SALUD LABORAL. A cuestas con el metotrexato

0
130 Citotóxico 3x3 cm

Hace ya varios meses que se nos anunció a los sindicatos la realización de un protocolo de Gestión de Residuos para Atención Primaria. Sin embargo, a día de hoy sigue sin discutirse el protocolo definitivo, y por ello consideramos necesario recalcar algunos ítems del manejo de citotóxicos en Atención Primaria, concretamente del metotrexato, y la normativa que lo regula.

Tabla 1. Normativa que regula la gestión de residuos biosanitarios.
Tabla SL

Comenzaremos diciendo que no siempre se insiste suficientemente la condición del metotrexato, según la IARC (Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer) como inclasificable en cuanto a su carcinogenicidad para el hombre. Por ello, pensamos que el riesgo de su aplicación hay que conocerlo para actuar con la tranquilidad debida pero, a pesar de ello y dado que existe incertidumbre, hay que protegerse.

No es poca la normativa que regula la aplicación de citotóxicos, así como la recogida de los residuos derivados y las actuaciones a realizar en caso de derrame o salpicadura. Todas ellas se recogen en la Tabla 1.

Tras su análisis, y después de haber visitado varios Centros de Salud que nos han proporcionado información de primera mano sobre cómo se aplica el metotrexato, consideramos que hay que hacer hincapié en 4 ítems que son fundamentales:

  1. ¿Quién NO debe aplicarlo?: “los trabajadores especialmente sensibles”, que son los siguientes:

    1. Embarazadas o en periodo de lactancia.

    2. Alérgicos a los agentes citostáticos y/o con patología dermatológica.

    3. Mujeres con historia de abortos en edad fértil y con voluntad de reproducción.

    4. Personal profesionalmente expuesto a radiaciones ionizantes (más de 2 mSv/año).

    5. Personal que previamente haya recibido tratamientos citostáticos o inmunosupresores.

    6. Personal con historia anterior de neoplasia.

    7. Inmunodeficiencias.

En el caso concreto de las embarazadas, está explícitamente recogido en la ficha técnica de medicamentos autorizados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad y Política Social referente a Metoject®, en cuyo apartado de Instrucciones de uso y manipulación se especifica que el personal sanitario gestante no debe manipular y/o administrar Metoject®.

  1. El derecho de los trabajadores a la formación e información. Todos los trabajadores han de recibir la preceptiva formación acerca de los riesgos inherentes a su puesto de trabajo y las medidas preventivas de aplicación de conformidad con lo previsto en el artículo 19 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, con especial incidencia en los riesgos de exposición a agentes químicos y biológicos1. De hecho, ya ha habido una denuncia a Inspección de Trabajo de una trabajadora de un Centro de Salud por éste motivo, y en el requerimiento del Inspector se ratifica este punto.

  2. La actuación en caso de derrame o salpicadura. Dado que los pacientes a los que se aplica son crónicos y están claramente identificados, creemos necesario que se comunique al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales correspondiente quiénes son los profesionales reiteradamente expuestos y que se les realice los controles preventivos necesarios. Pero además, cuando existe exposición directa por derrame o salpicadura, siempre hay que comunicarlo al Servicio de Prevención. Y para poder actuar correctamente ante la exposición, es imprescindible tener a disposición de los profesionales el “equipo de derrame”, que debe incluir lo siguiente:

    1. Instrucciones sobre cómo actuar en caso de derrame o salpicadura sobre las personas.

    2. Guantes de nitrilo sin polvo o dos pares de guantes de látex.

    3. Bata desechable.

    4. Paños absorbentes desechables.

    5. Mascarilla FFPP3, según NTP 740, y ratificado en el requerimiento de Inspección de Trabajo del Centro de Salud al que hemos aludido anteriormente2.

  1. Actuación para la recogida de residuos.

    1. En cuanto a los envases: Se dotará a los Centros de Salud, donde se administre la medicación citostática, de envases específicos de residuos citotóxicos que se retirarán de los espacios en los que se inyecte tras la administración de la medicación o, como mínimo, a diario. En caso de administración en domicilio, se facilitarán al personal de enfermería envases pequeños rígidos y señalizados. Pero, si bien pueden llevarlo vacío al domicilio, es preciso conocer que, según el Decreto 83/1999, el transporte de residuos citotóxicos deberá hacerse en vehículos especiales y por un transportista que cuente con la correspondiente autorización otorgada por la Consejería de Medio Ambiente, de conformidad con lo previsto en el artículo 24 de este Decreto. Por tanto, el transporte de vuelta del envase consideramos que no lo debe hacer el personal de enfermería.

    2. Almacenamiento: Diariamente, los contenedores se cerrarán herméticamente y serán trasladados a la zona de almacenamiento final (cuarto de residuos) previamente definida, hasta su posterior retirada por la empresa encargada.Según el Decreto 83/1999, por el que se regulan las actividades de producción y de gestión de los residuos biosanitarios y citotóxicos en la Comunidad de Madrid3, y el RD 485/19974, el cuarto de almacenamiento final debe estar señalizado con el texto “Área de depósito de residuos. Prohibida la entrada a toda persona no autorizada”. Esto, además, está escrito en el requerimiento de la Inspección de trabajo al que ya nos hemos referido anteriormente.

    3. Eliminación: Los contenedores de residuos citostáticos serán recogidos por la empresa adjudicataria del servicio en un plazo no mayor de 72 horas, a no ser que el cuarto de almacenamiento final tenga un sistema de refrigeración que lo mantenga con una temperatura máxima de 4ºC, en cuyo caso podrá ser trimestral al generarse residuos menores de 3 kg al mes. Si es mayor de 3 kg pero menor de 50 kg, deberá recogerse una vez al mes. (Decreto 83/1999).

Como AMYTS, nos gustaría pensar que, en breve, se van a reunir de nuevo los Comités de Seguridad y Salud para poder discutir el protocolo pendiente de aprobación por parte de la Gerencia de Atención Primaria. Mientras tanto, pensemos como profesionales la importancia que tiene la actuación correcta en nuestras actuaciones y la necesidad de no correr riesgos innecesarios, ni siquiera ante la incertidumbre.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. Boe nº 269 10/11/1995.

  2. NTP 740: Exposición laboral a citostáticos en el ámbito sanitario.

  3. DECRETO 83/1999, de 3 de junio, por el que se regulan las actividades de producción y de gestión de los residuos biosanitarios y citotóxicos en la Comunidad de Madrid.

  4. Real Decreto 485/1997, 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo. Boe nº 97 23/04/1997

Victoria Velasco Sánchez
Médico de familia, responsable de Salud Laboral en AMYTS
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x