Responsabilidad legal médico, 2

0

Logo revista

Volumen 2, Nº 17. Octubre 2014.

Derecho y Medicina.

LA RESPONSABILIDAD DE LOS PROFESIONALES SANITARIOS (2)

Francisco Jiménez Mauricio
Abogado. Asesoría Jurídica de AMYTS

1. RESPONSABILIDAD PENAL

La responsabilidad penal surge de una conducta punible en la que media dolo o culpa por parte del autor. Actuar con dolo significa que quien lo hace tiene voluntad e intencionalidad, es decir, que sabe lo que está haciendo y quiere el resultado. En el ámbito sanitario, las conductas penalmente perseguibles corresponden mayoritariamente a conductas culposas, que son aquellas formas de actuar en la que, al no guardarSE la diligencia debida, se incumple el deber de cuidado y se causa un  daño.

El Código Penal tipifica un gran número de conductas como ilícitos penales, y es esencial que la conducta esté descrita de forma inequívoca como constitutiva de falta o delito, es decir, que el Código Penal ha de contemplar  una pena para esa conducta (Principio de Tipicidad).

Analizaremos más profundamente aquellos delitos y faltas relacionados directamente con el ejercicio profesional

El delito de homicidio imprudente y los delitos y faltas de lesiones por imprudencia.

Establece el art 142 del Código Penal (CP) que el que por imprudencia grave causare la muerte de otro será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años. Esta conducta  genérica se  ve agravada en cuanto a la pena a imponer cuando el que la efectúa es un profesional, concepto en el que obviamente se incluye el profesional sanitario, aumentando dicha pena con la inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo por un período de tres a seis años.

1. Cuando las lesiones se producen de forma dolosa con intencionalidad.

Si la lesión causada menoscaba la integridad corporal o la salud física o mental de la víctima, la pena correspondiente será la  de prisión de seis meses a tres años, siempre que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico. La simple vigilancia o seguimiento facultativo del curso de la lesión no se considerará tratamiento médico.

Y si se causara a otro, por cualquier medio o procedimiento, la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica, será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años, como establece el art 149 del CP.

Asimismo, el mismo art 149, en su párrafo .2, establece que el que causara a otro una mutilación genital en cualquiera de sus manifestaciones será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años.

En la misma línea y con evidente relación con le profesional sanitario, el Artículo 150 tipifica y sanciona la conducta del que  causare a otro la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad, será castigado con la pena de prisión de tres a seis años.

2. Cuando las lesiones se producen por imprudencia grave.

Las conductas descritas en el expositivo anterior, de no existir dolo o culpa en su comisión, se castigan con más moderación, y así:

  1. Con la pena de prisión de tres a seis meses, si se tratare de las lesiones del artículo 147.1.
  2. Con la pena de prisión de uno a tres años, si se tratare de las lesiones del artículo 149.
  3. Con la pena de prisión de seis meses a dos años, si se tratare de las lesiones del artículo 150.

Pero cuando es un profesional y, en este caso, el profesional sanitario cumple el tipo, se añade a las penas anteriores la de  inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo por un período de uno a cuatro años.

El legislador contempla en los preceptos posteriores el hecho de que exista consentimiento de la víctima. Así, el art 155 del CP regula  el hecho de que haya mediado el consentimiento válida, libre, espontánea y expresamente emitido del ofendido, en cuyo caso se impondrá la pena inferior en uno o dos grados  y de que  no será válido el consentimiento otorgado por un menor de edad o un incapaz.

Así las cosas, el profesional sanitario se vería  ciertamente amenazado en el ejercicio de su profesión con la existencia de los preceptos analizados con anterioridad. Sin embargo, el Artículo 156 del CP pone las cosas en su sitio regulando ya de una forma directa la relación del profesional sanitario con el paciente y si este presta el consentimiento válida, libre, consciente y expresamente emitido para la actuación de que se trate, exime de responsabilidad penal en los supuestos de trasplante de órganos efectuado con arreglo a lo dispuesto en la Ley, esterilizaciones y cirugía transexual realizadas por facultativo, salvo que el consentimiento se haya obtenido viciadamente, o mediante precio o recompensa, o el otorgante sea menor de edad o incapaz; en cuyo caso no será válido el prestado por éstos ni por sus representantes legales.

Asimismo continua el art 156  considerando la inimputabilidad de la esterilización de persona incapacitada que adolezca de grave deficiencia psíquica cuando aquélla, tomándose como criterio rector el del mayor interés del incapaz, haya sido autorizada por el Juez, bien en el mismo procedimiento de incapacitación, bien en un expediente de jurisdicción voluntaria, tramitado con posterioridad al mismo, a petición del representante legal del incapaz, oído el dictamen de dos especialistas, el Ministerio Fiscal y previa exploración del incapaz.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x