SALUD LABORAL. Tiempo de abanicos de papel

0
220 Abanico 3x3 cm

En condiciones normales, la temperatura corporal se mantiene con imperceptibles oscilaciones, gracias a los mecanismos fisiológicos de producción, conservación y eliminación de calor. Habitualmente, la temperatura corporal es superior a la ambiental y el organismo elimina ese exceso de calor mediante radiación y convención.

Si la temperatura ambiental es superior a la de la superficie corporal, la transferencia de calor se invierte y el medio eficaz para disminuir la temperatura corporal es la evaporación, mediante hiperventilación pulmonar o mediante la sudoración; éste último mecanismo va perdiendo su eficacia a medida que aumenta el grado de humedad relativa del aire ambiental.

Ante una sobrecarga térmica endógena (fiebre, ejercicio) o exógena (calor ambiental) se producen en nuestro organismo cambios fisiológicos con sobrecarga circulatoria inducida por una redistribución del flujo sanguíneo de las vísceras a la piel (disminuyen las resistencias vasculares periféricas y aumentan la frecuencia y el gasto cardiaco).

Cuando fracasan los mecanismos de regulación del calor corporal es cuando aparecen las enfermedades inducidas por el calor: calambres, agotamiento, síncope (por depleción de agua y/o sodio) y golpe de calor (por la acción citolítica directa de la hipertermia en diferentes tejidos del organismo).

1. Calambres por calor

Son contracciones dolorosas de la musculatura que aparecen por una hiponatremia aguda, al reponer la intensa pérdida de sudor sólo con líquidos (agua) sin aporte de sal. Son benignas y duran pocos minutos.

Requieren reposo en ambiente fresco y reposición salina vía oral (desde sueroral Casen hasta bebidas comerciales con electrolitos).

2. Agotamiento por calor

Es lo más frecuente, especialmente en ancianos con insuficiencia cardiaca y en tratamiento con diuréticos. Se produce por una pérdida masiva de agua y/o sodio que ocasiona deshidratación e hipoperfusión tisular.

De forma súbita aparecen debilidad, cefalea, sed, náuseas y vómitos que pueden llegar hasta hiperventilación, parestesias y tetania en miembros.

En esta situación se requiere observación en centro médico con urgencias para control de TA y Tª y administrar soluciones intravenosas (suero glucosado 5% o suero salino 0,9% según predomine el déficit de agua o sal) y medir la diuresis.

La cantidad de líquidos a administrar depende de la cuantía de las pérdidas y del estado cardiovascular previo del paciente.

3. Síncope por calor

Afecta fundamentalmente a personas mayores. La vasodilatación cutánea y la pérdida de líquidos originados por las altas temperaturas mantenidas dan lugar a una caída del gasto cardiaco, de la presión arterial y, como consecuencia, una perfusión cerebral inadecuada, originando el síncope.

Suele ser autolimitado con recuperación espontánea con el decúbito y con elevación de extremidades inferiores.

Si cuesta recuperarse habría que administrar suero fisiológico i.v. (250ml/15min) para evitar el riesgo de que se produzca un síncope convulsivo.

4. Golpe de calor

Es el fracaso multiorgánico secundario a una elevación extrema de la temperatura corporal al fracasar la termorregulación fisiológica de nuestro organismo.

Puede ser:

  • Activo: por la realización de ejercicio físico intenso y aumento de producción endógena de calor, favorecido por la temperatura ambiental elevada.
  • Pasivo: por la ganancia de calor tras la exposición mantenida a ambientes calurosos y húmedos (generalmente ocurre a partir del 4º día de iniciada la ola de calor).

El diagnóstico del golpe de calor es clínico y sus manifestaciones dependen del grado de intensidad y la diferente afectación multiorgánica ocasionadas por las alteraciones hidroelectrolíticas y del equilibrio ácido-básico.

