EDITORIAL. “No queremos sólo migajas”, por David Laguna

0
142 David Laguna 3x3 cm

Aunque a muchos nos pese, España se ha convertido (de nuevo) en un conjunto de reinos de taifas, al menos en lo que corresponde a las competencias transferidas a las Comunidades Autónomas, como es la Sanidad. Aunque la Administración central lance órdenes coercitivas en gasto, son las Comunidades Autónomas las que obedecen o desobedecen esas directrices.

Así, en Comunidades Autónomas como el País Vasco, Navarra y Extremadura se prometió abonar (y en muchos casos se abonó) la paga extra de Navidad de 2012 a funcionarios y demás personal de la Administración. Unas veces se hizo el abono directamente y otras creando subterfugios como “nuevos complementos salariales” para eludir judicialmente a la Administración central. Es verdad que en algunos casos las administraciones autonómicas, por miedo, se echaron finalmente atrás, pero en otros casos se materializó el pago que todavía está en espera del fallo del Tribunal Constitucional.

Por otra parte, la Comunidad de Andalucía, que tenía la potestad (no la obligación) de devolver parte de la paga de 2012 al personal de su Administración (que en el resto de Comunidades ya se ha realizado), todavía no lo ha hecho.

Con esto quiero decir que cada administración autonómica ha hecho y sigue haciendo prácticamente lo que le da la gana en lo que respecta a sus competencias. Si la Comunidad de Madrid nos ha pagado parte de nuestra paga extra y nos ha devuelto los “moscosos” es porque así le ha convenido y no porque se lo haya permitido la Administración central.

Los médicos de Madrid hemos aguantado mucho la crisis. Hemos perdido más de un 25% de nuestro poder adquisitivo. Trabajamos más y en peores condiciones laborales. Tenemos menos acceso a formación. Tenemos menos y peores infraestructuras laborales. En muchos casos no disponemos para nuestra labor profesional del acceso a la tecnología diagnóstica y terapéutica que necesitamos. Tenemos dificultad o imposibilidad para recetar algunas vacunas y medicamentos que creemos que nuestros pacientes necesitan y que la Administración ha retirado o restringe simplemente por ahorrar dinero. Nos han colocado a muchos cargos intermedios con poca o nula formación profesional y humana, con el único mérito administrativo de ser “muy obedientes y complacientes con los superiores”.

¿Y qué hemos recibido los médicos de la Administración autonómica en estos años? La mitad de la paga extra, algún “moscoso” y muchas promesas de mejoría profesional y laboral futura.

No es suficiente. No queremos migajas. Nosotros no provocamos la crisis y la estamos sufriendo de manera terrible.

Los médicos de Madrid queremos recuperar nuestro salario y las condiciones laborales de antes de la crisis. Queremos que la Administración autonómica cumpla los acuerdos que firmó en el 2007 y que sistemáticamente ha incumplido. Queremos volver a sentirnos profesionales respetados. No pedimos mucho. Lo justo. Nos lo merecemos.

La Administración autonómica de Madrid tiene potestad para devolvernos lo que nos quitó. Y si no lo hace es porque no le da la gana.

David Laguna Ortega
Médico especialista en ORL, HU Doce de Octubre. Tesorero de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x