GESTIÓN (IN-)HUMANA. Profesionales sobrecargados hasta el límite

0
244 Peligro sobrecarga 3x3 cm 2

En estos días estamos siendo testigos de la elevada presión asistencial a que se ven expuestos nuestros servicios sanitarios, apareciendo fundamentalmente en los medios la que sufren tanto la Atención Primaria como las Urgencias Hospitalarias, sin que se tomen medidas eficaces ni se adopten políticas contundentes para tratar de garantizar la calidad, técnica y humana, de la asistencia sanitaria. Dicha sobrecarga ya ha aparecido en nuestras páginas, incluso con críticas a la estructura de gestión, y a la propia sociedad, por permitir, y convivir como si nada ocurriera, con esta situación. Ha habido incluso quejas de las asociaciones de pacientes por las expresiones de malestar y saturación de algunos profesionales, pero es inevitable que soportar la presión en las condiciones en que se hace y prácticamente abandonados a su compromiso profesional provoque ese tipo de expresiones. Quizás deberíamos plantearnos entre todos por qué llegan hasta es límite profesionales tan comprometidos con su tarea.

Aquí otra queja, esta vez desde las Urgencias Extrahospitalarias, cuya situación no ha tenido tanta resonancia mediática, a pesar de que ya parten de peores condiciones de base. Si sabemos mirar sinceramente lo que se dice, veremos reflejada sobre todo la impotencia y frustración que sienten muchos profesionales ante una situación a la que no se quiere buscar solución favorable. Y si la frustración llega un día a poder con el compromiso de nuestros médicos, no sé qué Sanidad podremos disfrutar…


¡¡Pues no te digo nada en el SUMMA!! La presión asistencial… Desde los gritos y amenazas que reciben los compañeros en el Centro Coordinador, a los que recibimos cualquiera de los dispositivos tanto móviles como SUAP…

En la calle, sin tener en cuenta si vas “empapado” (aunque llevemos ropa que nos protege) o ateridos de frío, con las nevadas o lluvias o viento o frío, de dia y de noche, sin parar… ¡¡Terminas la guardia con un cuerpo!!… No sólo por la presión asistencial y la emergencia en sí, sino por las condiciones climáticas a las que estamos sometidos con o sin inclemencias “extraordinarias” del tiempo, al tener que “hacer” la calle…

Y encima, al llegar, recibes la bronca o mala cara de la familia del paciente… ¡porque dicen que llegamos tarde en pacientes sin clínica urgente, que llevan 4 o 5 o más días malos sin haber ido a su médico de AP sólo por no desplazarse, y que piden que un médico vaya a su casa -que para eso pagan- y tiene que ser precisamente esa noche o ese día de Navidad, fin de año o Reyes… Y los urgentes también se quejan porque 10 minutos les parece una eternidad, cuando no se dan cuenta que nos hemos hecho un montón de Km para llegar, a todo meter, jugándonos el tipo en la carretera o en las calles, lloviendo, nevando o granizando…

Y los SUAP sobresaturados, con tantos días festivos seguidos sin estar abiertos los Centros de Salud, y con la demora de citas de patologías agudas no urgentes por las propias circunstancias que también vive la AP, que se transforman en “urgentes” no porque lo sean, sino porque el paciente decide acudir a un servicio de urgencias… Con recursos sin cubrir, cambiando los a los médicos de dispositivos según necesidad, para “limpiar zona” o ” limpiar pantalla”…

Y no os cuento la que se avecina para las próximas Navidades 2018: cuatro días de fiesta seguidos, dos fines de semana seguidos, con centros de salud cerrados… ¡Va a ser apoteósico, con o sin coincidencia de epidemia de gripe!

En fin, como veis, sigo desahogándome… En todos los niveles asistenciales cuecen habas…


Poco más hace falta decir. Si los responsables de la gestión sanitaria no son capaces de dar respuesta a estas situaciones, que se vayan y se dediquen a otra cosa. Porque lo realmente importante no es su papel, sino el papel que realizan, a pie de calle y a pie de enfermedad, los profesionales sanitarios.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x