Tras un periodo prodrómico inespecífico que puede o no aparecer (astenia, mareo, cefalea, calambres musculares) el golpe de calor tiene una presentación súbita con hipertermia, anhidrosis (en la mitad de los casos de golpe de calor activo sí hay sudoración) y alteración del estado de conciencia.

La alteración del estado de conciencia se debe a edema cerebral o hemorragias petequiales difusas, pudiendo quedar como secuelas permanentes déficits cerebelosos o de la vía piramidal, neuropatías periféricas y/o alteraciones neuropsiquiátricas.

La depleción de potasio producido por el hiperaldosteronismo secundario a la pérdida de sal por el sudor, predispone a la necrosis muscular.

Suelen presentar una insuficiencia renal aguda prerrenal oligúrica y de forma tardía una afectación hepática con ictericia

Un signo de mal pronóstico es la aparición de petequias y hemorragias en la piel, tubo digestivo y en todos los órganos parenquimatosos como consecuencia de alteraciones en la coagulación.

Todos los pacientes con sospecha clínica de golpe de calor deben ingresar en un hospital y, a ser posible, en una unidad de cuidados intensivos.

El golpe de calor es, por tanto, una emergencia médica cuya mortalidad está en relación con la duración de la hipertermia.

El golpe de calor es frecuente en España, por lo que deberíamos tener un alto índice de sospecha en época estival.

Deberíamos iniciar lo antes posible medidas físicas de enfriamiento en todos los pacientes con fiebre elevada y alteración del nivel de conciencia, independientemente de la confirmación diagnóstica posterior del golpe de calor.

Dado que su gravedad está en relación con la duración y el grado de hipertermia, el enfriamiento rápido es la medida más importante. Los fármacos antipiréticos no son útiles porque los mecanismos termorreguladores han fracasado.

RMM047 ABANICOS 2

La prevención es la mejor estrategia para prevenir la aparición del golpe de calor. Esto requiere el conocimiento de todos los factores de riesgo, no solo por el personal sanitario, sino por toda la población; debiendo recomendarse las siguientes medidas preventivas:

  • Evitar salir a la calle en las horas de máximo calor
  • Adecuada hidratación
  • Evitar prendas de ropa que dificulten la transpiración

RMM047 ABANICOS 3

Desde la Gerencia Asistencial de Atención Primaria nos recuerdan cada año unas medidas de actuación frente a la ola de calor en Atención Primaria. Medidas de actuación enfocadas a la prevención, para evitar descompensaciones o agravamientos de las patologías, así como incrementar los cuidados y la atención sanitaria sobre la población más vulnerable.

Nos recuerdan que:

Estas acciones se implementarán a través de los profesionales sanitarios de los dispositivos públicos de todos los ámbitos y dispositivos asistenciales.

Para ello nos piden:

  1. Difusión del Plan en los centros de salud, consultorios locales y centros sociosanitarios.
  2. Colocación de carteles de la campaña en salas de espera de centros de salud, consultorios y centros sociosanitarios.
  3. Difusión de folletos para pacientes y usuarios del sistema.
  4. Difusión de las alertas (activación y desactivación) a los profesionales de los centros de salud a través de los correos corporativos de la Organización.
  5. Consejo general y personalizado en consulta a pacientes vulnerables, familiares y cuidadores.
  6. Entrega de hoja de Consejos a pacientes vulnerables y cuidadores en consultas médicas y de enfermería.
  7. Información individualizada a pacientes con determinados tratamientos farmacológicos.
  8. Difusión de los diferentes canales de información electrónicos (pág. web monográfica, suscripción a boletines, etc.). 

Ahora bien, parece que se olvidan de sus trabajadores; la Guía Técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de lugares de trabajo, editada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que proporciona criterios y recomendaciones que pueden facilitar a los empresarios y a los responsables de prevención la interpretación y aplicación del Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, nos dice que los trabajadores de los centros sanitarios debemos trabajar con temperaturas comprendidas entre 17-27ºC, para evitar los riesgos por calor o frío, pero alerta de que en sus valores extremos, por ejemplo 27ºC pueden crear disconfort térmico.

