ASUNTOS LABORALES. Precariedad y maltrato definen el entorno profesional de los médicos

0
208 Estudio OMC Situacion Laboral 3x3 cm

El pasado 23 de febrero se presentaba en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC) la cuarta oleada del estudio sobre la Situación Laboral de los Médicos en España, promovido por la OMC en colaboración con la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y con el apoyo del Foro de la Profesión Médica. Como viene siendo habitual en él, presenta datos de una gran potencia, dado el elevado número de respuestas y su evolución en el tiempo. Y queremos hacer un resumen general de los contenidos vertidos en su presentación para facilitar la comprensión de sus resultados.

El estudio presentaba una importante novedad en esta ocasión, pues incluía, a propuesta de CESM y con total apoyo de la OMC y el resto de organizaciones, un anexo dedicado a valorar la situación de maltrato y acoso que los médicos pueden vivir en su ejercicio profesional. El problema en sí lo merece, dado que aparece con frecuencia en nuestros contactos con los compañeros, pero además, dada la complejidad del mismo, teníamos la convicción de que sacarlo a la luz pública y concienciar del mismo a los propios profesionales y a las instituciones sanitarias sería un paso de gigante hacia la reducción de este tipo de situaciones. Desde luego, el impacto mediático conseguido por este anexo confirmó el interés del mismo.

Pero vayamos por partes. La encuesta que vehiculaba el estudio recibió 13.335 respuestas, un 30% más que la edición del año anterior, lo que ya de por sí significa un éxito para la misma. Y se mantuvo el elevado nivel de cumplimentación, ya que un 94% de los participantes completó el cuestionario y sus anexos en su totalidad. Por provincias y comunidades autónomas, Madrid fue la que, con diferencia, aportó más respuestas, 2.393.

El perfil de los profesionales que respondieron a la encuesta mostraba un ligero predominio femenino (53% del total), del grupo de edad entre 51 y 60 años (32,7%) y de nacionalidad española (95,8%). La distribución por edad reproduce bastante aproximadamente la que recoge la estadística de colegiados del INE, aunque el porcentaje de mujeres se encuentra por encima del registrado en esta última (49,12% sobre el total, aunque supera la mitad -53,5%- si excluimos a los jubilados, claramente infrarrepresentados en el estudio). Un 5,8% de los mismos se encontraban realizando la formación especializada en el momento de contestar, y un 0,6% se encontraba preparando el examen MIR; del conjunto de ellos, un 10% ya tenían una especialidad previa, obtenida entre 3 y 5 años antes, que en casi un tercio de los casos era Medicina de Familia (ligeramente por debajo del porcentaje de quienes tienen la especialidad entre los encuestados -35%-, pero ligeramente por encima de su presencia en la última convocatoria, en torno a un 28%), seguida por Medicina Interna y Psiquiatría.

Actividad profesional

Condiciones lab

Figura 1. Lugar de ejercicio profesional y modalidad contractual. Elaboración propia

En relación a los datos de ejercicio profesional, un 35,7% lo realizan en Atención Primaria, un 45,8% en hospitales, un 10,7% en servicios de urgencias y emergencias, y un 10,6% en centros sociosanitarios y mutuas laborales, mientras que el resto se dedican a actividades no clínicas. De los médicos que trabajan (95,1%), un 82,4 % lo hacen en el sistema público, a tiempo completo en un 93,2% de los casos, mientras que un 15% lo hacen por cuenta propia y un 14% por cuenta ajena (en un 57,7%, a jornada completa) en la sanidad privada (Figura 1). La temporalidad muestra una diferente distribución en uno y otro sistema, pues mientras que es inferior en el sistema privado por cuenta ajena (en el que no alcanza el 33%m frente al 41% en el público), en su mayoría se debe a contratos precarios con una duración inferior a los seis meses o intermitentes (guardias, etc).

Es cierto que las cifras de paro (2,1%) no son alarmantes, en relación con otros ámbitos de actividad, pero el nivel de precariedad de los contratos es muy elevado. Junto a lo que acabamos de comentar de la elevada temporalidad de la profesión, el número de contratos realizados en el último año por los profesionaes que se encuentran en mayor precariedad se sitúa en torno a 4, mientras que se eleva hasta más de 9 en los que se encuentran en situación de paro.

Maltrato profesional y acoso

El 43,5% (44,4% si se descuentan los que no contestan a la pregunta) de los médicos que respondieron a la encuesta afirmaron haber sufrido algún tipo de maltrato profesional en el último año, predominantemente por sus superiores jerárquicos. Curiosamente, y contra lo esperado, no hubo grandes diferencias entre Primaria y Hospitalaria, aunque el perfil sí variaba un poco, con un mayor nivel de agresividad de la superioridad jerárquica en AP. Por edad y sexo, mujeres y médicos jóvenes sufrían este tipo de comportamientos en un porcentaje ligeramente superior a la media, al igual que los médicos con nacionalidad extranjera.

Agravios AP AH

Figura 2. Porcentaje de médicos que afirma haber sufrido alguna situación de maltrato o acoso en su entorno de ejercicio profesional. Tomado del estudio sobre la “Situación laboral de los médicos en España”

Hasta un 54% de los profesionales agraviados optaron por “aguantarse” ante perjuicios motivados por los superiores en relación a la carga laboral, horario de trabajo o trayectoria profesional, o ante maltrato por parte de compañeros, siendo ese porcentaje un poco superior en médicos de hospital que de AP, y muy superior entre los médicos más jóvenes (hasta de un 74%) y los de nacionalidad extranjera (71,4%). Otros comportamientos frente al agravio fueron acudir a una instancia superior, buscar apoyo en los compañeros o acudir a alguna organización sindical o profesional para consultar y pedir apoyo.

Un aspecto importante a considerar en este tipo de situaciones es el ambiente que se genera en torno a las situaciones de maltrato, pues cada vez queda más claro que la aceptación pasiva de este tipo de comportamientos es el mayor inconveniente para poder luchar contra ellos. Un 27% de los médicos afirman haber presenciado algún tipo de maltrato hacia otros compañeros (más en hospitales que en AP, y sobre todo más en el caso de médicos jóvenes), y mientras que un 75% de ellos prestó algún apoyo de tipo personal a los afectados, un 23,5% reconoce no haber hecho nada por miedo a las represalias o por la supesta “normalidad” de dicho tipo de comportamientos. Tan sólo un 9,9% dicen haber llegado a denunciar la existencia de este tipo de situaciones (además, o no, de prestar apoyo personal al afectado).

Hay mucho que hacer en este campo, pues la elevada presencia de maltrato en el ambiente profesional y la pasividad de muchos de los compañeros, tanto afectados como testigos, hace que se trate de una situación enquistada e, incluso, “normalizada”, en nuestros ambientes de trabajo. Se trata, pues, de un asunto importante al que es necesario dedicar atención, y atención de calidad, desde todos los agentes implicados. Comenzando por los propios profesionales.

Conclusión

Precariedad y maltrato profesional son dos ingredientes muy extendidos en nuestro sistema sanitario, y a buen seguro que contribuyen a la desmotivación de los profesionales y a que estos no puedan desarrollar todas sus potencialidades, necesarias para prestar una atención sanitaria de aún mejor calidad que la que hasta ahora han sido capaces de proporcionar.

Miguel Ángel García Pérez
Médico de familia, doctor en Medicina. Director médico de la Revista Madrileña de Medicina. Secretario CESM de Estudios Profesionales.
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x