¿Preparados para la entrada en vigor de la reforma de la IT?

0

Tal y como prevé el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración, publicado en período pre-vacacional para evitar el ruido mediático de la temida oposición de las organizaciones profesionales, el próximo día 1 de septiembre entra en vigor el nuevo proceso de gestión de la incapacidad temporal. Con este motivo, la Dirección General de Atención Primaria está haciendo llegar a los centros de salud madrileños un resumen de los cambios más significativos que se producirán a partir de ese momento.

En concreto, los cambios más significativos a tener en cuenta por los profesionales médicos se concentran en la periodicidad de los “partes” y en el seguimiento y control del proceso de incapacidad:

  • en cuanto a la periodicidad de los llamados “partes de confirmación” (denominados en el RD “declaraciones de confirmación de baja”), se intenta reducir la carga burocrática  del proceso mediante la racionalización del ritmo de emisión y entrega de los mismos, intentando adaptarlo a las peculiaridades del proceso:
    • en los procesos de menos de cinco días, en el mismo acto de emisión de la declaración de baja se podrá incluir la fecha prevista de alta (que podrá ser revisada, a iniciativa del paciente, si éste cree no haber recuperado la capacidad para trabajar en esa fecha)
    • en los procesos entre 5 y 30 días, la primera declaración de confirmación de baja no podrá demorarse más de 7 días, y el egundo no deberá espaciarse más de 14 días a partir del primero
    • en procesos de entre 31 y 60 días, los plazos correspondientes serán inferiores a 7 días para la primera declaración y a 28 días para la segunda
    • en los procesos que superen los 61 días, los plazos no deberán superar los 14 para el primer parte y 35 para los subsiguientes., hasta completar el tope de 365 días, momento en el cual el proceso pasa a control del INSS.

Para ello, la declaración de baja deberá recoger el período previsto de incapacidad (con la ayuda de unas tablas de duración óptima que se harán llegar a los profesionales ¿?) que podrá ser cambiado en cualquier momento, de forma justificada, mediante la emisión de una declaración de confirmación que incluya el nuevo período previsto de duración. El alta médica podrá declararse en cualquier momento, en cuanto esta se produzca, con la emisión de la correspondiente declaración médica. Este proceso, en caso de contingencias comunes (no profesionales) es responsabilidad del facultativo del servicio sanitario público que atienda al paciente.

  • en cuanto al proceso de seguimiento y control, el médico responsable de la emisión de las declaraciones de baja y confirmación deberá emitir, adicionalmente, un informe complementario de situación cada segundo parte de confirmación en los procesos cuya duración estimada supere los 30 días; además, trimestralmente, la Inspección deberá emitir un informe de control, que podrá encargar al médico responsable. Las mutuas tendrán acceso a la documentación generada en el proceso de incapacidad temporal, y emitir un informe motivado de alta cuando lo crea conveniente, que deberá ser respondido por la Inspección, tras ponerse en contacto con el médico responsable, en un plazo máximo de cinco días (de forma transitoria, durante los seis primeros meses del nuevo proceso de IT, este plazo será de 11 días). Tanto el médico como el inspector podrán oponerse a dicha propuesta, o asumirla, emitiendo la correspondiente declaración de alta.

Son varias las dudas que quedan pendientes de resolución. Por un lado, no queda claro qué ocurrirá con los procesos de IT en marcha, aunque al no ser mencionados en el texto, parece desprenderse que, automáticamente, pasarán a adaptarse al nuevo procedimiento; además, la Disposición transitoria primera establece que hasta la difusión de los nuevos partes de declaración de baja, confirmación y alta, con su respectivo respaldo informático, seguirán válidos los anteriores, con su correspondiente mecanismo de tramitación, aunque no se dice nada sobre el ritmo temporal de su emisión, pudiéndose entender que pase a ser el recién definido, dependiente de la duración del proceso. Y como parece que los sistemas informáticos no estarán adaptados para la nueva situación en la fecha prevista, que además coincide con la reincorporación de muchos profesionales de sus vacaciones, sería conveniente aclarar este tipo de cuestiones, que no aparecen aclaradas en las instrucciones-resumen distribuidas por la Dirección General de Atención Primaria.

Y no olvidemos que todo esto cae sobre un terreno ya bastante criticado por las organizaciones profesionales, con las que no se ha contado suficientemente a lo largo del proceso, y que denuncian el excesivo poder concedido a las Mutuas, desde una cultura de la sospecha en torno a los médicos del sistema público sanitario y la arbitrariedad de algunos de los plazos reconocidos en las tablas de duración óptima a las que alude el decreto. Si es motivo de alegría que se pueda generar una reducción de la carga burocrática (y habrá que ver si esto se confirma), no lo es tanto que sea a costa de tantas lagunas. Iremos viendo cómo se desarrollan los acontecimientos.

Texto del Real Decreto.

Texto del resumen realizado por la Dirección General de Atención Primaria

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x