ACTUALIDAD. AMYTS en los medios: denunciamos la falta de vacunación a los profesionales, la situación de la Atención Primaria, el agotamiento médico…

0

El fin de semana pasado terminó con una nueva intervención de un miembro de AMYTS en ‘La Sexta Noche’. En esa ocasión fue Silvia Durán, médico de Familia y coordinadora de Delegados de AMYTS.

  • Silvia Durán (AMYTS) en ‘La Sexta Noche’: “El personal de AP es primera línea y debe ser vacunado”

Asimismo, Newtral.es ha entrevistado esta semana a María Justicia, presidenta de Atención Primaria de AMYTS, a cuenta de la situación de este nivel asistencial clave y de los problemas que sigue arrastrando.

Los informativos de Cuatro han contado con palabras de Ángela Hernández, vicesecretaria general de AMYTS, para relatar lo que se está viviendo en España y en Madrid con la falta de planificación en el inicio de la vacunación:

Este martes  Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, fue entrevistado en Onda Madrid. Allí se hizo repaso a toda la actualidad sanitaria, empezando por la falta de vacunas a los profesionales sanitarios en la región:

  • Ezquerra en TeleMadrid: «La patología no Covid tiene que hacerse en las mejores condiciones»

  • Silvia Durán (AMYTS) en LaSexta: «Necesitamos garantizar la vacunación de todos los sanitarios»

Por último, varios medios digitales también han incluido declaraciones de miembros de AMYTS en sus artículos:

INFOLIBRE: Los sindicatos estudian llevar a los tribunales el ‘robo’ de sanitarios para el hospital de pandemias de Ayuso

Desde los sindicatos no aportan muchos datos de por dónde puede ir la argumentación jurídica. “No queremos dar mucha información para evitar que el Gobierno pudiera adelantarse a nuestros pasos”, dicen. Pero ofrecen algunas pistas. “Cuando se da de alta y se registra, se exige que se deje claro quién va a conformar este equipo, qué titulaciones tienen…”, insiste el secretario general de Amyts, Julián Ezquerra. 

También ponen el foco en el Real Decreto Ley 29/2020 del pasado mes de septiembre sobre medidas urgentes en materia de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud, en el que se apoya la administración madrileña para recurrir a los traslados forzosos. Es cierto que este texto facilita la movilidad de profesionales sanitarios entre diferentes servicios y centros en función de las necesidades, pero deja claro que tal movimiento será de forma “excepcional y transitoria” y siempre que la “asistencia sanitaria” quede “garantizada” en sus “centros de origen”.

De hecho, el Ejecutivo madrileño, desde que arrancó su construcción, ha insistido por activa y por pasiva en que las instalaciones permanecerán de forma estable. “Con la tecnología más avanzada, servirá en catástrofes, epidemias, listas de espera… Descongestionar hospitales”, señalaba la presidenta madrileña en sus redes sociales el mismo día de la apertura, a bombo y platillo, de las instalaciones.

Y, del mismo modo que habrá que analizar esto, también deberá estudiarse, apunta Ezquerra, si la asistencia sanitaria queda garantizada en unos centros de origen que cada vez se encuentran más saturados durante la tercera ola de la pandemia, con una ocupación de pacientes con coronavirus en las UCI estructurales que ya sobrepasa el 100% en la región –46% si se tienen en cuenta aquellas camas con otras funciones pero que pueden readaptarse para críticos–.

Los sindicatos son conscientes de que la vía judicial no es un método de presión inmediato y que los procedimientos se demorarán en el tiempo. Por eso, están tratando de buscar otro tipo de acciones que puedan ser contundentes en el corto plazo. Sin embargo, su margen de maniobra es muy limitado teniendo en cuenta el estado de la pandemia en la región actualmente. “Somos responsables y consecuentes con que existe una crisis sanitaria brutal y que medidas de este tipo, a día de hoy, nunca se sabe dentro de unas semanas, no podemos adoptarlas. Porque, además, es muy difícil que un parón cale ahora mismo o sea visto con buenos ojos tanto por los profesionales sanitarios como por la población”, explica Ezquerra.

ACTA SANITARIA: Los sindicatos ven “inviable” la negociación sobre el Hospital de Emergencias y su personal

Tras el anuncio del Gobierno de la Comunidad de Madrid de no volver a contratar a sanitarios que rechacen ir al Hospital de Emergencias y las tres Mesas Sectoriales de Sanidad Extraordinarias dedicadas para abordar este aspecto, los sindicatos integrantes de este órgano de negociación han emitido un comunicado conjunto en el consideran que el acuerdo “se ha vuelto inviable” y en los próximos días evaluaran “los siguientes pasos a dar”.

Esta reacción de las organizaciones sindicales se produjo tras la última Mesa Sectorial de Sanidad, en la que se pusieron sobre la mesa las cifras sobre la disposición que, hasta la fecha, tiene este centro sanitario para la atención de pacientes Covid-19, con 864 profesionales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y 154 externos para 644 camas.

