El Supremo veta que Interior dé a los presos fármacos distintos a los recetados por los médicos

0
Fármacos

El Tribunal Supremo ha anulado parcialmente una orden del Ministerio del Interior que permitía administrar a los presos enfermos medicamentos de diferente composición a los que les habían prescrito los médicos. El Supremo corrige al Tribunal Superior de Justicia de Madrid que había dado la razón al Gobierno frente al recurso presentado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos contra la instrucción dictada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero en septiembre de 2011, amparada en la “racionalización del gasto” en plena fase de recortes. “Ni la política de racionalización del gasto público ni la singularidad del contexto penitenciario son suficientes para que en este ámbito, y en virtud de una instrucción como la aquí controvertida, pueda permitirse la sustitución de los medicamentos prescritos por el médico por unos términos menos estrictos que los fijados en la ley”.

El Supremo anula los artículos 4 y 5 de la instrucción dictada por Interior y dirigida a todas las cárceles -que son las que gestionan la sanidad de los reclusos-, que permitían que los farmacéuticos de las prisiones cambiaran los medicamentos prescritos por los médicos por otros de “diferente composición” y “diferente estructura química original”, aunque de “similar mecanismo de acción” que consideraba “clínicamente equivalentes”.

La orden del gobierno se encuadraba en el llamado “Programa de Intercambio terapéutico”, un plan que según los jueces del Supremo incumple la ley de garantías y uso racional del medicamento, de 2006, que fija “con claridad” que la posibilidad de que un farmacéutico sustituya el medicamento prescrito por el médico por otro diferente solo se admite “de forma excepcional” y, “en todo caso”, el fármaco de sustitución deberá tener “igual composición, forma farmacéutica, vía de administración y dosificación” que el prescrito. Además, el Supremo recuerda que los pacientes deberán ser informados de este cambio, algo que no establecía tampoco la instrucción de Interior.

Fuentes: EL PAÍS, 01-04-2016 (pág. 26 de la edición impresa)

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x