Sí, el 14N haré Huelga

0

Una de las críticas hacia la convocatoria de Huelga General del 14N que más escucho en mi entorno médico y sindical es su ‘politización’, y el rechazo que dicha palabra (o quizás el malestar por tener que posicionarse) automáticamente genera. Desgraciadamente, yo ya no sé que es lo político y que no es lo político; me inundan noticias económicas, sociales, sanitarias, culturales, familiares,… que tienen que ver con decisiones ajenas a mi entorno inmediato, decisiones que salen de Ayuntamientos, de Consejerías, de Ministerios, … Allá por donde avanzo y me muevo solo veo políticos y decisiones políticas interpuestas en mi discurrir vital. Y lo que veo, en lo que me afecta, no me gusta.

Ahora que la realidad social y económica nos abruma y nos mantiene en un desesperante estado de shock, la política y los políticos se alejan de nosotros; si no todos, al menos los que tienen capacidad de alterar el curso de las cosas. Y este alejamiento nos dejan aún más inermes e impotentes. Promesas que no se cumplen, predicciones que crean falsas esperanzas, corrupción, amiguismos que matan jovenes adolescentes; burbujas que llevan a la desesperación y muerte; ideologias que destruyen los bienes públicos, que hipotecan el futuro de nuestra Sanidad y de nuestra Educación.

Ideologías, porque nadie me ha dado pruebas de que destruir la Sanidad o la Educación Públicas sea la solución a nuestros problemas. Solo tengo un referente claro donde lo privado está por encima de lo público: EE.UU; y no es precisamente el modelo social y cultural que quiero para mis hijos. Y en otros países donde existe algo similar (básicamente Latinoamérica) mejor no asomarse. Pero es que, además, ¡no es un modelo mejor que el nuestro!  Cada vez tengo más claro que vender hospitales o empobrecer la educación pública no tienen nada que ver con alternativas mejores o con soluciones de crisis: ES política, ES ideología. Ningún partido político que se presentó a las últimas elecciones autonómicas tenía en su programa estas actuaciones. ¡ME SIENTO ENGAÑADO! Sobre todo porque existen otras alternativas a esta acuciante crisis.

Hasta dentro de 3 años no podré ejercer mi derecho al desencanto y a la frustración en la urnas democráticas. Y mientras tanto, 2 partidos hegemónicos (ahora uno más que otro, antes al revés) harán y desarán a su antojo; y para cuando intente con mi voto cambiar las cosas ya será tarde… Me resisto a cruzarme de brazos, a mirar impotente en TV la sucesión de noticias impactantes, desesperantes, agobiantes, decepcionantes; me resisto a deprimirme en mi sofá.

El próximo miércoles 14N haré HUELGA, para decir BASTA, para decir que me siento ENGAÑADO, para decirles a mis hijos que lo intenté.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x