SALUD LABORAL. “Cansancio, picor de ojos, visión borrosa… ¿Será presbicia? Podría, pero el diagnóstico es de cuatro horas delante de un ordenador”, por Victoria Velasco

0
114 Ojo irritado 3x3 cm

Acostumbrados a trabajar sin descanso, hemos elaborado la rutina de registrar toda nuestra actividad laboral en los distintos programas que la Consejería de Sanidad nos da para ello: SELENE, AP Madrid, FORMAT, REMAC…. Sin embargo, no somos conscientes de que subirse al carro de la innovación tecnológica, está modificando las “condiciones de exposición de los trabajadores a contaminantes laborales” con dosis relativamente bajas y que en muchos casos producen efectos inespecíficos sobre la salud. En este sentido, la introducción de ordenadores o pantallas de visualización de datos en número cada vez mayor, ha generado preocupación por los efectos negativos sobre la salud visual de los trabajadores, además de incrementar la exigencia psíquica de manera importante, al disminuir la autonomía del trabajador y aumentar la dependencia sobre las evaluaciones de resultados de la actividad, de la propia tecnología.
Como es fácil de comprender en el ámbito sanitario, los principales riesgos de trabajar con un ordenador están asociados a las pantallas de visualización de datos que forman parte de los mismos.

Estos riesgos son de dos tipos:

  1. Fatiga visual.
  2. Trastornos músculo esqueléticos.

Y estos riesgos, pueden prevenirse mediante un buen diseño del puesto, una correcta organización del trabajo y una formación e información adecuadas del trabajador.

Sin embargo, a pesar de que puede prevenirse, las deficiencias en este terreno son todavía evidentes. Autores como Pérez Tejeda y cols1 en un artículo sobre “La repercusión visual del uso de las computadoras sobre la salud”, ponen de manifiesto la importancia de los efectos nocivos sobre la misma y manifiestan que los daños oculares están casi todos en el orden de los síntomas y signos astenópicos. Estos se pueden reducir notablemente con el trabajo en condiciones ergonómicas adecuadas, teniendo en cuenta el tiempo de exposición, distancia y ángulo de trabajo, iluminación y reflejos, disposición del mobiliario, presencia o no de tóxicos en el ambiente, temperatura y humedad ambiental.1

Para hacernos una idea de la magnitud del problema, otros autores, como Blehm C y cols,2 de la Universidad de Texas, cuantifican el costo derivado en términos de ausencia al trabajo, que en el año 1999 en Estados Unidos, fue de 45 a 54 billones de dólares, y el de diagnósticos y tratamientos de problemas oculares relacionados con el uso de pantallas de visualización de datos, de 2.000 millones de dólares.

Cercano a nuestro ámbito, nos ha parecido muy interesante el artículo publicado por Catalán B y cols3 sobre prevención de riesgos laborales y vigilancia de la salud, para el que realizaron un estudio descriptivo transversal en 5 áreas sanitarias de la Comunidad de Madrid y SUMMA 112 en el año 2005. La información se obtuvo mediante encuesta anónima autocumplimentada, remitida a 2.338 médicos, que se agruparon en tres dispositivos: Atención Primaria (AP), Servicio Coordinador de Urgencias (SCU) y Dispositivos Asistenciales (DA) (UME, VIR, UAD, Refuerzos y SUAP). Se obtuvieron 290 cuestionarios válidos (12,4%). El número de cuestionarios válidos fue del 12,4% (290 encuestas).

Entre las variables analizadas dependientes de la seguridad y salud en el puesto de trabajo, como la utilización de medios informáticos, en el 88,1% de los médicos de AP y en el 93,8% de los médicos de los dispositivos SCU, la vigilancia de la salud proporcionada por la empresa no incluía reconocimientos periódicos donde se tuvieran en cuenta los problemas visuales, manifestando el 100% y el 93,8% respectivamente, que no se les había ofertado un examen oftalmológico antes de comenzar a trabajar con la pantalla de visualización de datos. Estos resultados llaman la atención porque el 35,1% de los médicos de AP y el 68,8% de los médicos del SCU manifestaron tener problemas visuales probablemente relacionados con su actividad laboral en el último año, en contraste con los médicos de otros dispositivos asistenciales que no utilizan medios informáticos y donde solamente los presentaron el 7,5% de los médicos.

