CONTRAPORTADA. “Comenzamos una ilusionante empresa”, por Miguel Ángel Sánchez Chillón, presidente electo del ICOMEM

0
160 Miguel Angel Sanchez Chillon 3x3 cm

En unos días comenzaremos una ilusionante empresa que nació hace años, surgida de la rebelión ante el inmovilismo establecido, de la necesidad de reivindicar el papel que los médicos deberíamos tener en la sociedad y de la negación a dejar que nuestro máximo órgano de representación, el Colegio de Médicos de Madrid , se hundiese en el tiempo como una institución muda y en blanco y negro.

Ahora ya tenemos la oportunidad de hacer realidad ese sueño que, por las expresiones de nuestros compañeros durante estos días, es el de muchos.

Porque a pesar de la baja participación histórica en las elecciones al Colegio, probablemente, la necesidad de que alguien lidere a la profesión, debe ser abrumadoramente mayoritaria.

La cuestión es que, ahora, tenemos que ganarnos esa condición. Y la única manera es que cada médico, cada colectivo, sienta que, de nuevo, esta casa nos representa, nos acoge, nos alimenta y nos defiende.

Partimos con un ambicioso proyecto, muy pensado. Pero ese mismo no tiene sentido sin la participación del colectivo.

Tenemos muchos frentes abiertos, muchas rémoras y un colectivo que navega en un sinfín de mares con vientos distintos y con naves diferentes.

Un Colegio de 41.800 colegiados y su Junta Directiva, no pueden tener un sextante para orientar y dar soluciones a cada caso particular, no puede abordar desde esa desafección, el liderazgo de unas naves que no lo reconocen.

Es ahí donde esa Junta de Gobierno debe ejercer su papel y ser capaz de convocar, facilitar, arropar y apoyar todas las iniciativas surgidas desde cada colectivo. Es ahí donde coje fuerza nuestra idea de que deben ser las asociaciones médicas, las sociedades científicas, las que propongan el rumbo a tomar y el Colegio se limite a dar soporte, regule las relaciones y encabece el desarrollo profesional en materia científica.

Así mismo, esa relación debería sopòrtar una función fundamental, el de la búsqueda de la excelencia de los médicos que bajo Colegio de Madrid desarrollen su carrera profesional.

Y , por último, que gracias a otro órgano fundamental de la corporación, los ciudadanos tengan la seguridad de que todos nos mantendremos dentro de la norma deontológica.

Las políticas de transparencia en la gestión, la eficiencia en los servicios al colegiado y las leales pero firmes relaciones con los organismos de nuestro entorno, deberían darnos el poso de seriedad.

Y sobre este último punto incidir que como máximo órgano de representación profesional, debemos asumir y mejorar relaciones con Colegios del entorno sanitario madrileño, el Consejo General , las empresas que contratan a los médicos de Madrid, tanto la pública como las privadas y siempre con el objetivo de terminar llegando a las mejores relaciones pero sin olvidar a quién representamos y defendemos. Un campo en que muchas veces deberemos trabajar en paralelo o coordinación con las organizaciones sindicales que defienden a los médicos y que cuentan con nuestra mano tendida para el futuro.

Aunque nuestra llegada al gobierno no llega en la mejor época del año ni en las mejores condiciones, no queremos dejar de tener visibilidad institucional y del trabajo de las vocalías mientras asumimos las urgentes tareas en materia de gestión, rendición de cuentas y de organización operativa.

Somos conscientes de las esperanzas que muchos médicos han puesto en nosotros, conscientes de los miedos a que nos polaricemos en determinados ámbitos de la medicina y conscientes de que tendremos piedras en el camino pero, con la mirada fija en el objetivo, la ecuanimidad de una madre para con sus hijos y la profesionalidad del equipo, no defraudaremos a nuestros colegas y haremos que todos nos sintamos orgullosos de los que, de nuevo, será nuestra casa.

Sobre el por qué de la escasa participación histórica ya hablaremos en otro momento; nosotros, para el futuro, facilitaremos al máximo que los médicos de Madrid puedan expresarse desde cualquier punto de la geografía local y sin que nunca vuelvan a ser víctimas del mercantilismo que tanto deploramos como científicos.

Dr. Miguel Ángel Sánchez Chillón

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x