Pilar Bartolomé (Salud Laboral de CESM): “En Sanidad donde el 60% de profesionales son mujeres, se deben articular medidas que realmente concilien salud laboral y vida familiar”

0
121 Atencion Primaria 3x3 cm

Los problemas de conciliar la vida laboral y familiar cuando se tienen hijos o personas mayores a cargo del trabajador, también afectan al ámbito sanitario, perjudicando especialmente a la mujer que, según el Ministerio de Sanidad, suponen ya el 48,43% del total de médicos y el 84,28% de los profesionales de Enfermería. Así lo considera Pilar Bartolomé, secretaria de Salud Laboral de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) que está de acuerdo, como demostraba recientemente el programa televisivo Salvados, que el sistema de conciliación española está lejos de los de otros países europeos.

En el caso de la maternidad, los médicos cuentan con un obstáculo que les diferencia de otras profesiones: las guardias de 24 horas. En este caso, como señala Bartolomé en declaraciones a CONSALUD.ES, los facultativos tienen un sistema de regulación de guardias común (sin distinciones entre hombres y mujeres), aunque suele ser la mujer la que acaba acogiéndose a las exenciones. “Muchas médicas piden exenciones de guardias por cuidado de menores o bien por tener familiares a su cargo, reduciendo así su número de horas de guardias trabajadas y, por tanto, su salario”, explica Bartolomé. Otra tendencia común para mujeres que están embarazadas o tienen intención de estarlo es decantarse por especialidades MIR que requieran realizar menos guardias “con el fin de conciliar su vida familiar con el trabajo, pero siempre a costa de su propio desarrollo profesional, claro”.

En lo que respecta al período de baja maternal (que en España es de 16 semanas para la mujer, frente a las 28 de media en los países de la Unión Europea), la portavoz sindical recuerda que, en algunas comunidades autónomas, el sistema permite anexar a esta baja el período de lactancia, pero en otras, sin embargo, no. Al igual que, en el caso de los hombres, algunas autonomías permiten tomarse cuatro semanas de baja maternal “para tener una corresponsabilidad”, pero otras tampoco dan esa posibilidad.

Baja por riesgo biológico

Otro de los aspectos que perjudican a la mujer sanitaria, durante su período de gestación, es el riesgo laboral que puede sufrir en determinados servicios o actividades. “Hay especialidades dentro de la Medicina y actividades que serían incompatibles con un embarazo, como estar trabajando en Infecciosas, en salas de rayos o estar subiendo y bajando de una ambulancia, porque puede perjudicar a la mujer y al hijo”, añade Bartolomé. Ante estos casos, la profesional puede solicitar la adaptación del puesto de trabajo y, en caso de que esto no sea posible, la mujer deja de trabajar pero manteniendo el 100% de su salario, que asume la Administración. No obstante, esto no siempre ocurre así, como ya denunció el Sindicato Médico de Andalucía.

Obstáculo para la continuidad laboral

Todos estos derechos plasmados sobre papel, en cambio, no impiden que haya “mobbing maternal” es decir, que la mujer se vea presionada “por reivindicar sus derechos laborales y por razón de su sexo”. Esto, incluso, afecta a la continuidad laboral y el acceso a los empleos en el propio sistema público, como señalan algunos estudios.

Por todo ello Bartolomé considera que “en un mundo donde sanitariamente más del 60% de los profesionales son las mujeres, se deberían articular medidas que realmente conciliarían la salud laboral y la vida familiar”.

Los días libres en periodo menstrual refuerza la discriminación laboral”

En cambio, en relación a la posibilidad de que se cree un régimen de días libres pagados al personal femenino durante la fase menstrual,Bartolomé considera que es “completamente innecesario”. Así lo ha señalado la secretaria de Salud Laboral de CESM al IDEAL.ES en un reportaje que, ante la decisión de la empresa británica Coexit de instaurar una política de descanso a su personal femenino los días que estén con el período, plantea el debate sobre si esta iniciativa debería aplicarse también en España.

“Yo tengo compañeras que sufren unas pérdidas muy abundantes y no se encuentran en la situación idónea para trabajar. Pero la mayoría no necesitamos quedarnos en casa y los permisos por enfermedad ya están contemplados por la Ley en este país”, asevera Bartolomé sin ocultar sus sospechas de que detrás de la iniciativa de Coexit se oculta una “maniobra de marketing”. “Supongo”–agrega con ironía– que si han llegado a este punto es porque tienen solucionados y de forma ejemplar todos los aspectos relacionados con la mujer en el trabajo, como son las bajas por maternidad, la conciliación con la vida familiar, la igualdad salarial, la cooperación entre profesionales o la corresponsabilidad entre empleados, los temas verdaderamente claves y que la mayor parte de las empresas del mundo están todavía debatiendo”.

Fuentes: CONSALUD.ES, 15-03-2016; IDEAL.ES, 11-03-2016

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x