En relación a la pantalla de visualización de datos en AP y SCU, su posición actual no evitaba reflejos para el 61,3% y el 68,8% de los médicos, siendo este factor más relevante entre las mujeres (p = 0,004).

Respecto a las condiciones de trabajo que pueden originar problemas osteomusculares y estresantes, hay que destacar que en el 33% y el 37,5% de los casos, la silla de trabajo no permitía mantener una posición estable, exenta de desplazamientos involuntarios, balanceos o riesgos de caídas. Del mismo modo, y también relacionado con la ergonomía, la mayoría de los médicos consideraron que el programa informático utilizado a muchos de ellos sí les había generado un aumento en la carga de trabajo (47,4%) y una mayoría (60,8%) consideraba que la empresa no le había formado adecuadamente para manejarlo (Tabla 1).

Tabla 1. Evaluación de riesgos laborales asociados al puesto de trabajo entre los médicos del Sistema Sanitario Público de la Comunidad de Madrid. Ergonomía

Ergonomía
Dispositivo Atención Primaria Servicio Coordinador Urgencias
Pregunta Si No NC Si No NC
¿La posición de la pantalla evita reflejos? 74 119 1 3 11 2
¿La pantalla es orientable e inclinable? 140 52 2 15 1 0
¿Tienes almohadilla para reposar la muñeca? 37 157 0 0 16 0
¿La mesa de trabajo tiene dimensiones suficientes para colocar el material que utilizas? 120 61 13 6 10 0
¿La mesa de trabajo tiene dimensiones suficientes para poder reposar el antebrazo? 119 53 22 7 9 0
¿Tu silla de trabajo te permite una posición estable? 116 64 14 10 6 0
¿Dispones de espacio suficiente en torno a tu puesto de trabajo para acceder al mismo, así como para levantarte y sentarte sin dificultad? 120 60 14 14 2 0
NC: no contesta

¿Cómo nos ampara la legislación sobre prevención de riesgos laborales?

Lo primero que hay que saber es que los profesionales sanitarios en el momento actual, sí somos usuarios de pantallas de visualización de datos.

Apoyando esta afirmación está el Real Decreto 488/1997,4 cuya publicación está destinada a proteger la salud de los empleados considerados como “trabajadores usuarios de equipos con pantalla de visualización de datos”. Esta protección se relaciona con los riesgos asociados a la utilización efectiva de dichos equipos, principal mente los trastornos musculoesqueléticos, los problemas visuales y la fatiga mental.

Desarrollando este Real Decreto, está la Guía Técnica del Instituto Nacional de Higiene y Seguridad en el Trabajo5 que marca los criterios para determinar la condición de trabajador usuario de pantallas de visualización de datos y que son los siguientes:

  1. “Trabajadores que pueden considerarse usuarios” de equipos con pantalla de visualización: todos aquellos que superen las 4 horas diarias o 20 horas semanales de trabajo efectivo con dichos equipos.
  2. Los que pueden considerarse excluidos de la consideración de “trabajadores” usuarios: todos aquellos cuyo trabajo efectivo con pantallas de visualización sea inferior a 2 horas diarias o 10 horas semanales.
  3. Los que, con ciertas condiciones, podrían ser considerados “trabajadores” usuarios: todos aquellos que realicen entre 2 y 4 horas diarias (o 10 a 20 horas semanales) de trabajo efectivo con estos equipos.

Una persona incluida dentro de la categoría C puede ser considerada, definitivamente, “trabajador” usuario si cumple, al menos, 5 de los siguientes requisitos:

  1. Depender del equipo con pantalla de visualización para hacer su trabajo, no pudiendo disponer fácilmente de medios alternativos para conseguir los mismos resultados. Este sería el caso del trabajo con aplicaciones informáticas que reemplazan eficazmente los procedimientos tradicionales de trabajo, pero requieren el empleo de pantallas de visualización, o bien de tareas que no podrían realizarse sin el concurso de dichos equipos.
  2. No poder decidir voluntariamente si utiliza o no el equipo con pantalla de visualización para realizar su trabajo. Por ejemplo, cuando sea la empresa quien indique al trabajador la necesidad de hacer su tarea usando equipos con pantalla de visualización.
  3. Necesitar una formación o experiencia específicas en el uso del equipo, exigidas por la empresa, para hacer su trabajo. Por ejemplo, los cursos impartidos por la empresa al trabajador para el manejo de un programa informático o la formación y experiencia equivalente exigidos en el proceso de selección.
  4. Utilizar habitualmente equipos con pantallas de visualización durante períodos continuos de una hora o más. Las pequeñas interrupciones, como llamadas de teléfono o similares, durante dichos periodos, no desvirtúa la consideración de trabajo continuo.
  5. Utilizar equipos con pantallas de visualización diariamente o casi diariamente, en la forma descrita en el punto anterior.
  6. Que la obtención rápida de información por parte del usuario a través de la pantalla constituya un requisito importante del trabajo. Por ejemplo, en actividades de información al público en las que el trabajador utilice equipos con pantallas de visualización.
  7. Que las necesidades de la tarea exijan un nivel alto de atención por parte del usuario; por ejemplo, debido a que las consecuencias de un error puedan ser críticas. Este sería el caso de las tareas de vigilancia y control de procesos en los que un error pudiera dar lugar a pérdidas materiales o humanas.