Por tanto, anuncia al empresario las medidas preventivas que debe aplicar para evitar este riesgo laboral:

  • El empresario debe formar a los trabajadores sobre los riesgos, efectos y medidas preventivas que se deben adoptar frente al estrés térmico.
  • Los trabajadores deben disponer de sitios de descanso frescos para
    descansar cuando lo necesiten y, especialmente, cuando se sientan mal.
  • Se debe reducir la temperatura en interiores favoreciendo la ventilación natural, usando ventiladores, aire acondicionado, etc.
  • Los trabajadores deben disponer de agua fresca para poder beber con frecuencia.
  • Se debe organizar el trabajo con el fin de reducir el tiempo o la intensidad de la exposición al calor como por ejemplo estableciendo pausas o permitiendo a los trabajadores que adapten los ritmos de trabajo a su tolerancia al calor.
  • Se debe garantizar a los trabajadores una vigilancia de la salud específica.

Desde hace años, en AMYTS venimos haciendo campaña para que se solucionen los problemas de climatización en los centros sanitarios, anunciando a las Direcciones Asistenciales y Dirección Técnica de Obras (área de climatización) de las deficiencias encontradas; pero a día de hoy como todos los años, estamos recibiendo quejas de los profesionales, afiliados a AMYTS y no afiliados, de las condiciones térmicas existentes en las consultas en las que trabajamos.

Como sindicato, y como delegados de prevención, seguiremos levantando la voz y denunciando las situaciones laborales extremas en las que trabajamos para evitar el riesgo de sufrir patologías a consecuencia de nuestro trabajo.

Hacemos un llamamiento a todos los trabajadores para que denuncien este riesgo laboral y entre todos consigamos trabajar en condiciones de seguridad y salud.

Os proponemos un modelo de carta de denuncia para remitir a Dirección técnica de Obras y Mantenimiento- Área de climatización: climatización.gapm@salud.madrid.org

Y os aconsejamos adjuntar una foto de la consulta con un termómetro testigo que justifique nuestra queja laboral y enviar dicha carta a la dirección de correo adjunta, con copia a nuestro sindicato a través de la dirección de correo electrónico saludlaboralAP01@amyts.es, o en nuestro espacio web para quejas.

Según el artículo 14 de la Ley de PRL:

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo.

El empresario deberá garantizar la seguridad y salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo y desarrollará una acción permanente de seguimiento de la actividad preventiva.

Según el artículo 15 de la Ley de PRL, el empresario aplicará las medidas necesarias para:

  1. Evitar los riesgos.
  2. Evaluar los riesgos que no se pueden evitar.
  3. Combatir los riesgos en su origen.
  4. Adaptar el trabajo a la persona.
  5. Tener en cuenta la evolución de la técnica.
  6. Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro.
  7. Planificar la prevención.
  8. Adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual.
  9. Dar las debidas instrucciones a los trabajadores.

Y según el artículo 16 de la LEY de PRL:

  • La evaluación de riesgos laborales es la primera y más importante de las obligaciones del empresario en materia preventiva.
  • Si tras la evaluación se detectan riesgos, el empresario debe realizar una planificación de la actividad preventiva para eliminar, reducir y/o controlar dichos riesgos.
  • Esta planificación debe identificar el riesgo, establecer medidas correctoras y los plazos de ejecución de esas medidas, designar los responsables de llevarlo a cabo y disponer una partida económica para ello.

Señor Consejero, señores Directores Asistenciales, señor Director Técnico de Obras, Mantenimiento y Servicios Generales: ¿a qué esperamos para cumplir la ley? ¿Seguimos en las consultas el consejo “escolar” basado en papiroflexia que dio nuestro Consejero de Sanidad?

Luis Izquierdo Gómez-Arevalillo y Carolina Pérez de la Campa
Médicos de familia. Delegados de PRL DA Norte (AMYTS)
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x