CON FIRMA. “Pesimismo”, por Miguel Ángel García

3
160 Miguel Angel García 3x3 cm

Puede que me esté dejando llevar por el pesimismo. Sí, puede que sí. Con una guerra absurda que provoca miles de muertes y el éxodo de millones de refugiados que llaman a la puerta de una Europa en crisis que hace lo imposible por mantenerse unida incluso a costa de los valores que la hicieron nacer y en la que España capea el temporal de su crisis económica y política a la vez, es difícil no dejarse contagiar por el pesimismo.

Quizás por eso, dos pequeñas noticias aparentemente inconexas entre sí e incapaces por sí mismas de generar grandes titulares me han hecho recordar Elysium, una metáfora fílmica sobre la radical desigualdad posible entre los seres humanos. La primera parte de un informe británico sobre déficits puntuales de profesionales en el sistema sanitario, que se centran principalmente en la profesión enfermera. Curioso comprobar que las restricciones presupuestarias le salen finalmente caras a los hospitales, pues quedarse cortos en personal obliga a contratar con frecuencia enfermeras de refuerzo a través de empresas de contratación, a un coste superior al del personal de plantilla. Ello llevó (página 9 del informe) al National Health Service a pedir al NICE (National Institute for Health and Care Excellence) que iniciara una línea de trabajo para establecer las ratios adecuadas de profesionales en los centros sanitarios… para luego pedirle amablemente que dejara de hacerlo, una vez quedó comprobado que se recomendaban dotaciones de profesionales superiores a las existentes. Mejor que las cosas se queden como están a que se extienda la conciencia de que los servicios recortados son claramente insuficientes para prestar una atención de calidad.

La segunda viene por otros derroteros. La prestigiosa revista de la Asociación Médica Americana JAMA publicaba hace unos números un artículo sobre el avance de la inteligencia artificial en Medicina, que hace cada día más posible la sustitución de los médicos por máquinas que van siendo capaces de crear incluso relaciones empáticas con los pacientes. Desde luego, parece un logro de la inteligencia artificial, pero no sé si no es un signo-síntoma más de una evolución social donde (la mayoría de) las personas son/somos cada vez menos “necesarias”, de forma que la riqueza (y las posibilidades de utilizarla) pueda concentrarse cada vez en menos manos, como ya lo está haciendo en estos momentos. Sin embargo, nadie podría estar seguro en un mundo de este tipo, porque el día menos pensado podría dejar de ser necesario y tan sólo le quedaría vivir de las migajas que pudieran caer de esas manos… Porque serían sólo migajas los servicios que en esos momentos pudieran prestarse con unos presupuestos cada vez más restringidos.

En fin, que sí, que parece que me he dejado vencer por el pesimismo. Que quizás nada apunta a que Elysium sea posible, y que en realidad estamos aún a tiempo de someter la economía a criterios de humanidad y de recrear el mejor mundo posible para todos. A ver si es cierto; el tiempo lo dirá.

Miguel Ángel García Pérez
Médico de familia, máster en Bioética y Derecho. Director médico de la Revista Madrileña de Medicina
Compartir:

3 comentarios

  1. JOSE REPULLO en

    Excelente, Miguel Angel; pero no seas pesimista… sólo son pesadillas pendientes de solución

    1- los hospitales han crecido internamente en tecnología, intervencionismo y plantilla por cama (entre otras cosas porque el denominador de camas ha disminuido): además, los pacientes son más graves, porque los leves los vemos fuera de hospitalización (CMA, CONSULTA, HOSPITAL DE DÍA, ETC); esto hace que la “planta” sea agobiante de cargas de trabajo, particularmente para la enfermería
    En algún momento habrá que redimensionar espacios y plantilla

    2- La inteligencia artificial nos va a ir liberando de algunas subrutinas de decisión y control… pero queda la amplia frotera del caos y la complejidad para seguir reduciendo espacio a la entropía y la ignorancia; y este es el espacio del profesionalismo y de los pioneros… nada mejor que ir dejando atrás las rutinas evitables

    repu

    • Formación y Desarrollo Profesional en

      ¡Gracias! Todo un lujo leerte.
      Estuve tentado de titularlo “Elysium” en lugar de “Pesimismo”. No hablaba tanto de lo que nos puede tocar a nosotros, sino de la evolución a medio plazo. Si seguimos la tendencia de “maquinización” de la actividad humana en una economía des-regulada que concentra la riqueza en lugar de distribuirla, habrá posiblemente unos pocos profesionales más felices por trabajar sin tantas rutinas… ¡y muchos profesionales potenciales buscándose la vida en condiciones poco recomendables!
      Pero bueno, seguro que no es más que una pesadilla…
      MIGUEL ÁNGEL

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x