Pinceladas 2014, sept 1

0

Logo revista

Volumen 2, nº 16. Septiembre 2014.

Profesión

LAS CIRCUNSTANCIAS DE LA CLÍNICA, EN PINCELADAS

Apuntes de actualidad sobre aspectos de la gestión que rodean (e influyen) en la práctica clínica

A vueltas con la presión asistencial en Primaria

Portada Medical EngagementLa revista The Lancet ha publicado el pasado mes de agosto el resultado de una investigación en torno a la posible influencia del triage telefónico, médico o enfermero, en la carga de trabajo de los General Practitioners, en concreto en el caso de los pacientes que solicitan ser vistos en el mismo día de la llamada. El estudio se enmarca en el análisis de distintas alternativas que podrían aliviar la carga asistencial de la Atención Primaria en el caso británico. Sin embargo, no logra demostrar ni una reducción en la carga asistencial total de los dispositivos ni una reducción en los costes globales de atención, consiguiendo en todo caso una pequeña transferencia de actividad entre profesionales en el caso de que el triage lo realice una enfermera. Y aunque los datos parecen no mostrar un mayor riesgo para el paciente en el caso del triage telefónico, no puede descartarse, según los propios autores del estudio, que éste exista, dado el escaso número de eventos adversos recogidos y el corto período de seguimiento.

Es posible que no haya que estar buscando una “piedra filosofal” como solución a la elevada carga de trabajo de los médicos de Atención Primaria, venga esta de las nuevas tecnologías o de nuevos procedimientos de atención, sino que fuera suficiente acudir a la prudencia y resolver la ecuación de una manera que, en principio, parece más racional: decidir qué servicios se quieren aportar a la sociedad, y dotar adecuadamente de recursos, humanos y materiales, al sistema que deba prestar dichos servicios. Y dejar de una vez por todas de tratar de encontrar una solución mágica que no aparece en la tan manida senda de buscar mejoras en la eficiencia, que, con frecuencia, comienzan a no tener cabida en unos sistemas ya muy presionados en esa dirección.

Manual de buena práctica quirúrgica

Good surgical practiceEl Real Colegio Inglés de Cirujanos (Royal College of Surgeons) acaba de actualizar su manual sobre buena práctica quirúrgica, en el que recoge las directrices de lo que debiera ser la actitud correcta de un cirujano en el ejercico de su profesión. El texto ya declara, en su prólogo, la importancia de esta actitud: “Compartimos el privilegio de trabajar como cirujanos, con las responsabilidades, alegrías y dificultades que ello nos depara… El reto de proveer una atención compasiva, de gran calidad y segura está en lo más alto de nuestra agenda profesional”. 

Además del interés que para cualquier cirujano puede tener el reflexionar sobre las exigencias de su ejercicio profesional, el documento nos acerca a las peculiaridades de la regulación de la profesión médica en el Reino Unido, en el que una entidad mixta, formada por el gobierno, los profesionales y los ciudadanos (el General Medical Council, o “Consejo General de la Medicina”) tiene la responsabilidad de regular el conjunto de la profesión, manteniendo el registro profesional y fijando los compromisos profesionales a través de su “código” de ética, el Good Medical Practice, deja en manos de las organizaciones profesionales el desarrollo y concreción de ese código.

Calidad asistencial en la sanidad privada

IDIS informe RESAEl Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), en su misión de promover la sanidad privada y su integración en la asistencia sanitaria en España, ha publicado en los últimos meses dos informes relacionados con la calidad asistencial en las instituciones sanitarias privadas españolas. Por un lado, desde la vertiente de la satisfacción de los usuarios, el Barómetro de la Sanidad Privada 2014, en el que recoge los resultados de una encuesta de satisfacción realizada a 2.528 usuarios de la misma (el 24% asegurados a través de una Mutualidad), destacando un elevado nivel de satisfacción global (con una puntuación de 7,5 sobre un máximo de 10, mientras que la valoración que dan esos mismos usuarios de la Sanidad Pública es de 6,4), una elevada utilización de atención especializada/hospitalaria (que es el servicio mejor valorado de todos los analizados) y de realización de pruebas complementarias, la agilidad en la atención (con listas de espera inferiores a la Sanidad Pública), la comodidad de las instalaciones, la libertad para la elección de especialista y un elevado grado de satisfacción con los profesionales que les atienden (entre 7,6 y 7,9 sobre un máximo de 10). Por otro, el Informe RESA 2014 (Indicadores de Resultados en Salud de la Sanidad Privada) analiza diferentes indicadores de la actividad de los centros sanitarios privados, encontrando buenos resultados en cuanto a accesibilidad y listas de espera y resultados en salud de diversas patologías y procedimientos (cardiopatía isquémica, cirugía ambulatoria o cirugía de cataratas), destacando además un importante incremento del número de centros privados que han participado en la edición de este año.

Hay que reconocer el esfuerzo de transparencia que se aprecia detrás de estos informes, en los que también, dicho sea de paso, se aprecia un cierto triunfalismo y la necesidad de contribuir al marketing de la Sanidad Privada en España. Es por eso, quizás, que, además de una excesiva reiteración de la palabra “excelente” y una escasa formulación de áreas de mejora, se incurre también en algunas imprecisiones, como interpretar la relación entre un mayor nivel de satisfacción y un menor tiempo transcurrido desde la última consulta como una relación causal entre la frecuencia de utilización y la satisfacción, sin atender a los múltiples factores que pueden influir en la dirección de dicha relación. Pero nada de esto es insalvable ni invalida el trabajo realizado, y la senda abierta de análisis y publicación de resultados, en la que la sanidad pública tampoco va muy avanzada (recordemos la existencia de observatorios de resultados en Madrid y Cataluña, y del portal estadístico del Ministerio de Sanidad), es más que loable, y hace meritorio el esfuerzo que, a buen seguro, se seguirá realizando.

CHPI calidad hospit priv portadaUn poco en la dirección contraria camina el informe de la organización británica CHPI (Centro para la Salud y el Interés Público) en torno a la seguridad del paciente en los hospitales privados británicos (Patient safety in private hospitals – the known and unknown risks), señalando algunas de sus peculiaridades (menor tamañao, menor nivel de gravedad promedio de los pacientes atendidos) y posibles debilidades (menor disponibilidad horaria de recursos humanos especializados y también menor disponibilidad de recursos técnicos complejos, como UCI o equipos médicos de reanimación) frente a los hospitales públicos en ese país, así como al hecho de que no se exige a aquéllos el mismo nivel de publicidad de indicadores que a estos últimos. El informe concluye con la necesidad de que los hospitales privados británicos caminen en la misma senda de transparencia que ya se exige a los hospitales públicos, de forma que los indicadores de resultado sean accesibles para todos los centros y así se pueda hablar verdaderamente de libertad de elección y consentimiento informado en las distintas instituciones sanitarias.

La necesidad de transparencia y publicidad de indicadores y resultados es, pues, una necesidad sentida tanto en nuestro país como en el Reino Unido, y poco a poco se va abriendo paso entre nosotros, aunque aún de forma insuficiente y descoordinada. La necesidad de seguir por este camino es evidente, y hay que felicitar, por ello, a quienes ya lo han iniciado.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x