CON FIRMA. “La deuda del SAR”, por Sheila Justo

0
106 Sheila Justo 3x3 cm

La Ley 6/2011, del 28 de Diciembre, establece la jornada laboral para empleados públicos en 37,5 horas semanales. Posteriormente, tras la Resolución del 29 de Enero de 2013, desde la Dirección General de Recursos Humanos del SERMAS, se dictan instrucciones en materia de la jornada laboral efectiva del personal con nombramiento en los SAR de Atención Primaria, quedando fijada en 1.536 horas efectivas de trabajo en cómputo anual.

A efectos prácticos, esto significa que siendo 4 equipos, médico-enfermera, para cubrir el servicio del SAR se necesitan unas 1390 horas anuales por empleado. Por lo tanto se crea un déficit aproximado de 146 horas anuales.

Ante esta situación se plantea la siguiente problemática: cuando acontece una ausencia de un empleado el resto de los empleados, médico o enfermero, han de cubrir el servicio ya que tienen un déficit de horas a realizar. Esta situación hace que independientemente de tu vida personal (viajes, eventos personales, etc…) siempre has de estar pendiente de las posibles demandas que se generen en el servicio. Adicionalmente esta situación se agrava, ya que la deuda nos condiciona desde el día 1 de Enero de cada año y con carácter acumulativo del año previo durante los primeros 6 meses de cada año.

Después de la reunión con la Dirección Asistencial, salí con la clara idea de que los trabajadores del SAR no queremos tener deudas. Considero que el hecho de disponer de retenes solventaría esta problemática, como antes existía, ya que la plena disposición a la que nos enfrentamos por esta deuda hace que estemos “disponibles” las 24 horas los 365 dias. Y esto no está reconocido.

Además, se ha quitado a cada jornada de 12 horas el solapamiento entre turnos que tan necesario es, por la propia función de atención continuada que ejercemos. El horario que era de 20:30-8.30, para solapar en media hora con atención primaria, se vio reducido en 1 hora, 21.00-8.00 con el consiguiente descuento en cada guardia de una hora que se suma al déficit. Y aquí ya no me preocupa tanto el déficit como el beneficio para el paciente de esos 30 minutos.

Por otro lado, en Atención primaria por el reconocimiento del 4º y 5º Moscoso, se ha realizado un descuento de jornada que en el SAR no se ha reconocido ni planteado en parte proporcional.

Esperemos que el déficit del que hablo no signifique en ningún caso un recorte en las plantillas de personal para reajustar horarios. Hay que tener en cuenta que la situación del SAR no es fácil: la soledad, la distancia, la red carreteras en la nocturnidad, las jornadas exclusivamente de nocturnidad y festivos, ausencia de formación formalizada y especifica con valoración de conocimientos … y además, ahora, LA DEUDA DEL SAR.

Sheila Justo
Médico del Servicio de Atención Rural (SAR) de Chinchón (Madrid)

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x