CON FIRMA. “Me tratan como un mi…. y no me lo merezco”, por Alfonso López

0
216 Alfonso Lopez 3x3 cm

Efectivamente y empezando mi carta pidiendo perdón por emplear una palabra grosera y que raya con la mala educación, no tengo mas remedio que reafirmarme en ella. Sí, señores del Gobierno, señora Presidenta de la Comunidad de Madrid, señor Consejero de Sanidad y señor Ministro de Hacienda, hoy me he sentido un mierda, un don nadie, hoy me he sentido maltratado, engañado, desilusionado y desmotivado, mucho más de lo que viene siendo habitual y, por si eso fuese poco, además cabreado, muy cabreado.

Y ¿por qué? Pues porque hoy se ha hecho realidad y de manera oficial lo que ya conocíamos por el borrador de presupuestos del 2017 y por su posterior aprobación en la Asamblea de Madrid con los votos a favor del PP y de Ciudadanos, no admitiendo ni una de las enmiendas que presentó el PSOE. Y es, ni mas ni menos, que por la aparición de este parrafito maldito:

“de manera excepcional y durante el año 2017 no se procederá al  reconocimiento y pago del nivel 4 de la  carrera profesional así como se suspenderán los nuevos reconocimientos y pago de los niveles  1,2 y 3 a que pudiera acceder el personal”

Es decir, como todos los años desde el 2009, en donde por primera vez apareció esta coletilla de la excepcionalidad para el reconocimiento y pago del nivel 4, y desde el 2010, en donde ya se amplió a los reconocimientos y pagos de lo niveles 1,2 y 3 a los que pudiera acceder el personal y que año tras año se ha ido repitiendo en los distintos presupuestos económicos, convirtiendo la excepcionalidad en naturalidad.

Se preguntarán ustedes entonces el porqué del sentimiento que  expreso, si al final seguimos como estábamos, con la carrera bloqueada y suspendidos los nuevos reconocimientos y pago de niveles. Pues se lo explico, se debe a que este año era diferente a otros, o así parecía, este año por fin -y después de 10 años paralizada la carrera y bloqueados los nuevos reconocimientos- aparece nuestro querido Consejero anunciando a bombo y platillo que Madrid iba a reconocerla, que se iban a reconocer los nuevos niveles a los que pudiese acceder cada uno, con solo carácter administrativo, no económico -que ya lo dejó muy clarito, por cierto-, pero también con un compromiso de hacer un calendario económico para el pago de la carrera a lo largo de esta legislatura.

Por fin, ¡¡¡qué alegría !!!, nos reconocerían nuestros años y años de trabajo, estudio, formación continuada, atención exquisita a nuestros pacientes -incluida la famosa humanidad, esa palabra que tanto le gusta a nuestro Consejero-, dejando unas cotas de satisfacción entre la población que rayan con la excelencia, y en un futuro próximo podríamos tener también un reconocimiento económico y conseguiríamos acabar con un tema que no puede ser mas sangrante, humillante e injusto como es el del agravio comparativo que llevan sufriendo años y años excelentes profesionales, excelentes compañeros que trabajan con exquisita profesionalidad y codo con codo con los que sí cobran carrera… Se daba el primer paso para un futuro pago del nivel de carrera adquirido, y esto no lo digo yo, lo dijo usted, señor Consejero, en un alarde de generosidad  por su parte. Por fin veíamos que SU FAMOSA HUMANIZACION TAMBIÉN LLEGABA A LOS PROFESIONALES… CRÉAME, LLEGÓ USTED A EMOCIONARME

Y para muestra un botón:  Madrid va a reconocer la carrera profesional a los sanitarios desde febrero.

Se abriría un plazo de presentación de documentación, se crearía un Comité Central de Evaluación, así como los distintos Comités locales, y todo el mundo a volverse loco para empezar a recopilar  la documentación exigida, papeles, certificados, participación en comisiones, grupos de trabajo, de expertos, cursos de formación, docencia, publicaciones, investigación etc, etc, con sus correspondientes compulsas y con la enorme dificultad de conseguirlo dado que han pasado 10 años, ha habido cambios de puestos de trabajo, de responsables, de directores, de compañeros, de perdida de documentos… En fin, un trabajo muy importante que requería un gran esfuerzo y tiempo.

