CON FIRMA. “¿Un gobierno que miente y engaña?”, por Miguel Ángel García

0
213 Miguel Angel Gacia 3x3 cm

Uno no acaba de salir de su asombro de lo que puede producir el panorama político. Y es que quienes nos gobiernan no paran de darnos sorpresas. Por supuesto, negativas. Aquí va una más.

El pasado mes de enero, en un entorno económico que se nos dice va mejorando progresivamente, y tras haber logrado que la Asamblea de Madrid apoyara la demanda de reactivación de la Carrera Profesional que ya había suscrito la Defensora del Pueblo, se alcanzó un acuerdo entre la Consejería de Sanidad y los sindicatos de la Mesa Sectorial para poner en marcha dicha reactivación. Desde entonces, el trabajo ha sido arduo, y muchas las horas de dedicación a intentar aclarar y desbrozar el proceso. Desde luego, por nuestra parte ha sido así, como muestra el texto de la sección de Profesión de este mismo número de la revista.

Pero tras algunas reseñas periodísticas sobre el dictamen de la Comisión de Presupuestos de la Asamblea de Madrid en torno al proyecto de presupuesto de 2017, que aún no están aprobados, y que hacían referencia estos días a que el texto actual de dicho proyecto aparcaba algunas de las proposiciones no de ley aprobadas el pasado año en la Asamblea, nos temimos lo peor, nos pusimos a investigar y llegamos al texto original del proyecto de presupuestos, que, no olvidemos, es el Gobierno de la Comunidad quien lo presenta. Y en su artículo 27, apartado 3, dice lo siguiente, alegando una excepcionalidad que ya no se sostiene:

Con carácter excepcional y durante el ejercicio 2017, no entrarán en vigor las previsiones contenidas en el apartado 12 de los anexos I y II del Acuerdo de 25 de enero de 2007, del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, por el que se aprueba el Acuerdo de 5 de diciembre de 2006, alcanzado en la Mesa Sectorial de Sanidad entre la Consejería de Sanidad y Consumo y las organizaciones sindicales presentes en la misma, sobre carrera profesional de licenciados sanitarios y diplomados sanitarios, por lo que no se procederá al reconocimiento y pago del nivel IV de carrera profesional de los licenciados sanitarios (anexo I del Acuerdo), ni de los diplomados sanitarios (anexo II del Acuerdo).

Asimismo, se suspenden los nuevos reconocimientos y pago de los niveles I, II y III a que pudiera acceder este personal durante el ejercicio 2017.

Es decir, que mientras la parte social está dedicando tiempo y esfuerzos a algo que considera muy importante para los profesionales, y mientras algunos de estos comienzan a recuperar ilusión con el proceso e incluso van preparando y entregando documentación, el Gobierno de la Comunidad de Madrid está tomándonos el pelo a todos. Sin ninguna vergüenza.

Nos sorprende también que el mismo artículo del proyecto, en otro apartado, determine la congelación salarial del personal estatutario, mientras que a nivel estatal se va a producir una subida del 1% que, aunque claramente insuficiente, al menos supone un paso adelante. Y eso que Madrid, dice el Gobierno, tiene una situación económica saneada.

Sorprende también, desde luego, que ningún partido político nos haya hecho ningún comentario al respecto. Y todo parece indicar que las enmiendas que pedían la retirada del texto sobre el bloqueo de carrera (PSOE) fueron rechazadas, como también lo fue la enmienda a la totalidad del grupo parlamentario Podemos. Dado que ni el Partido Popular ni Ciudadanos habían presentado enmiendas a este tema, entendemos que va saliendo adelante bajo su apoyo y responsabilidad.

Trataremos de confirmarlo, pero, de ser así, se avecinan semanas de conflicto. Es posible que los médicos nos tengamos que ver en la calle no solo en domingo. Porque no podemos tolerar, ni como profesionales ni como ciudadanos, que el gobierno nos tome el pelo y nos engañe tan descaradamente.

Y para terminar, me gustaría ampliar un poco la mirada. Se oyen críticas continuas contra el auge del populismo en politica. Pero lo que, por oposición, podríamos llamar “elitismo” está mostrando su claro fracaso en gobernar adecuadamente el interés público, porque lo último que puede hacer un Gobierno es engañar y despreciar a sus ciudadanos. Como vengo diciendo habitualmente, la convicción verdaderamente democrática de nuestros políticos -al menos, de algunos de ellos- es bastante ínfima, y su interés por el bien común bastante escaso.

Miguel Angel García Pérez
Médico de familia. Máster en Bioética y Derecho. Director Médico de la Revista Madrileña de Medicina
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x