CON FIRMA. “¿Saliendo de la caverna?”, por Miguel Ángel García

0
139 Migel Angel Garcia 3x3 cm

La pregunta tiene su enjundia, porque habla mucho de lo que pudiera ser que estemos dejando atrás. También puede que no, cierto. Pero lo que se produjo el otro día en la Mesa Sectorial parece abrir al menos un poco el horizonte.

Y no porque se otorgaran grandes cosas a los profesionales, aunque hubiera algunos avances (aún queda mucho, mucho), sino por algunas formas que aparecieron de forma renovada. En concreto, algunas de las respuestas del nuevo Director General de Recursos Humanos, Pablo Calvo. Por ejemplo, cuando se pidió por enésima vez a su Dirección General que facilitara un instrumento básico de conocimiento y planificación de la situación de los recursos humanos, de los profesionales que trabajan para el SERMAS, las plantillas organicas. Se trata del documento que recoge las plazas existentes en cada centro sanitario, las que están cubiertas por profesionales y en qué modalidad, las que no están cubiertas, las que están “añadidas” por necesidades… Algo tan básico y válido, que la Administración está obligada a poner en manos de la representación de profesionales y trabajadores, se mantenía oculto en las cavernas de la Administración. No había manera, y los procesos judiciales se alargan y alargan… Pues bien, Pablo Calvo vino a decir que eso es una exigencia legal y que en unas semanas estarían sobre la mesa de trabajo y a disposición de las organizaciones sindicales. Primer tanto.

¿Saliendo de la caverna?

Pero hubo más. Salieron también otras reivindicaciones ya por desgracia crónicas. Una de ellas, la del pago de trienios a los interinos, venía siendo rechazada de plano por la Administración, a pesar de que los jueces continuamente sentenciaban a la misma a abonárselo a los reclamantes. Pues bien, a esta petición también respondió afirmativamente el nuevo DG, y se comenzarán a pagar los trienios a los interinos… aunque no se abonarán los retrasos, desgraciadamente, que deberán seguir reclamándose judicialmente. Bueno, al menos algo es algo, y un problema que viene de antiguo parece ¡por fin! caminar hacia la resolución.

Cierto que, como decía, queda mucho, pero mucho por conseguir y recuperar. Y es cierto que nos encontramos en período pre-electoral de nuevo, por lo que no sabemos si se trata de una actitud temporal, o si muestra una nueva forma de ser y estar de la Administración ante la sociedad, o, al menos, ante sus trabajadores. Pero al menos hay que reconocerlo, sobre todo teniendo en cuenta que esto no ha ocurrido en otras ocasiones preelectorales, que ya ha habido varias en los últimos tiempos.

La verdad es que sería un cambio no sólo necesario, sino imprescindible para mejorar la relación entre la ciudadanía, las organizaciones sociales y la clase política, sea del signo que sea. Porque se puede discrepar en las ideas, negociar acuerdos, enfrentar desacuerdos, pero lo que no se puede hacer, cuando de representación se habla, es hacer de la política un juego de mus, una triquiñuela continua en la que tan sólo salen adelante los mejores chirleros, y en la que profesionales y ciudadanos se sienten continuamente engañados porque no pueden disfrutar del más mínimo derecho de defensa. Es de agradecer, por tanto, esta nueva actitud, y ojalá que sea duradera y voluntariamente promovida, y no tan sólo un destello con fines electoralistas.

Y el hecho es aún más de destacar porque el nuevo consejero sigue “jugando a la política”, a lanzar mensajes mediáticos sin concreción y a atacar al mensajero cuando sus mensajes no son correctos. Véase, si no (momento 4h 02min 36s del video de la sesión de la Asamblea), cómo negaba la evidencia sobre desatención a las necesidades sanitarias de los inmigrantes en situación administrativa irregular en la Comunidad (cubriéndola con datos generales inespecíficos), o (momento 5h 00min 10s)  cómo culpaba a los profesionales de no entender unas instrucciones tan desafortunadas, incompletas y contradictorias con la legislación existente en ese momento que tuvieron que ser aclaradas en dos ocasiones sucesivas. Como siempre, cuestionando a los profesionales, que son, justamente, quienes pueden prestar la atención (no el Consejero) y quienes pueden humanizar (tampoco el Consejero). Mal vamos si el Consejero no es capaz de defender a los profesionales que prestan esa atención de la que él tanto presume.

Miguel Ángel García
Médico de familia. Director médico de la Revista Madrileña de Medicina
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x