.

Falta de médicos, agendas a tope y mucho enfado en centros de salud de Madrid

Los centros de salud madrileños afrontan la nueva orden de aumentar las consultas presenciales al 60 % justo antes del verano, con unas plantillas ya exiguas, cientos de bajas sin cubrir, agendas sobrecargadas y pacientes enfadados por la demora en obtener la cita, muchos de los cuales acaban llenando las urgencias de los hospitales.

Esta situación, que los médicos consultados por EFE tildan de «dramática».

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, niega los cierres por vacaciones y justifica el aumento de la presencialidad por «el comportamiento descendente de la pandemia».

«En algún momento hay que dar el paso, ahora al 60% y, en cuanto podamos, recuperar la presencialidad total, siempre y cuando los parámetros de la pandemia lo permitan», comenta a Efe.

A la saturación de las agendas, actualmente con 40-60 pacientes diarios por médico, la mitad presenciales y el resto por teléfono, se suman las críticas vertidas desde la Gerencia de Atención Primaria, que en una reunión la semana pasada con directivos de centros de salud les reprochó que «los centros estén vacíos y las urgencias de los hospitales abarrotadas».

Amparo Naranjo, médico en Las Matas, relata que empieza «con 35-38 pacientes en agenda, pero durante la jornada se va metiendo a más» porque «hay órdenes desde arriba de forzar metiendo a todo el que llame».

«La gente está crispada, con una agresividad importante, cansados de no haber podido ir al centro. Vino un paciente con ocho motivos de consulta porque llevaba un año sin venir», según esta doctora.

La médico Raquel Collados, de un centro de Fuenlabrada, cuenta que «empiezas con 40 citados y terminas con 55, porque todo el que llega enfadado al mostrador porque no le cogen el teléfono acaba dentro de la consulta».

«El paciente no entiende por qué no puede ver al médico antes de 15 días. Hemos pasado de héroes a villanos muy rápido», comenta esta profesional, para la que «tener al paciente enfrentado a ti, y que tus jefes no te defiendan, es muy duro», ya que «además del agobio por dejar cada día cosas sin hacer, tienes sensación de abandono».

Para la pediatra Dora Bejarano, del centro General Fanjul, «que muchas consultas sean telefónicas da una percepción a la ciudadanía de escasa actividad».

Al no haber amontonamiento en salas de espera, «la percepción ciudadana es que no estamos haciendo nada y, si tardan en darle consulta, eso va generando un cabreo general, añade Bejarano que atiende «treinta niños diarios, aunque la ley marca 20 como máximo».

En su opinión, «aumentar ahora la presencialidad tiene su lógica, pero hay que evitar el descontrol».

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x