Y en ésas estamos cuando se confirma la noticia en el Boletín de la Comunidad de Madrid del día 19:

“de manera excepcional y durante el año 2017 no se procederá al  reconocimiento y pago del nivel 4 de la  carrera profesional así como se suspenderán los nuevos reconocimientos y pago de los niveles  1,2 y 3 a que pudiera acceder el personal”

A pesar de todo, el señor Consejero se desmarca con noticias sorprendentes:  “Nadie ha paralizado la carrera profesional en Madrid”.

Estas mentiras,  señor Consejero, le han proporcionado infinidad de peticiones acerca de su dimisión. Le adjunto algunas, por si no las ha leído, es bueno ponerse al día:

Pero tiene usted suerte, a pesar de los palos, su jefa confía en usted. Cifuentes: “Confío absolutamente en Sánchez Martos, tiene todo mi apoyo”

La Señora Presidenta parece que tampoco esta usted bien informada, y si lo está, pues también nos engaña, otra más: Carrera Profesional, el “donde dije digo, digo diego” alcanza a la presidenta Cristina Cifuentes. Estas declaraciones se producen después de que el pasado 5 de mayo se aprobase, con el voto de la propia Cifuentes y de su partido y el de Ciudadanos, la Ley de Presupuestos de la Comunidad de Madrid que excluye expresamente la Carrera Profesional. ¿Ignora la Presidenta que sin presupuesto no hay posibilidad de ejecución política? ¿Cómo puede decir que va a mejorar las condiciones del personal sanitario a través de la Carrera Profesional después de votar estos presupuestos?

Es posible que a pesar de todo sigan ustedes sin comprender el porqué de mi sentimiento si al fin y al cabo estamos como todos los años, sin carrera, sin evaluaciones y sin reconocimiento de nuevos niveles. Pues simplemente porque este año me he sentido ofendido, engañado y maltratado, me han ilusionado y me han traicionado. Pero… ¿qué les he hecho yo para merecer este trato? ¿Era necesario montar este numerito? ¿Son ustedes tan infelices que necesitan reírse de mí? ¿Les satisface hacerme daño? ¿Es que me tienen manía?  ¿Quizás es que se acuestan mas contentos haciendo sufrir a un profesional sanitario? ¿Es cuestión de envidia?

Puede ser, porque mi profesión es mucho mas bonita e importante que las suyas, es mucho mas vocacional que las suyas, y sobre todo mis pacientes me quieren, me aprecian y me respetan, y creo que en este terreno estoy muy por encima de ustedes, pues, excepto sus fieles votantes, el resto de los ciudadanos no están en esa línea.

Ustedes me quitan la carrera, sí, pero lo que no pueden quitar es mi ética profesional ni mi dignidad, que dudo sepan lo que es, no me pueden quitar mi derecho a protestar y a reivindicarme y, como sindicalista que soy de un sindicato Médico profesional que lucha y defiende a los médicos para intentar conseguir mejoras profesionales y laborales, no me pueden quitar el alentar a todos mis compañeros a hacer una huelga, pues creo que cuando ocurren estas cosas y se llega a esta situación de engaño y falta absoluta de respeto hay que decir basta, hasta aquí hemos llegado… El derecho a la huelga es y ha sido históricamente el arma que todo sindicato tiene el derecho y deber de proponer.

Para terminar, decirles algunas cosas mas. La carta la escribo yo, por eso hablo en primera persona, pero creo que estoy trasmitiendo el sentir de todos mis compañeros, y es por ellos por lo que la escribo. Estoy hecho una mierda (¿han llegado ya a entender el porqué?), sí, pero no por mí, sino por ellos, yo ya tengo reconocido el nivel 4 de carrera, yo ya cobro 3 niveles de carrera, ya sé que nunca voy a cobrar el 4… Yo me siento una mierda al ver a mis compañeros que no cobran carrera o cobran un nivel inferior al que les correspondería, al ver cómo trabajan, cómo sufren y cómo sueñan -sí, sueñan porque soñar es gratis- con poder progresar desde un punto de vista profesional y económico… Y ustedes se han cargado sus sueños.

Yo propongo una huelga por ellos. Yo no la haré por dinero, no la haré por mi, la haré por compañerismo y por dignidad, por mantenerme en la línea que elegí hace 40 años y de la que me siento muy orgulloso, cuando me licencié, y para saber que el día que me vaya lo haré con la cabeza alta y la sensación del deber cumplido. Y eso, señores, no se paga con dinero…..

Esta vez no siento ganas de despedirme con el clásico “Atentamente les saluda”. No me lo pide el cuerpo.

Alfonso Lopez García de Viedma
Delegado sindical Amyts (DAE)
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x