CON FIRMA. “¿Y si nos atrevemos?”, por Mónica Alloza

0
244 Monica Alloza 3x3 cm

Leí hace muchos años un cuento de Jorge Bucay llamado el elefante encadenado. Se trata de la historia de un elefante del circo. En la función hace gala de su peso, tamaño y fuerza descomunales. Sin embargo, cuando termina, vuelve a su corralito, y ahí se queda, encadenado a una pequeña estaca.

Un niño se pregunta cómo un animal tan poderoso es capaz de quedarse ahí, amarrado a algo que fácilmente podría romper con poco esfuerzo. Y un señor que trabaja en el circo le explica que, como desde que el elefante era un bebé le encadenaron a esa estaca, el elefante piensa que no tiene escapatoria.

Eso es lo mismo que nos pasa a los médicos: nos han enseñado desde pequeñitos, desde que somos residentes, a estar encadenados. Nos hemos formado en un ambiente de maltrato y desprecio a nuestra profesión por parte de la administración y las empresas, y nos lo hemos creído tanto, que lo hemos interiorizado como normal. Y por eso no nos movemos. Qué digo, ya ni nos quejamos.

¿Qué pasaría si el elefante un día comprendiese que la cadena que le ata es mucho más débil que él? ¿Qué pasaría si el elefante un día se diese cuenta de que la verdadera cadena está en su
cabeza? ¿Qué pasaría si el elefante un día se atreviese a usar su fuerza y se soltase de su cadena?

Me consta que tanto la administración como las empresas son como esa gente que trabaja en el circo y saben que tienen sujeto al elefante con una cadena mental y no física. Cualquier amenaza de huelga o movilización por parte de los médicos se la toman bien en serio, porque son conscientes de nuestra verdadera fortaleza.

Y sin embargo, nosotros no lo somos. No creemos en nuestra fuerza. Vivimos inmersos en el maltrato, lo toleramos, lo asumimos como normal, y pensamos que no podemos hacer nada por remediarlo.

¡Estamos tan equivocados! Los médicos somos el pilar de la sanidad. Si nosotros no hay hospitales, no hay centros de salud, no hay nada que hacer. Si nosotros nos movilizamos, conseguimos lo que nos propongamos. Pero tenemos que convencernos de ello. Tenemos que creerlo. Tenemos que ser como es elefante que un día se atrevió a desencadenarse.

En AMYTS creemos en el poder de nuestro colectivo. Y por eso, una de nuestras principales misiones es convencer a nuestros compañeros de que somos mucho más fuertes de lo que pensamos. Que tenemos que superar esta indefinición aprendida, ese conformismo, esa adaptación al medio hostil. En definitiva, que tenemos que romper estas cadenas mentales con los que hemos crecido como profesionales.

Este próximo mes comienza una campaña a nivel nacional en defensa de nuestra profesión, liderada por CESM. Tenemos motivos de sobra para protestar, para revolvernos, para luchar. Hay tantos derechos pisoteados, tanto terreno por recuperar. ¡Rompamos las cadenas!

¿Y si nos atrevemos?

Mónica Alloza Planet
Especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario de Torrejón. Secretaria AMYTS de Acción Sindical

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x