#YopodríaserDraBawaGarba . Porque somos humanos

0
jpg2

“Soy médico, soy humano y puedo cometer errores”. Así comienza una reflexión de la vicepresidenta de la sección escocesa de la Asociación Médica Británica (BMA), refiriéndose al caso Bawa-Garba, que ha supuesto la suspensión definitiva del ejercicio médico de la Dra. Hadiza Bawa-Garba, “residente avanzada” de Pediatría. Durante una de sus guardias, uno de los pacientes a su cargo falleció de un cuadro séptico en un entorno organizativo que podría calificarse de caótico, con ausencias de algunos compañeros y de su tutor, fallos en los sistemas de información y sobrecarga asistencial. En primera instancia, el tribunal de justicia condenó a la doctora a dos años de prisión por imprudencia grave con resultado de muerte, y el comité del Consejo Médico General (GMC) responsable de valorar la inscripción en el registro profesional, añadió un año de suspensión de ejercicio; sin embargo, el propio GMC recurrió esta decisión y solicitó al órgano judicial supremo, con éxito,  que reconsidera esta última decisión, que a su juicio era insuficiente, y que la cambiara por la suspensión definitiva de ejercicio.

Ya nos hacíamos eco de esta situación en la e-revista de este pasado fin de semana, pero interesa destacar dos elementos que están revolucionando a la profesión médica británica e internacional: el hecho de que se vuelque la completa responsabilidad del fallecimiento del paciente al equipo que lo atendió (junto a la Dra. Bawa Garba también ha sido procesada y condenada la enfermera que participó en los cuidados de dicho paciente) cuando los factores de la organización eran claramente responsable de al menos gran parte del desenlace, y que se haya utilizado la documentación que la Dra. Bawa Garba ha aportado en sus procesos de evaluación, que obligatoriamente deben incluir reflexiones sobre los posibles fallos detectados en la propia actuación, con finalidad docente, para agravar la sanción profesional.

En cualquier caso, lo que queda evidente en este asunto es la necesidad de considerar la responsabilidad de los factores organizativos en cualquier posible resultado que pueda derivarse de la atención sanitaria, como ya está suficientemente demostrado, y que consentir en insuficiencias graves de la organización, para garantizar la atención a los ciudadanos, puede desembocar en graves perjuicios para los profesionales que así actúen, a pesar de hacerlo para no abandonar esa atención. Hace falta, desde luego, acabar con este tipo de situaciones crónicas de insuficiencia de recursos, y dejar de cargar toda la responsabilidad sobre profesionales saturados y cansados que hacen lo posible para compensar  condiciones adversas como las que se recogen en el caso Bawa-Garba.

Porque los médicos, los profesionales sanitarios, somos humanos. Porque #YopodríaserDraBawaGarba #IamHadiza #BawaGarba

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x