CON FIRMA. “Por eso escribo”, por Ana Giménez

0
106 Ana Gimenez 3x3 cm

De nuevo en el horizonte las elecciones sindicales.

A bote pronto, poca ilusión por parte de los médicos. Y por eso escribo.

Hace ya dos lustros que trabajo con para este sindicato profesional, porque entiendo que estoy en el único sitio que constitucionalmente me permite luchar por las condiciones de trabajo de los médicos.

A los médicos nunca nos ha gustado lo de sindicalismo, y por esa repulsa hemos buscado otros foros para la defensa de nuestras condiciones laborales: las sociedades científicas, el colegio de médicos (bueno, en relación al colegio creo que la imagen que de él tienen los facultativos tampoco es idílica, al menos en Madrid). Pero no valen. No tienen validez legal. Dice la Constitución en su artículo XX que es la representación sindical la que está establecida para la negociación y a ella nos debemos. Por lo tanto, si queremos defender las condiciones laborales de los médicos como trabajadores, no nos queda más remedio que seguir buscando una representación sindical suficiente como médicos. Y por eso escribo.

Desde aquí muchas veces hemos hablado de la necesidad de que la profesión esté unida para así tener fuerza. En este sentido hemos sido promotores a todos los niveles tanto general de los médicos como específico de Atención Primaria , tanto a nivel nacional como a nivel de la Comunidad de Madrid, para la creación de órganos colegiados que reúnan a toda la profesión (colegio, sociedades científicas y sindicato profesional) y tomen posturas comunes ante los problemas que nos acucian. Pero sin sustrato legal subyacente para conseguir que lo que desde ahí se negocie tenga validez, seguimos necesitando el sindicalismo.

Y ya que el sindicalismo es necesario, quiero luchar porque el sindicalismo que necesitamos sea el sindicalismo que AMYTS ofrezca, construido por todos los médicos, construido para todos los médicos. Y para eso necesitamos a todos.

Otros sindicatos autonómicos, como Metges de Cataluña, han sido capaces de concienciar a los médicos de Cataluña hasta tal punto que aproximadamente el 50% de los médicos de Cataluña están afiliados. Y con esa fuerza, cuando Metges amenaza, la Administración escucha. QUIERO ESO PARA MADRID. Quiero que cuando los médicos de Madrid, de la mano de AMYTS, se planten ante una injusticia que ninguna crisis justifique, la Administración no tenga más remedio que escuchar. Y actuar.

Pero para conseguirlo, es imprescindible que médicos de a pie, delegados sindicales, miembros de sociedades científicas o colegios profesionales que representan en distintos aspectos a los médicos seamos capaces de cambiar nuestras preferencias y nuestras desavenencias y decidamos ser los protagonistas de nuestra profesión. Par evitar que otros actores de la sanidad decidan por nosotros. Para conseguir que las decisiones importantes que afectan a nuestra profesión se tomen teniendo en cuenta a los profesionales que trabajan en ella día a día.

Más nos vale: por el de nuestro bien y por el de nuestros pacientes, que no clientes. Porque cuando no se escucha a las personas que conocen la profesión, cuando se toman decisiones importantes con repercusiones asistenciales atendiendo a criterios alejados de los profesionales, aparecen consecuencias que no son positivas: desmotivación, divergencia de expectativas, fracasos organizativos…

Esto ya ha ocurrido, al menos en Madrid. Por criterios políticos se procedió al desmantelamiento del Hospital Carlos III, aunque pusimos el grito en el cielo explicando que era un centro único en su especialidad. Luego hubo que reabrirlo. Todos conocemos la historia.

Escribo para decir a los médicos que para tener fuerza tenemos que usar las armas que tenemos disponibles. Porque soy médico, soy de AMYTS.

Ana Giménez Vázquez
Presidenta del sector de Atención Primaria, AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x