CON FIRMA. “Acoso: situación de emergencia”, por Concha Fernández

0

Para favorecer la violencia colectiva,
hay que reforzar su inconsciencia.
y, al contrario,
para desalentar esa violencia,
hay que mostrarla a plena luz,
hay que desenmascararla.
René Girard, El chivo expiatorio.

La especie humana no puede soportar demasiada realidad
T. S. Elliot, Cuatro Cuartetos

El jueves 23 de febrero de 2017, la OMC presento la cuarta oleada del estudio “Situación laboral de los médicos en España”. Según se desprende de los resultados de las 13.335 encuestas a médicos españoles realizadas entre noviembre 2016 y enero 2017:

Una de las principales conclusiones de este estudio es que más del 43 por ciento de los médicos afirma haber sufrido acoso, discriminación y maltrato en su centro de trabajo en el último año Hasta el 54% de los profesionales que han sufrido acoso laboral no ha tomado medidas al respecto, al considerarlo “normal” … “me he aguantado”.

 Esos datos, desde el punto de vista clínico, ¡justifican poner al sistema sanitario en situación de emergencia!

Para justificar esta afirmación acudo a la bibliografía:

En 2006, Iñaki Piñuel y Araceli Oñate dicen:

Los datos recabados por los estudios Cisneros en los últimos años apuntan a que el acoso psicológico en el trabajo o mobbing no es un mero problema del individuo que lo padece o del acosador que lo desencadena, sino que significa todo un síntoma de que las cosas no funcionan correctamente en la forma de organizar el trabajo, de asignarlo, de seleccionar o promocionar a los directivos clave, o bien en los valores, la cultura y el estilo de management de la organización, todos ellos factores organizativos clave en la prevención del fenómeno.

El sector que señala en mayor medida violencia habitual es la Sanidad, con el 6,8% de los trabajadores que refieren violencia habitual.

La aclimatación a la violencia y al maltrato habitual en numerosas organizaciones hace que sus víctimas terminen pensando que es algo normal o trivial o que va en el sueldo (Piñuel, 2001). La explicación a este segundo fenómeno puede radicar en la trivialización y banalización de la violencia que se observa en todos los procesos de victimización por la aclimatación a la violencia. Esto podrá llevar a este grupo de trabajadores a establecer como normal o natural la situación de maltrato laboral que viven de manera habitual. En cualquier caso y en términos porcentuales son muchos más los trabajadores que banalizan y trivializan el maltrato frecuente que reciben que aquellos que se señalan como víctimas de mobbing sin presentar comportamientos de mobbing semanalmente o a diario”.

Lo que Iñaki Piñuel decía en 2011 era lo siguiente:

De ahí que nos refiramos a aquellas organizaciones en las que se produce el mobbing como “tóxicas”, debido a que trabajar en ellas resulta nocivo para la salud de muchos de sus trabajadores…. A la organización le resulta habitualmente dificultoso reconocer la existencia del mobbing en su seno y se tiende a mirar hacia otro lado en una actitud de no querer ver un problema que resulta incómodo y disonante con la buena opinión que muchos dirigentes empresariales mantienen de sí mismos y de la gestión en las organizaciones que dirigen. Nunca es una buena noticia ni un “plato de gusto” constatar que en la organización que uno dirige o de la que es propietario se producen situaciones tan perversas como las que genera el mobbing”.

Hirigoyen, en 2001, considera que la violencia psicológica en el lugar de trabajo incluye dos fenómenos: el abuso de poder, que los trabajadores no siempre aceptan y al que pueden desenmascarar con rapidez y, por otro lado, la manipulación perversa, que engaña con insidias, y causa muchos más estragos.

Osorio y Fernández afirman en 2010 que las variables organizacionales como predictores del acoso psicológico laboral son más fuertes que las variables de personalidad.

Existe mucha más bibliografía al respecto, así como normativa española y europea. ¿Cómo es posible que hayamos alcanzado las alarmantes cifras de “más del 43 por ciento de los médicos afirma haber sufrido acoso, discriminación y maltrato en su centro de trabajo en el último año”?

Concha Fernández Ramírez
Psiquiatra
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x