EDITORIAL. “Reflexiones desde mi desesperanza”, por Gabriel del Pozo

0
268 Gabriel del Pozo 3x3 cm

Inicio mi editorial haciéndome una pregunta: ¿realmente estamos en una democracia, una de verdad?

Ya sé que suena fuerte lo que acabo de preguntar, pero es que si nos vamos a la definición que da la Real Academia: (4. f. Forma de sociedad que practica la igualdad de derechos individuales, con independencia de etnias, sexos, credos religiosos, etc.), cada vez me asalta más la duda, pues aquí los derechos individuales están en función de la comunidad autónoma en que residas y no del estado al que perteneces. Si, además, nos atenemos al origen etimológico de la palabra gobernar, “dirigir la nave”, cada vez parece que esto se cumple menos: hay tantos “directores de nave” en la misma que al final no se sabe quién marca el rumbo, que lo importante no es llegar al destino fijado sino que yo siga teniendo la capacidad de determinar el rumbo… Es más importante el medio que el fin para nuestros gobernantes, no así para los gobernados, que estamos dando vueltas y cada vez más perdidos.

Todo esto viene a cuenta de diversas situaciones que se han dado últimamente, y de otras que colean desde hace años:

  • En los últimos días hemos visto como nuestros gobernantes, haciendo un alarde democrático, no han sido capaces de ponerse de acuerdo en la existencia de un solo modelo de tarjeta sanitaria válida en todo el territorio del estado; pesan mas los colores individuales de cada uno que un contenido común, eso si, con la justificación de que esa centralización hacía perder poder autonómico.
  • Nuestros gobernantes están muy preocupados ya desde hace tiempo, preocupación agudizada en determinados periodos como éste de verano, por la falta de médicos en determinados puestos, pero son incapaces de coordinar un proceso único de acceso al Sistema Nacional de Salud que les dé seguridad y movilidad en el mismo, como puerta de entrada a los sistemas de salud autonómicos… Corren para hacer sus pruebas selectivas especificas lo mas descoordinadas posibles para así poder robarles profesionales a las otras autonomías, sin querer darse cuenta de que el que no quiera quedarse ahí, tarde o temprano los abandonará.
  • No son capaces de fijar los mismos criterios para que tengamos una Carrera Profesional única en todo el Sistema Nacional de Salud. ¿Es que los méritos para acceder y progresar a otros niveles de los profesionales de Madrid o de Extremadura, por ejemplo, deben ser distintos? ¿El trabajo que hacen es distinto? ¿No están dando los mismos cuidados y prevención de la salud?¿Es que en Madrid “la patología del churro” es muy específica, y en Extremadura ocurre lo mismo con “la patología del jamón de bellota”? Si el profesional que se inicia tiene que tener los mismos conocimientos y el profesional que alcanza el máximo grado también tiene la misma excelencia, ¿por qué la diferencia de requisitos para pasar?, ¿por qué la diferencia de remuneración?, ¿por qué tantas diferencias entre unos modelos y otros? y, sobre todo, ¿por qué tantas trabas a la unificación?

Señores gobernantes, hagan un ejercicio democrático y pregunten a los pobres ciudadanos, mareados de tanto ir en barcos sin rumbo, qué es lo que realmente quieren. Igual se sorprenden de la respuesta, o igual me sorprendo yo y debo desdecirme de todo lo expresado anteriormente…

Por favor, escuchen y piensen en el bien común, y no caigan en la soberbia de los círculos viciosos de Joaquín Sabina:

-Quisiera hacer lo que ayer, pero introduciendo un cambio.
-No metas cambio, Silario, que está el jefe por ahí.
-¿Por qué esta de jefe?
-Porque va a caballo.
-¿Por qué va a caballo?
-Porque no se baja.
-¿Por qué no se baja?
-Porque vale mucho.
-¿Y como lo sabe?
-Porque esta muy claro.
-¿Por qué esta tan claro?
-Porque está de jefe.
-Eso mismo fue lo que yo le pregunté ¿Por qué está de jefe?

Gabriel del Pozo Sosa
Médico de familia. Vicesecretario General AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x