CON FIRMA. “En el SUMMA 112, el 25 no es Navidad”, por Rafael de la Guerra

0
194 Rafael de la Guerra 3x3 cm

Una vez más me veo obligado a escribir unas líneas de protesta para denunciar la discriminación que sufrimos los médicos del SUMMA 112 por parte de la Administración madrileña.

En esta ocasión, y con la proximidad de las fiestas navideñas, salta a la vista cómo, para la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, no todos los médicos somos iguales: los hay de primera y de segunda. Me estoy refiriendo a la injusticia, flagrante y a todas luces ofensiva, que supone la retribución de las guardias realizadas los días más sensibles de la Navidad, esos que nos gusta pasar con nuestras familias en la calidez del hogar, por tradición, por costumbre, por sentimiento…

Todos sabemos a qué fechas aludo en concreto: las guardias de los días 24, 25 y 31 de diciembre; 1 y 6 de enero. Éstas son fechas muy importantes, ya que están marcadas por una carga emocional especial porque, desde niños, desde que tenemos uso de razón, las asociamos con reuniones familiares, encuentros, reencuentros, alegría… Y también –cómo no, y cada vez más, según nos vamos haciendo mayores- con ese punto de nostalgia y tristeza que nos invade al recordar a los que ya no están entre nosotros, a esos seres maravillosos y entrañables que han sido protagonistas de tantas y tantas Navidades inolvidables y que se han ido este año, o –tal vez, y por desgracia- hace ya muchos años –siempre son demasiados-, pero que en estas fechas están tan presentes en nuestro corazón como si el tiempo no hubiese pasado, como si se hubiese detenido de golpe.

Es por esto por lo que estar de guardia esos días –sobre todo esas noches- nos supone un plus de penosidad. Sí, ya sé que es nuestro deber, ¡por supuesto! Eso nadie lo niega, las urgencias se dan en todo momento, no entienden de horas ni de fechas, y para eso estamos nosotros, con la cabeza bien alta – aunque con el corazón un poquito triste- al pie del cañón; como siempre, listos para actuar allí donde alguien nos necesite. Esa es nuestra elección y nuestra prioridad: servir a la sociedad, auxiliar a los enfermos, asistir a los moribundos, rescatar a los accidentados en la carretera… Para eso nos hicimos médicos, y por eso mismo nos sentimos muy orgullosos, y no conocemos otra forma mejor de dar sentido a nuestra vida.

La Administración –que también tiene su corazoncito; no olvidemos que la forman personas de carne y hueso, como nosotros-, sensible y consciente de lo que he expuesto, intenta compensar –de la única forma que puede, es decir, económicamente- a los médicos que se ven obligados a separarse de su familia en esos días. Así, en Madrid, en el año 2007 se publicó esta orden en el BOCM: “El personal facultativo que realice guardias los días 24, 25 y 31 de diciembre y los días 1 y 6 de enero, percibirán por guardias médicas el doble del valor fijado para la hora de atención continuada por guardias médicas.”

Pero –siempre hay un “pero”- este gesto maravilloso, justo y humano, tras materializarse y hacerse extensivo a todos los médicos durante –creo recordar- dos años, de pronto, y por motivos que no alcanzo a comprender, dejó de aplicarse al sufrido y siempre maltratado –lo siento, pero es así- SUMMA 112. Ahora, ya sólo es Navidad para los médicos de hospital; a nosotros nos pagan las guardias al precio de cualquier otro día del año. Alguien ha decidido que los médicos del SUMMA 112 no tienen derecho a ese reconocimiento crematístico y testimonial.

¿Por qué ese agravio comparativo, ese menosprecio, esa arbitrariedad? No me lo explico, como supongo que les sucede al resto de mis compañeros. ¿Qué, o quién, puede justificar semejante despropósito?

Tal vez el Consejero de Sanidad pueda explicar este trato discriminatorio entre unos médicos y otros. Yo desde aquí le pido al señor Consejero –y a quien corresponda este asunto- que vuelva a aplicar esa remuneración por guardia de Navidad a los médicos del SUMMA 112.

La orden del BOCM de 2007 me parece un gesto maravilloso y que honra a la Administración de nuestra Comunidad de Madrid. Es de justicia y motiva a los trabajadores, que vemos reconocida y valorada nuestra actividad laboral en estas fechas. Pero, por favor, no hagan diferencias absurdas e injustas entre los mismos profesionales, basándose sólo en si trabajan dentro o fuera de un hospital. Es completamente absurdo, disparatado, insultante, humillante y fuera de toda lógica y justicia.

Luego, también rogaría que no aparezcan nuestros “jefes” por las bases del SUMMA 112 para hacerse una “simpática” foto brindando con el personal de guardia y tomándose un trozo de turrón. Ese gesto, que sólo hacen de cara a la galería, no vale de nada –a mí, personalmente, me resulta ofensivo- si a la vez nos están haciendo de menos respecto a nuestros compañeros de los hospitales. Cuando nos paguen ese doble por guardia, entonces –y sólo entonces- su visita será, presumiblemente, sincera, y no olerá a demagogia.

Así que, queridos compañeros de fatigas del SUMMA 112, feliz Navidad, a pesar de que ya sabéis que la Administración nos considera de segunda división, como lo demuestra el hecho de que no nos considera “dignos” –como sí lo hizo durante un par de años- de recibir ese reconocimiento simbólico que tanto se agradece y que me parece de justicia. Ya sabéis, si alguno de “los de arriba”, se acerca a felicitaros la Navidad cuando estéis de guardia, mandadlos al hospital –en el buen sentido, claro-, ya que allí es donde están sus médicos preferidos.

Ojalá dentro de un año esta injusticia se haya solventado y vuelvan a darnos el “aguinaldo” que tan injustamente nos han retirado.

De todos modos, desde aquí aprovecho para desear una muy feliz Navidad a todos –incluso a esos que nos discriminan-. Ya sabéis que es éste un tiempo de paz y cariño. Para pelearnos ya tenemos el resto del año...

Rafael de la Guerra Gallego
Médico, SUMMA 112. Doctor en Medicina
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x