PROPUESTA OPE. Bolsas de preguntas externas

2
249 Bolsa de preguntas 3x3 cm

Como decíamos ya la semana pasada, suenan vientos de OPE en la Sanidad madrileña, y ya han comenzado las reuniones de trabajo para definir los modelos de convocatoria que tendrán las diferentes categorías profesionales en esa futura OPE. Tras haber recordado cuáles eran los elementos fundamentales de nuestra propuesta, muchos de ellos con cierto componente de ruptura sobre lo que viene siendo habitual en este tipo de pruebas, nos gustaría ir detallando los matices que hay detrás de cada uno de esos elementos. Así promovemos un conocimiento más detallado de los mismos y de sus implicaciones y, a poder ser, un mayor diálogo entre todos, de cara a la posible mejora de los procesos de selección.

Comenzaremos por el tema quizás más complejo y rupturista: la propuesta de que las preguntas de examen se seleccionen aleatoriamente a partir de una amplia bolsa de preguntas externa al Tribunal y actualizada. Hay que recordar el contexto de la propuesta, y es la absoluta seguridad que nos mostraban muchos de los especialistas madrileños de que, incluso con un examen tipo test, habría irregularidades, entre las que destacaban claramente la de la posible filtración de preguntas. Una visita tras otra para explicar las características de la OPE 2015, que está tocando a su fin, surgía la misma certeza, y nos preguntaban qué medidas se tomarían para hacer frente a esa situación.

En aquel momento se habló de seguir con detalle las convocatorias y de exigir a la Consejería de Sanidad la evaluación del proceso, así como el compromiso claro de llevar ante la Justicia cualquier situación que nos pudiera parecer constitutiva de delito. Pero ya nos pusimos, desde aquel momento, el proceso de buscar una regulación más estrictay transparente de los procesos de selección, y uno de los elementos que enseguida nos surgieron como prometedores fue, precisamente, el de la selección de preguntas a partir de una bolsa externa al Tribunal. Tan claro lo teníamos que enseguida compartimos la propuesta con la Consejería, y nuestra sorpresa fue mayúscula cuando, unos días después, escuchamos que el Consejero de Sanidad de entonces, Jesús Sánchez Martos, anunciaba en prensa esa misma medida como parte integrante de un paquete mayor cuyo objetivo era mejorar la tranparencia de las OPE. Eso sí, sin mencionar para nada de dónde había partido la reflexión, sino haciéndola suya, con una novedad importante: que la base de preguntas, más de 5.000, sería abierta y pública de forma previa, lo que garantizaba su igual conocimiento por parte de todos.

He de confesar que la primera reacción de quién esto escribe fue de indignación y total rechazo al hecho de que dicha base fuera pública: cualquier persona, entonces, incluso aún no siendo médico, podría ser capaz de superar el examen de la OPE si tenía suficiente capacidad de memoria. Pero según pasaban los días, me iba pareciendo que la propuesta igual no era tan absurda. Memorizar 5.000 preguntas no parece tan sencillo, si la base fuera pública podría tratarse de preguntas de dificultad elevada, y semejante número de preguntas bien podría recoger todos los conocimientos básicos de cada una de las especialidades. Quizás las 5.000 preguntas en abierto no sean tan mala idea…

Lo que sí queda claro es que se trataría de una propuesta de creación y mantenimiento muy costosos, y no sólo en términos económicos, que también. ¿Quién podría asumir entonces la tarea de producir y gestionar semejante bolsa de preguntas, para cada una de las especialidades? ¿Y de mantenerla actualizada? Realmente, creo que sólo hay una entidad capaz de hacer frente a esta misión, que además cae de lleno en el ámbito de sus competencias: la sociedad científica de cada especialidad. Ahora, ¿por qué querría la sociedad meterse en este fregado? ¿Y a costa de quién?