Por ello, el sindicato médico madrileño Amyts, el sindicato Comisiones Obreros (CCOO), CSIT Unión Profesional, la delegación madrileña del Sindicato de Enfermería (SATSE Madrid) y la Federación de Empleados de Servicios Públicos de la delegación madrileña del sindicato Unión General de Trabajadores (FESP-UGT Madrid) manifiestan, en su escrito dirigido al consejero de Sanidad del Ejecutivo regional, Enrique Ruiz Escudero, y a la directora general de Recursos Humanos del SERMAS, Raquel Sampedro, su “férreo posicionamiento” sobre determinadas cuestiones que afectan al Hospital de Emergencias.

Entre estos aspectos, los cinco sindicatos subrayan su “oposición rotunda al traslado forzoso de profesionales del resto de hospitales hacia el Hospital de Emergencias Isabel Zendal, en un momento asistencial insostenible para todos los centros”. Además, añaden que “esta medida descapitaliza los recursos humanos y dificulta la asistencia sanitaria en un pico pandémico” de la Covid-19.

MUNDO DEPORTIVOLa Asociación de Médicos y Titulados Superiores cuestiona los esfuerzos que se han realizado en el hospital Zendal, alegando que se podrían haber destinado a dotar con más personal y medios el resto de los hospitales y centros de salud.

INFOLIBRE: Los ‘riders’ de la medicina en plena pandemia: «Les pagan 70 euros por 24 horas de guardia como falsos autónomos»

La contradicción de que el sector público exija haber superado el MIR mientras que no se aplica ese precepto en el sector privado la corrobora también Julián Ezquerra, secretario general de la asociación Amyts (Asociación de Médicos y Titulados Superiores). Ezquerra sostiene que el decreto estatal dictado en mayo sobre medidas complementarias para paliar los efectos del Covid-19 “legaliza aún más la contratación sin especialidad para ejercer”. Es él quien, basándose en los datos oficiales, cifra en unos 11 euros por hora lo que de media cobra un médico por guardia localizada –“la mitad que en la presencial”–. Y no le sorprende que en la privada domiciliaria ese importe se despeñe por el precipicio hasta verse reducido a 70 euros por nada menos que 24 horas.

“El título de especialista médico –subrayan fuentes del Ministerio de Sanidad– es una garantía de calidad y seguridad de los pacientes. Se necesita para ejercer en el sistema público en todos los casos, aunque hay algunas excepciones como las reguladas en el RD-Ley 29/2020”. Es decir, el mencionado por Julián Ezquerra.

Que la especialización constituye una garantía de calidad es un argumento compartido por Ezquerra.

El Español ha recogido nuestra posición ante las intenciones de la Comunidad de Madrid de ofrecer rotaciones voluntarias a los MIR en el Hospital Isabel Zendal:

La Comunidad de Madrid está trabajando para que los médicos residentes (MIR) hagan rotaciones voluntarias en el Hospital Isabel Zendal. Una idea que desde los sindicatos rechazan porque “no tienen un fin formativo y los MIR no forman parte de la plantilla”.

Así lo señala Sheila Justo, responsable de MIR de la Asociación de Médicos de Madrid (Amyts) y de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). “El objeto de la contratación de estos médicos es obtener su título como especialista. Son médicos en formación y, por tanto, no son parte de la plantilla”, explica.

La idea de la Consejería de Sanidad de la región es “hacer rotaciones voluntarias de residentes que quieran ir al Zendal a través de las Comisiones de Docencia. Se harán de una manera programada dentro de su ciclo formativo”, señalan fuentes del departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero a Invertia.

Los centros en los se forman los MIR tienen que tener una serie de requisitos estipulados en los programas y en el Real Decreto 183/2008, con el objetivo de que estos residentes se formen “de la manera más óptima”. En el caso del Zendal, “no tendría un objeto formativo, sino asistencial”, añade Justo.

Desde los sindicatos ven estas rotaciones voluntarias como un “déjà vu de lo que pasó el año pasado”. Sin embargo, en este tiempo “podrían haber planificado mejor los recursos humanos”, insiste la responsable de MIR.

Ha pasado casi un año desde que la pandemia irrumpiese en nuestro país y trastocara los programas formativos de los residentes. Ahora parece que “volvemos al punto de origen, pero no es nuevo y han tenido tiempo para provisionar el sistema público de personal”, explica Sheila Justo.

En mayo de 2020, más de 1.100 médicos completaron su formación y obtuvieron así la especialidad. “Desde el sindicato propusimos que se contratara a todos los MIR que habían terminado la residencia”.

El objetivo de la petición de estas contrataciones no era otro que hacer frente a las previsiones que por aquel entonces se hacían de la evolución de la pandemia. Cabe recordar que se preveía una segunda ola en los meses de otoño e invierno y que, finalmente, terminó adelantándose a finales de agosto.

Sin embargo, y a pesar de estas peticiones, “solo se contrató a 500 o 600”, ha especificado Justo. La consecuencia es, según indica, que “no hay personal, se ha tenido que recurrir a los traslados forzosos y se plantea la posibilidad de la rotación voluntaria de los MIR en este hospital”.

