El Infanta Sofia amarga las Navidades a sus médicos por no pagar a tiempo las guardias

0
118 Pagar las deudas 3x3 cm

Si hace unos días EL CONFIDENCIAL denunciaba la situación que vivían los médicos residentes del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, ahora se hace eco de la situación de los trabajadores del Hospital Infanta Sofia que sufren retraso en el cobro de las guardias -ver primera información del Boletín de AMYTS de ayer-. Y es que muchos de sus profesionales cobrarán las jornadas extra realizadas entre el 17 y el 30 de noviembre varias nóminas más tarde, una situación complicada dadas las fechas tan especiales en las que nos encontramos.

Esta situación tiene que ver con una decisión tomada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid hace algunos meses. El ente público decidió integrar en el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) la gestión de seis centros que se querían externalizar. Así, las empresas públicas que gestionaban el Infanta Cristina (Parla), el Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), el Infanta Leonor (Vallecas), el Sureste (Arganda del Rey), el Henares (Coslada) y el Tajo (Aranjuez) fueron extinguidas, pasando estos hospitales a depender de manera directa por el SERMAS. Ahí nació un problema que aún no está resuelto.

EL CONFIDENCIAL se ha puesto en contacto con Ángela Hernández Puente, presidenta de Atención Hospitalaria de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), para arrojar luz sobre este asunto: “Consecuencia de este cambio de gestión, estos seis hospitales pasaron a seguir el mismo criterio que siguen el resto de centros gestionados por SERMAS: parte de la nómina de noviembre se pasaba a cobrar en enero. El problema ha llegado en la forma de comunicarlo a sus trabajadores”, afirma la doctora Hernández. Una situación que no hará más que complicar las Navidades a los trabajadores del Infanta Sofía.

Cuatro de estos hospitales no han tenido ningún problema, “llegando a un acuerdo por el que se realizaba una estimación de las guardias de noviembre por planillo, pagándolas en la extraordinaria de diciembre”. La gerencia del Infanta Leonor preguntó a sus jefes de servicio de qué manera solucionarlo “y decidieron que las guardias de noviembre se pagaran en enero”. El problema llegó con el Infanta Sofia: “Allí presentaron que las guardias del 17 al 30 de noviembre no se pagarían hasta el año nuevo, que la decisión era así y que venía impuesta desde arriba”, afirma Hernández. “El malestar llega por la forma de comunicarlo”, incide.

El mayor problema radica en la comunicación de esta situación. Muchos trabajadores habrían aceptado esta situación -normal en el resto de hospitales públicos de Madrid- si se les hubiera avisado con tiempo. El cambio de gestión ha provocado que este sea el primer año que los trabajadores de estos centros se tengan que atener a la nueva normativa, pero muchos de ellos no han sido informados debidamente, por lo que muchos trabajadores decidieron fijarse guardias en esas fechas, que ahora no percibirán antes de Navidad, con lo que eso supone en fechas en las que aumenta significativamente el gasto de las familias.

“Se tratan de guardias muy importantes, sobre todo por las fechas en las que nos encontramos”, confiesa Hernández, además de añadir que “la mayoría de los afectados son médicos, pues hay muchos adjuntos que sólo hacen guardias y que no van a percibir nada por este periodo hasta más adelante”. Desde el sindicato aseguran que han buscado una solución “por los cauces reglamentarios, contactando con el director médico y con recursos humanos, pero no hemos encontrado respuesta”. Los cálculos estimados sobre las cantidades que los médicos no percibirán en estas fechas están cerca de los 70.000 euros.

“Es un palo en los riñones”

El caso se complica en determinadas unidades del Infanta Sofía, donde buen parte de los trabajadores sólo hacen guardias. Un trabajador relata a EL CONFIDENCIAL la situación que atraviesan: “La mitad de la plantilla de mi servicio sólo realiza guardias. Piensa que la media de edad aquí es de 35 años, así que hay mucha gente que tiene que pagar hipotecas, que tiene niños…”, confiesa este miembro del centro sanitario. “Lo que más nos duele es que han sido muy poco empáticos, no han tenido ninguna sensibilidad. No sabemos si por falta de interés, por desconocimiento o por negligencia, pero es un palo en los riñones complejo”, afirma.

De momento, lo que los trabajadores lamentan es no saber cómo se va a solventar el agujero que se les ha creado en las nóminas del mes de noviembre a corto plazo. Son conscientes de que, en algún momento, se les reembolsarán estas cantidades, pero a corto plazo se encuentran con un vacío económico importante en algunos casos. Incluso los trabajadores son los que ofrecen soluciones al problema: “Se ha hablado de intentar llegar a un acuerdo para que, al menos, paguen las guardias hechas hasta el 24 de noviembre; en el peor de los casos, tendremos que solicitar un adelanto de la próxima nómina”, asegura.

“No ha existido ningún tipo de comunicación personal, no nos han dicho nada cara a cara. Sólo llega una vez nos ponemos en contacto con el sindicato, cuando hay una reunión oficial”, asegura este trabajador. “Los trabajadores se encuentran muy disgustados, porque entendemos que desde el Infanta Sofía no se ha tenido ninguna preocupación de contactar con el resto de centros para evaluar cómo lo han hecho”, confiesa. EL CONFIDENCIAL se ha puesto en contacto con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que derivó la comunicación al propio Hospital, que ha asegurado que dará su versión a este medio.

Fuentes: EL CONFIDENCIAL, 21-12-2016

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x