CON FIRMA. “2 de mayo, CAR-T, transplantes, inmunidad y derechos laborales”, por Daniel Bernabeu

0
Daniel-Bernabeu-250-px

“Auribus tenere lupum” (Sostener al lobo por la orejas)

Las fiestas del 2 de mayo conmemoran el inicio de la independencia del pueblo madrileño contra el invasor francés. Las icónicas imágenes de Goya sobre el fusilamiento de los madrileños alzados en las praderas de san Isidro han sido motivo de estímulo y orgullo para nuestra región; y no pocas veces utilizadas para representar justas reivindicaciones contra elementos considerados opresivos. Un ejemplo claro fue su utilización como símbolo de la Marea Blanca contra las privatizaciones del impresentable, y afortunadamente hoy sin escaño, Fernández-Lasquetty“.

“El fusilamiento de la Sanidad”, por Mónica Lalanda (2013). Accesible en https://medicoacuadros.wordpress.com/2013/04/29/el-fusilamiento-de-la-sanidad-publica/

Han pasado 6 años desde entonces, pero seguimos teniendo la herida abierta; y la sensación de “ninguneo” y “maltrato” laboral por parte de nuestros responsables jerárquicos crece.

Los medios de comunicación especializados, incluso los generalistas, están llenos estos días (¿coincidencia?) de grandes avances y logros en la Medicina: los tratamientos de determinados cánceres hematológicos con terapias CAR-T cell (Chimeric Antigen Receptor for adoptive T-cells), que consisten, básicamente, en manipular genéticamente linfocitos T e introducirles receptores específicos de células cancerígenas para que puedan destruirlas selectivamente; los trasplantes, siempre un valor seguro para ensalzar el liderazgo de la Sanidad española; la inmunidad como base de los nuevos tratamientos oncológicos, en los que se incluiría CAR-T, pero también los nuevos fármacos diana anti-PD1 (receptor del sistema de muerte celular programada), que permiten al sistema inmune atacar más eficazmente a la célula cancerígena…

Son avances impresionantes, frutos en su mayoría de investigadores en otros países, porque ya sabemos que, en España, en Madrid, se investiga poco y en malas condiciones. ¿Poco? Bueno, alguna aldea de irreductibles investigadores en Fundaciones y centros ultraespecializados lo consiguen, pero no es la tónica. Bajos sueldos, contratos becarios, poca inversión, excesiva dedocracia…, hacen de nuestra investigación sanitaria un páramo que deja la vía libre para ser uno de los mayores exportadores de cerebros del mundo sanitario.

Son avances impresionantes que seducen y atraen a nuestros mejores alumnos hacia las facultades de Medicina, y por ello exigimos las mayores, casi inalcanzables, notas de acceso. Y son avances impresionantes para los médicos y titulados superiores sanitarios que ejercen su trabajo en la sanidad pública y privada.

Son avances impresionantes que chocan con una realidad tozuda: tenemos la sanidad pública abandonada, infradotada e infrapresupuestada. Tenemos a nuestros compañeros trabajando en condiciones de “burn-out”, desatendidos, ninguneados, explotados, precarizados, desilusionados, desgastados, desesperados, exasperados, irritados, enfadados, extenuados,… El contrapeso de los “avances impresionantes” con los que podías trabajar en la sanidad pública está dejando de hacer efecto, porque el peso del maltrato es mucho mayor. Es incesante el goteo de compañeros “excelentes y punteros” hacia centros privados, donde no siempre les pagan más, pero les tratan mejor. Son incesantes las peticiones para marcharse fuera del país hacia centros con investigaciones punteras.

El 8 de mayo tenemos una cita con la ilusión de defender nuestro trabajo en condiciones, de defender una sanidad pública capaz de tratar con dignidad a sus trabajadores, de defender nuestros derechos laborales. AMYTS quiere ser ese anti-PD1, ese CAR-T que destruya la inmunidad y la insensibilidad de los políticos y de los directivos sanitarios hacia las reivindicaciones y el bienestar laboral de los sanitarios; ese motor capaz de revolucionar el corral de la Consejería de Sanidad (parafraseando un popular anuncio de sidra); ese motor capaz de devolver la ilusión de la relación médico-paciente, y del ejercicio de la Medicina. Porque de nuestro entorno laboral dependerá que progresemos en la investigación, que retengamos en el sistema público a los mejores, que apliquemos las terapias con mayor evidencia y en mejores condiciones; que mejoren los resultados de supervivencia y de mortalidad. Tener unas buenas condiciones laborales SÍ IMPORTA, y mucho.

El 8 de mayo hay elecciones sindicales para defender tus derechos laborales. Es el momento del “Auribus tenere lupum“, de coger al toro por los cuernos; de asumir nuestra responsabilidad y de movilizarnos para VOTAR INVESTIGACIÓN, VOTAR CAR-T, VOTAR TRASPLANTES, VOTAR Anti-PD1, VOTAR ATENCION PRIMARIA, VOTAR SANIDAD PUBLICA FUERTE.

VOTA AMYTS #Amyts8MActúa #HayMasRazones.

Daniel Bernabeu Taboada
Especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario La Paz. Vicepresidente de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x