Debido a la situación excepcional, en la que los casos positivos por Covid-19 no paran de crecer cada día, “se están registrando alteraciones en los programas formativos”. Esto supone ya limitaciones en la formación de los MIR porque “la Covid-19 ha invadido de nuevo todos los servicios asistenciales”.

Una situación que se suma ahora a las rotaciones voluntarias. Por eso, desde Amyts y CESM advierten que “no apoyamos llevar a los residentes a un centro que ni es docente ni cumple los condicionantes para serlo”.

 El Huffington Post ha entrevistado a Javier Ortega, nuestro delegado en el Hospital del Tajo, ante la situación que viven los médicos por esta tercera ola:

“Tengo miedo a que se me mueran los pacientes”, sentencia Javier Ortega, cirujano general en el Hospital del Tajo en Aranjuez y delegado sindical de Amyts. El médico ha pasado de sentir “pánico” por la enfermedad a temer por la vida de la gente que acude a él.

“Ahora mismo no podemos dar asistencia a las personas que no sean covid. Y eso es muy duro”, afirma. “Los cirujanos operamos cánceres; y si no operas esos cánceres, la gente se muere. Si retrasas un tratamiento quirúrgico oncológico, la mortalidad es bestial”, advierte.

“En marzo yo tenía pánico al virus. Tengo 56 años y tenía miedo a morirme, a transmitir la enfermedad a mi familia. Ahora ya lo he pasado, ya sé lo que es, ya estamos vacunados y tenemos mascarillas, pero la población no está protegida. El miedo que tengo es no poder asistir a la población ‘normal’ que tenga un tumor, una perforación o lo que sea”, describe. “Me da miedo tener que volver a hacer triaje de guerra, a decir ‘este sí, este no’. He visto morir a gente de 40 años en cosa de una hora durante una guardia Covid en Urgencias. Y eso es deprimente”. 

En marzo se suspendió toda la actividad quirúrgica programada de su hospital, y todos los equipos quirúrgicos pasaron a planta Covid. Esto mismo va a ocurrir “a partir de la semana que viene”, cuenta Ortega. No es una predicción a futuro, es lo que ya le han confirmado en su centro: “Volvemos al escenario de marzo”.

Se repite la misma pesadilla, aunque con alguna diferencia. “Probablemente nos trasladen a hospitales ‘limpios’ [sin covid]para realizar cirugías programadas. Pero, además, se baraja la posibilidad de que nos trasladen como apoyo al Zendal. Y esto me pone los pelos de punta”, confiesa el cirujano. “Todo el mundo tiene en mente lo de los traslados forzosos”.

Javier Ortega critica la manera en que se está tratando a los sanitarios por parte de los responsables de la gestión. Y dentro de la Comunidad de Madrid, los traslados al Hospital Enfermera Isabel Zendal, el mediático centro de pandemias construido en tres meses, son el tema más espinoso.

“Conozco a anestesistas a los que quisieron mandar al Zendal y, como dijeron que no, los han echado a la calle”, afirma Javier Ortega. Sin embargo, esos sanitarios no se han ido al paro: “Al día siguiente ya tenían un contrato en Toledo por dos años. Nos cogen con las manos abiertas”.

“Cuando se abrió el Ifema, no se forzó a la gente a ir allí a trabajar. Con el Zendal, sí. Y la gente no trabaja así a gusto. El desánimo y la desmotivación son totales. No me extraña que haya críticas, que salgan fotos de baños sucios y comida de mala calidad”, dice. Ortega considera que los traslados forzosos al hospital Isabel Zendal han sido “una gran equivocación”. 

“Si en vez de forzosos se coge a voluntarios, se les ofrece un plus, 2.000 euros al mes y puntos extra, la gente iría más contenta a trabajar”, sostiene el cirujano, que enseguida matiza que las críticas no son porque sea “izquierdoso”. De hecho, Javier Ortega milita en Ciudadanos, el partido que cogobierna con el PP de Isabel Díaz Ayuso. “Pero en este caso soy muy crítico con los míos. Lo están haciendo mal”, asegura.  

En su hospital, por lo pronto, la cosa “se está poniendo muy mal, muy mal, muy mal”. “Ya está colapsado”, dice. Y ni él ni sus compañeros pueden más. “Estamos cansados, desmotivados… Y aparte del desánimo de los sanitarios, es que falta personal, sobre todo de enfermería”, apunta Ortega. “En la primera ola vinieron enfermeras voluntarias de Murcia, de Almería, porque Madrid era el epicentro. Ese personal joven con ganas de trabajar ahora no lo tenemos. No se contrató a la gente, ese es el problema, y esta ola nos va a dar una cornada impresionante”. 

Acta Sanitaria ha recogido en su web dos puntos de la actividad de AMYTS:

Redacción Médica ha publicado un nuevo artículo de opinión de Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, que no puedes perderte: «Cuando en la autoridad está el peligro»

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x