GESTIÓN HUMANA. Mimar a los profesionales, la mejor forma de contar con ellos (2)

0
231 Mimar profesionales 3x3 cm

Comenzamos la semana pasada con el análisis de las políticas de retención de profesionales de nuestro entorno sanitario, comparándolas con las que aparecen en el documento titulado “Mejorar la retención de los profesionales. Una guía para los empleadores”, de la organización de empleadores del National Health Service británico. En la anterior entrega estuvimos recorriendo los cuatro primeros epígrafes que recoge dicha guía (análisis de la información existente, desarrollo de valores organizacionales, apoyo a los nuevos profesionales y flexibilización de las condiciones de trabajo), y ya comenzamos a comprobar la profundidad de las diferencias. Vamos a analizar en esta ocasión nuevos aspectos de la comparación.

5. Diseño de trayectorias profesionales

El estilo británico del desarrollo profesional pasa por una entrevista de orientación-evaluación de los méritos completados y de las perspectivas de futuro. Utilizar estas entrevistas para orientar adecuadamente a los profesionales, y proporcionarles los cauces adecuados para su desarrollo (formación continuada, proyectos de investigación, movilidad entre plazas con peculiaridades funcionales diferentes) son algunas de las recomendaciones que aparecen en el informe que comentamos.

Si con esta referencia miramos hacia nuestro sistema sanitario, vemos el descuido más absoluto a que se somete a los profesionales, a los que no se acompaña para nada en el diseño de sus trayectorias profesionales, ni mucho menos se les reconoce adecuadamente las mismas. Basta con contemplar la situación e incidencias relacionadas con el desarrollo de la Carrera Profesional.

6. Jubilación flexible

Dado el elevado número de profesionales, en nuestro caso médicos, que se acercan a su edad de jubilación, se trata de uno de los apartados más importantes a tener en cuenta. Y no precisamente para asustarse, sino para tomar las medidas adecuadas, como pueden ser, dentro del contexto británico, reducir el nivel de responsabilidad cuando éste pueda ser sentido como una carga, poder reducir las horas de trabajo, reincorporarse a la actividad si así se desea tras el inicio de la jubilación, promover la jubilación tardía (incrementando, por ejemplo, la pensión de jubilación una vez que se acceda a ella), tener políticas para compensar la reducción de la pensión si se accede a la jubilación anticipada…

¿Algo de esto ocurre en nuestro entorno? Más bien lo contrario, la jubilación automática y sin miramientos en la mayoría de los casos…

7. Promoción del cambio

Lo más probable es que el cambio institucional que eso conlleva pueda encontrar resistencias en distintos niveles de las instituciones sanitarias. ¿Se recomienda en el documento que analizamos echarse a llorar en un rincón y quejarse amargamente de la llamada “resistencia al cambio”? En absoluto. Se recomienda la valoración de matices a atender mejor, la elaboración de narrativas que ayuden a los interesados a comprender mejor el proyecto, el impulso de valores y actitudes ejemplares en los líderes y directivos, el acercamiento a la realidad cotidiana de la institución…

Ver en el otro a un enemigo no lleva a ninguna parte. Pero eso es lo acostumbrado en nuestros lares.

8. Elaboración de un plan de evaluación y mejora continua

Sería bueno definir desde el principio, una vez conocidos los datos de la situación, las líneas de trabajo a desarrollar con sus metodologías y los procesos de evaluación que se realizarán: definir objetivos, identificar a las personas interesadas / afectadas, determinar tareas y actividades, definir medidas de resultado, identificar las fuentes de datos idóneas para ello (incluyendo, por ejemplo, entrevistas personales con los profesionales que abanonan) y conocer las capacidades y recursos de que se dispone.

Pero primero hay que considerar que ésto es un problema. No es así, en nuestro entorno se prefiere decir que “faltan profesionales”. Y nada más.

Y precisamente, en relación a este último tema, hemos recibido un escrito de una especialista hospitalaria que describe muy bien la situación que nuestra Administración no quiere conocer. La reproducimos a continuación:

Según recogen REDACCIÓN MÉDICA y ACTA SANITARIA, el Director General de Coordinación de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, César Pascual, ha avisado de que en 10 años no habrá suficientes médicos para cubrir las necesidades del sistema sanitario. Ha asegurado que “tenemos que ver qué nos inventamos”.

Este problema tiene una solución sencilla. No hace falta que se inventen nada; está ya inventado. Solo hay que intentar que los profesionales no se sientan maltratados. Porque un médico se siente maltratado cuando tiene una consulta imposible de abarcar. Cuando no puede ni levantarse para ir al baño. Cuando acaba la jornada de mañana y a los 15 minutos tiene que empezar una jornada de tarde. Cuando acaba de trabajar tarde y no cumple el descanso mínimo de las 12 horas que impone el Estatuto de los Trabajadores. Cuando es contratado todos los lunes y enviado al paro todos los viernes, y así durante más de 1 año (caso verídico). Cuando el médico siente que está haciendo el trabajo de administrativo. Y de enfermera, de auxiliar, de celador, de informático…. Cuando por teclear las historias en el ordenador no puede casi ni mirar a la cara al paciente. Cuando la “humanización” es únicamente para los pacientes, pero no para el médico. Cuando se habla de “reconocimiento” de la Carrera Profesional, sin que lleve aparejado ningún tipo de pago económico.

Intenten que los médicos no se vayan a otros países. Es entendible que la gente joven quiera (y deba) salir a buscar nuevos horizontes, a aprender nuevas técnicas. Pero al cabo de unos años, cuando se plantea volver, la diferencia salarial y laboral es abrumadora. Y evidentemente, no vuelven. Otros pocos que vuelven a España por la morriña que impone la tierra, al cabo de unos 2-3 años perciben la realidad que se impone, y vuelven a su plaza en el extranjero (caso verídico). Pero también se están yendo médicos de edad media, por encima de los 50 años, cuando ya los hijos se han independizado o están en condiciones de quedarse en un Colegio Mayor (caso verídico). Intenten que los médicos, en vez de impedir que sus hijos estudien Medicina, transmitan la pasión por la más bonita de las profesiones.

Yo creo que la solución, mejorar las condiciones de los médicos, es relativamente fácil. Y no es excesivamente costosa. Pero, desgraciadamente, creo que esto es simplemente crear una base de opinión para permitirse traer médicos “baratos” de otros países. Que es lo que quieren hacer.

(Continúa)

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x