El fallo sobre los pactos de gestión de Madrid establece que la reorganización que cambie las condiciones laborales debe pactarse y no solo consultarse

0
149 Cambios SERMAS 3x3 cm

Los efectos de la sentencia del Tribunal Supremo que ha anulado los pactos de gestión del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) podrían ir más allá de las listas de espera: acaba con una diferencia entre los estatutarios y el resto de funcionarios que da alas a los sindicatos para hacer más presión para negociar cambios organizativos en los servicios sanitarios.

El Supremo señala que el artículo 80.4 del Estatuto Marco ha quedado desfasado. Según dicho artículo, no era obligatorio negociar los cambios organizativos: si podían tener repercusión sobre las condiciones de trabajo, procedía sólo la consulta en la Mesa Sectorial. Pero el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) abre en su artículo 37.2 esta materia a negociación y para el Supremo no hay razón objetiva para un trato diferenciado, por lo que considera el anterior artículo derogado.

El propio consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, habló el pasado jueves en la Asamblea de “una nueva interpretación judicial”, pero defendió que la sentencia no anulaba los pactos vigentes (los 55 anulados eran del periodo 2014 y 2015, activos cuando se interpuso la demanda) y que, en cualquier caso, no cuestionaba el modelo, solo su aplicación.

DIARIO MÉDICO destaca que tanto CCOO como AMYTS, los sindicatos que llevaron los pactos a los tribunales, confían en que Sanidad inicie cuanto antes la negociación de los próximos pactos. El miércoles hay una mesa sectorial en la que previsiblemente se abordará este tema.

Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, cree que mantenerlos es “una falta de respeto a jueces y profesionales: las bases de aplicación, o sea, la no negociación, han sido las mismas”.

Los sindicatos creen que la mejor solución a las listas de espera implica recuperar el empleo perdido durante la crisis. Ezquerra añade que los pactos han sido fuente de conflictos: no se aplicaban en todos los servicios, el trabajo de tarde y de fin de semana repercutía en profesionales no adscritos, tenía efectos en el reparto general de objetivos…

FuentesDIARIO MÉDICO, 19-02-2018

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x