Se está hablando mucho en estos meses de la necesidad de diseñar procesos de desarrollo profesional sólidos para garantizar la calidad asistecial. Una batería de preguntas de ese tamaño podría ser un magnífico soporte para esos procesos, pues bien podría ser la base de algún manual de estudio basado en preguntas y actualizado periódicamente, como se hace, por ejemplo, para preparar los exámenes de los Board norteamericanos (en un proceso de reacreditación que es referente internacional y que es voluntari0, como exige el Foro de la Profesión en caso de que los procesos de reacreditación lleguen a regularse en España), o bien podría servir como prueba de orientación para personalizar los procesos de desarrollo profesional. Andando el tiempo, y cuando estos procesos estuvieran bien desarrollados, ¿por qué no se podrían confeccionar, en base a esas preguntas, exámenes los que concedieran la idoneidad a los candidatos a una oferta pública de empleo, que con la calificación obtenida en ese examen podría presentarse al proceso selectivo que le interesara con sus méritos profesionales? Esto agilizaría las convocatorias de OPE, que podrían ser más dinámicas, incluso anuales, limitándose a procedimientos de cómputo de méritos (incluida la calificación del examen), y las alinearía con los procesos de mejora continua del conocimiento de sus profesionales. Evitando además duplicidades que no tienen sentido: que las entidades profesionales se encarguen del desarrollo profesional, pero que se dude de ese mecanismo y se mantengan, estúpidamente, procedimientos de re-control como son los exámenes de oposición. 

Concluyendo: la bolsa de preguntas, ya en abierto o incluso también en cerrado, podría ser una apuesta de futuro por un sistema sólido de desarrollo profesional y de selección de personal simultáneamente, con una importante responsabilidad de la profesión en su propia autorregulación. La idea, por tanto, puede ser mejorable, e incluso se pueden buscar alternativas a la misma, pero desde luego supone una idea que, bien pensada, puede contribuir al avance de los procesos de selección de profesionales en España. Al menos, que no digan que las organizaciones sindicales se mueven por la “resistencia al cambio”. A ver quién es quien realmente se resiste a cambiar.

¿Podriamos contar con tu valoración sobre esta idea? Por favor, háznosla llegar a través de este breve cuestionario anónimo. O como comentario a esta entrada. Te lo agradeceremos enormemente, y contribuirás con ello a la definición de (nuestra postura en) los procesos selectivos en el futuro.

Miguel Ángel García Pérez
Médico de familia. Responsable AMYTS de Formación y Desarrollo Profesional. Director médico de la Revista Madrileña de Medicina

 

Compartir:

2 comentarios

  1. Formación y Desarrollo Profesional en

    Muchas gracias, Tomás. Y doblemente, por plantear otra aproximación también válida, en este caso sobre el asunto del temario, y desde vuestra experiencia en este mismo tema que nos preocupa a todos.
    En cuanto a lo que dices del Desarrollo Profesional, efectivamente, no debería verse ni gestionarse como un examen. Lo que hay realmente es una propuesta para que también la sociedad científica pueda sacar beneficio de su responsabilidad sobre la bolsa, pues podría ser una buena herramienta para detectar lagunas formativas, a la vez que servir de base para un guión de repaso/estudio sobre los conocimientos generales de la especialidad. Lo de que pudiera servir como examen para acudir a un proceso selectivo ya sería una posibilidad muy lejana y no sé hasta qué punto deseable o probable, pero quería recogerlo para dar a entender que, efectivamente, es una propuesta de amplio calado con muchos aspectos relacionados que, a buen seguro, el debate aclararía.

  2. Tomas Toranzo en

    Muy interesante. Lo que no veo del todo claro es que el DP se vea como un examen, aunque sea voluntario.
    En Castilla y León, desde CESMCYL hemos propuesto un examen tipo test basado en un temario no muy amplio, centrado en la practica clínica y soportado en una concreta bibliografía, fuera de la cual ninguna pregunta fuese posible. Evidentemente con todos los requisitos para la transparencia en el proceso y los criterios de calidad que deben exigirse a las preguntas

Respuesta a Formación y Desarrollo Profesional Cancelar respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x