EDITORIAL. “Sabemos que tenemos razón”, por Daniel Bernabeu

0
198 Daniel Bernabeu 3x3 cm

Empezamos junio y suben las temperaturas. Ya se siente el verano. La temperatura también sube en Sanidad, a la par que los incumplimientos de la Consejería con sus trabajadores se suceden.

Las reuniones con la Dirección General de Recursos Humanos se configuran como una pantomima para salvar la cara ante la Justicia de sus decisiones unilaterales, algo que el Estatuto Marco les permite con absoluta impunidad. Prueba de ello es que los últimos procedimientos de interinización y la última OPE se han ejecutado sin el acuerdo de AMYTS, por considerarlos claramente insuficientes y sujetos a una excesiva opacidad y arbitrariedad. Para colmo, las pocas promesas realizadas sobre peticiones clamorosas de AMYTS, como la reactivación administrativa de la Carrera Profesional, se han visto envueltas en una sucesión de dimes y diretes dignos del “camarote de los hermanos Marx”, a cargo de los Presupuestos Generales de la Comunidad para el 2017.

Para AMYTS, la conclusión de este semestre de 2017 ha sido clara: tenemos una Consejería de Sanidad intervenida por Hacienda, que es quien realmente manda y toma las decisiones de peso; y un consejero títere, sin capacidad ejecutiva y dedicado a labores propias de una Presidencia Honoraria de la Cruz Roja. Como respuesta, AMYTS ha hecho importantes esfuerzos por aunar todas las voces para reclamar a la presidenta de la Comunidad que se moje como interlocutora de las decisiones políticas que afectan a la Sanidad. AMYTS, con AFEM y con el Colegio de Médicos, han hecho un intento negociador para intentar desbloquear la Carrera Profesional directamente con Cristina Cifuentes, y que ha recibido por toda respuesta una amable indicación de que tiene cosas más importantes en las que “perder” el tiempo.

AMYTS también se ha sumado a todas las organizaciones de la Mesa Sectorial para reclamar el cumplimiento de los acuerdos pactados (jamás hemos conocido un gobierno que se saltase tan alegremente todo tipo de normas y compromisos) y la puesta en marcha de medidas que palien el maltrato laboral que viven médicos y profesionales sanitarios diariamente.

La necesidad de un intermediario negociador competente, y con capacidad de decisión y ejecución, es cada vez más acuciante. Cristina Cifuentes tiene una responsabilidad muy importante en este asunto, y debe designar a la mayor brevedad posible a alguien con capacidad para asumir los acuerdos y los desarrollos normativos que se precisen; o bajar ella misma a la mesa de negociación y demostrar que es la líder que dice ser; no sea que al final lleguemos a la conclusión de que estamos ante una política más del montón, protegida por una corte de aduladores y asesores.

El maltrato laboral a los médicos está llegando a cotas insoportables, y los sucesivos escándalos de corrupción y de desviación de fondos públicos solo afirman el sentimiento de tomadura de pelo y la indignación. Basta ya de esconder la cabeza, Sra. Cifuentes, y de marear la perdiz. Los médicos necesitamos respuestas y soluciones ya. Nos estamos cansando.

Daniel Bernabeu Taboada
Médico especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario La Paz. Presidente de AMYTS.
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x