GESTIÓN HUMANA. La labor de AMYTS junto a los profesionales

0
121 Medicos que cuidan 3x3 cm

Venimos haciendo, desde hace un tiempo, campaña contra la existencia de abusos de poder en nuestras instituciones sanitarias, abusos que constituyen

“un comportamiento malvado, antiprofesional y que puede tener terribles consecuencias adversas en las personas que lo sufren… Degradan a la persona y le impiden alcanzar su verdadero potencial, siendo responsable de la pérdida de un talento profesional valioso” (Informe del Colegio Real de Cirujanos de Australasia)

Pero abusos que, por otro lado, han quedado habitualmente ocultos por el miedo a las repercusiones que su denuncia pudiera tener sobre los profesionales afectados. Por eso, es de agradecer que algunos compañeros hayan tomado la iniciativa y denunciado públicamente algunos comportamientos cuando menos irregulares, que hacen que el problema adquiera una mayor visibilidad. Ante todo ello,

…No podemos consentir estas situaciones, que desmotivan, desmoralizan e incluso destruyen al compañero que las sufre, y que desmotivan, desmoralizan e incluso destruyen equipos y ambientes profesionales. No podemos estar indiferentes a este tipo de corruptelas que se dan en nuestro entorno, aunque nosotros nos libremos y sean otros compañeros quienes las sufren. Tenemos que ser capaces de hacer de los centros sanitarios unos centros de realización personal y profesional de los facultativos, de todo el personal sanitario, y unos centros de servicio auténtico a la población desde lo mejor que aquéllos pueden dar. Con unos profesionales bien reconocidos y bien motivados por las condiciones de ejercicio de la institución, pero también por el trato fraterno (la confraternidad a que de se refiere el art. 37 de nuestro Código Deontológico), amistoso, constructivo y positivo entre profesionales

El asunto es delicado, porque afecta a muchas personas, a cada una de una manera muy “personal”, muy individualizada, incluso con repercusiones psicológicas, y por ello hay que afrontar el tema con delicadeza y cuidado. Pero, eso sí, delicadeza y ciudado que no están reñidas con la defensa clara de la dignidad de todos los profesionales y el compromiso decidido de trabajar por liberar a nuestras instituciones sanitarias de esta lacra. En AMYTS lo tenemos muy claro, y nos vamos a empeñar en ello.

Y es de agradecer que los profesionales reconocen ese compromiso, esa cercanía ante sus situaciones personales, sea ésta cual sea y provenga de la situación profesional que provenga. Recogemos, a modo de ejemplo y, lógicamente, de forma anónima, un agradecimiento que nos ha llegado en estas semanas por la acción realizada desde el área de prevención de riesgos laborales de AMYTS:

…[q]uisiera dejar constancia de mi AGRADECIMIENTO y enorme SATISFACCIÓN por la labor realizada por la Dra VICTORIA VELASCO, responsable de Salud Laboral, y el Dr GABRIEL DEL POZO.

Gabi… escuchó mi problema y me puso en manos de la Coordinadora de Salud Laboral, y por ello, y por seguir desde cerca mi evolución, le estaré siempre agradecida.

Victoria me ha demostrado no solo una especial capacidad de escucha y empatía, sino una disposición encomiable y un saber hacer para reconducir y buscar soluciones a los problemas que hoy en día nos acucian a los que estamos en la primera línea de “batalla”.

No voy a entrar en detalle, porque de todos es conocido cómo cada día, un poco más, nuestra profesión (la más bonita del mundo, pero también de las más sacrificadas) ha caído en “desgracia” en nuestro país, por múltiples motivos.

Sin embargo, descubrir que  existen departamentos o secciones dentro de asociaciones como la de Vds (para mí totalmente desconocidas hasta ahora) dedicados a la SALUD LABORAL, es decir, dedicadas a CUIDAR de los que CUIDAMOS, me parece ESENCIAL y NECESARIO.

Por ellos creo que debe dotárseles de todos los recursos posibles y darlos a conocer a este complicado sector de los dedicados a la salud. Porque como yo estaba, están muchísimos de mis compañeros, y si no “buscamos” esa ayuda, o esa ayuda no se da conocer, nuestras “desgracias” irán  en aumento.

Cuando, además, al frente de estos departamentos se encuentran personas con la valía de Victoria, entonces tienen Vds. un tesoro. Y me congratulo y a la vez sorprendo, porque dicha valía radica fundamentalmente en todo lo comentado previamente, pero sobre todo, en lo que cada vez viene siendo más escaso entre nosotros, y más en el ámbito laboral: la HUMANIDAD.

Por favor, me gustaría trasladen dichas felicitaciones y agradecimiento a estas dos personas, y que como responsables máximos de esta Asociación apoyen y proporcionen aliento y alas a estos profesionales para que puedan continuar con su labor.

Pues desde luego que asumimos ese compromiso, y que estamos y estaremos implicados contra todas las realidades que puedan condicionar negativamente el ejercicio de esta profesión, “la más bonita del mundo, pero también de las más sacrificadas”. Y en el esfuerzo por garantizar instituciones sanitarias realmente humanizadas y humanizadoras.

Miguel Ángel García Pérez
Médico de familia. Director médico de la Revista Madrileña de Medicina

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x