Reconocer la jornada sumergida

0

En el paquete de medidas anti-crisis, se ha incluido el incremento de jornada laboral de los empleados públicos. Y la Comunidad está decidida a implantarlo, incluyendo, por supuesto, a los profesionales del Sistema Sanitario Público. Y en eso andan, con el apoyo de una ley estatal difícil de remover.

Y se amparan en que los empleados públicos tenemos una jornada muy reducida, utilizando una vez más la inquina contra un colectivo al que ya se han encargado, y bien, de poner a caldo previamente, para poder contar con apoyo social en este tipo de medidas. Sin embargo, no podemos olvidar que la jornada de los profesionales madrileños es fruto de un pacto entre la Administración y los sindicatos, y que, por tanto, es asumida como medida por el propio gobierno de la Comunidad. Así que los funcionarios madrileños no trabajamos 35 horas por capricho, sino por una medida adoptada por el mismo gobierno que ahora la echa atrás.

Dejemos las cosas claritas: los profesionales sanitarios del SERMAS tenemos una jornada de 35 horas porque así lo asumió el Gobierno regional. Curiosamente, del mismo partido que ahora gobierna. Debe ser que tomaron decisiones imprudentes en su momento…

Pero también es hora de rescatar una realidad y sacarla a la luz: muchos de los médicos madrileños trabajan más de las 35 horas semanales, sin que eso les sea reconocido. Médicos de atención primaria que completan su cometido (avisos domiciliarios, preparación de sesiones, etc) en horas extras no reconocidas no pocos días al año, residentes que prolongan su jornada para completar la labor asistencial y complementarla con su necesario apoyo formativo, facultativos de servicios de urgencia que prolongan su jornada para transmitir correctamente al médico que les releva la situación de cada paciente…

Y no vale el argumento de que hay médicos que no cumplen su horario. Eso, en todo caso, es una responsabilidad de los buenos gestores que, a lo que se ve, no tiene la sanidad madrileña, que lo consiente. En ningún caso puede la Administración legitimar su actuación en base a quienes incumplen las normas, dudando por sistema de todo el mundo y perjudicando con ello a los buenos profesionales que sacan el sistema adelante día a día. Y tampoco pueden las organizaciones médicas, como AMYTS, tomar como punto de partida de una negociación el control de los profesionales incumplidores.

Por tanto, si hemos de hablar de horario, saquemos a flote la jornada sumergida, y exijamos el reconocimiento de un tiempo realmente trabajado por los profesionales. Si nadie está dispuesto a regalar nada, tampoco lo regalemos nosotros.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x