Seis sociedades científicas manifiestan su “malestar” ante la propuesta de creación de una especialidad de Urgencias

0
Urgencias-700x400

Seis sociedades científicas han suscrito un comunicado conjunto para manifestar su malestar por la decisión política tomada la semana pasada en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados favorable al reconocimiento y creación de la especialidad de urgencias y emergencias -ver Boletín de AMYTS del pasado día 3-, al tiempo que constatan la falta de criterio y justificación científica de esta medida.

Estas sociedades fundamentan su oposición a la creación de la especialidad de urgencias y emergencias en diez argumentos. Entre ellos, señalan que la patología que se atiende en Urgencias “es enormemente variada -no sólo es patología aguda sino también crónica-, por lo que los profesionales de los servicios de urgencias deben tener un perfil “generalista” para poder dar respuesta adecuada a los problemas generales de los pacientes.

Además sostienen que “la aparición de una nueva especialidad de Urgencias y Emergencias no resolvería ninguno de los problemas actuales de los servicios de urgencias que son de índole organizativa y no competencial”, y estiman que, “de hecho, la creación de esta especialidad reforzará un modelo asistencial fragmentado que es insostenible en el tiempo”.

Para las sociedades firmantes, “la propuesta de un área de capacitación especializada (ACE) en Urgencias da una respuesta mucho más coherente a las necesidades sociales actuales, así como a los requerimientos organizativos de los servicios sanitarios, e incluso a las propias necesidades personales de los profesionales”. En este sentido, -señalan- “apoyamos sin reservas la necesidad de reconocimiento a los profesionales que trabajan en los servicios de urgencias y la importancia de estructurar la futura formación de estos profesionales”.

Defienden que dado que el trabajo en Urgencias se desarrolla bajo un elevado nivel de presión que conlleva un notable desgaste profesional, la ACE en Urgencias “representa un modelo más flexible que facilita la movilidad de los médicos en diferentes ámbitos asistenciales (urgencias, atención primaria, o servicios hospitalarios como medicina interna), con las consiguientes ventajas tanto para los profesionales como para la propia organización sanitaria”.

Las seis sociedades científicas que suscriben este comunicado -Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) y Sociedad Española de Cardiología (SEC)- representan un colectivo de 50.000 especialistas médicos, equivalente a más del 40% de los médicos y médicas que forman parte del Servicio Nacional de Salud.

FuentesSociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), 05-07-2018

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x