Todos estos factores hacen que, a pesar de que en los últimos años el problema se ha reducido mucho con la introducción de pantallas planas, la carga visual resultante es imprevisible y de tal magnitud que se sigue recomendando a los usuarios de pantallas de visualización de datos que traten siempre de trabajar en condiciones ergoftalmológicas adecuadas, como las siguientes1:

  • Cuide no trabajar por largos períodos en frente de su ordenador de manera innecesaria. Use protectores o filtros de pantalla siempre que sea posible. Trabaje con tamaños de letras y combinaciones de colores que le sean cómodos.
  • Tómese descansos de 10 min por cada h de trabajo. Durante los mismos mire a lo lejos (el infinito visual se considera a 6 metros de distancia) esto ayuda a relajar la musculatura ocular al hacerse innecesaria la acomodación.
  • Intente alternar el trabajo en su ordenador con otro tipo de trabajo.
  • Recuerde parpadear, esto disminuye la sequedad ocular.
  • Vigile la distancia entre sus ojos y la pantalla de su monitor, así como la altura a la que se encuentra y el ángulo de inclinación que tiene.
  • Es básico que la distribución de los puestos de trabajo sea tal que al fondo de la pantalla no haya fuentes de luz importantes, como ventanas, ya que el contraste entre la luminosidad del fondo (muy luminoso) y la pantalla (poco luminosa) provoca problemas de adaptación del ojo y la consiguiente fatiga visual. Por eso los puestos de trabajo con pantallas no deben estar “mirando a las ventanas” sino de lado a las mismas.
  • Trabaje a temperaturas agradables, el abuso del aire acondicionado produce sequedad ocular.
  • Ante cualquier molestia ocular no dude en consultar un oftalmólogo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Pérez Tejeda AA, Acuña Pardo A, Rúa Martínez R.Repercusión visual del uso de las computadoras sobre la salud.  Rev Cubana Salud Pública [revista en la Internet]. 2008 ; 34(4): . Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662008000400012&lng=es [citado 20 de febrero de 2015]
  2. Blehm C, Vishnu S, Khattak A, Mitra S, Yee RW. Computer vision syndrome: a review. Survey Ophthal. 2005; 50(3):253-62. Abstract disponible en http://www.surveyophthalmol.com/article/S0039-6257%2805%2900009-3/abstract [citado 20 de febrero de 2015]
  3. Martín Moreno V, Catalán Alonso B, Cecilia Cermeño P. Prevención de riesgos laborales y vigilancia de la salud en el ámbito médico. Una asignatura pendiente. SEMERGEN. 2007;33(9):456-62. Disponible en http://www.elsevier.es/es-revista-semergen-medicina-familia-40-articulo-prevencion-riesgos-laborales-vigilancia-salud-13113062 [citado 20 de febrero de 2015]
  4. REAL DECRETO 488/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas al trabajo con equipos que incluyen pantallas de visualización. BOE nº 97, 23/04/1997. Disponible en http://www.insht.es/portal/site/Insht/menuitem.1f1a3bc79ab34c578c2e8884060961ca/?vgnextoid=62e817815b2d5110VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD&vgnextchannel=1d19bf04b6a03110VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD&tab=tabConsultaCompleta [citado 20 de febrero de 2015]
  5. Valero Cabello E. Pantallas de visualización de datos. Guía Técnica del INSHT. Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht.es/Ergonomia2/Contenidos/Promocionales/Trabajo%20con%20ordenador/ficheros/DTE_PVD-guiaTecnica.pdf [citado 20 de febrero de 2015]
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x