CON FIRMA. “Sra. Cifuentes, los profesionales no somos tontos”, Por Julián Ezquerra

0
196 Julian Ezquerra 3x3 cm

“El que desprecia demasiado, se hace digno de su propio desprecio”.

Henri-Frédéric Amiel

Llevamos unas semanas envueltos en una constante polémica en torno a lo que ha sucedido con la votación de los presupuestos de la Comunidad de Madrid y las múltiples enmiendas que se presentaron por la oposición política, algunas de las cuales iban directamente encaminadas a una mejora de la Sanidad y de sus profesionales. Como era de esperar, y como ya viene siendo habitual, la mayoría de Gobierno y su socio colaborador necesario, dijeron una tras otra no y no.

No a mas presupuesto para los centros sanitarios, no a la mejora de las urgencias, no a reactivar la carrera profesional de los profesionales, …etc. Creo que ya está demostrado que el político es un autómata programado por alguien de su partido para dar al botón que le ordenan, con independencia de lo que ello signifique. Y no piensan, al menos no lo hacen más allá de contentar a quien tiene el poder de hacer listas electorales y repartir cargos públicos.

Tras años de paralización de la carrera profesional, siempre bajo el pretexto de la crisis económica, esa crisis que los políticos no han sabido parar y acometer y que nos hacen pagar a nosotros, el Consejero y no por voluntad propia sino por nuestra presión y el amparo del Defensor del Pueblo y de la propia Asamblea de Madrid, haciendo un alarde de su afán de vender bondades en medios públicos, anuncia con grandes titulares que el informe jurídico que ha solicitado, permite hacer “reconocimiento administrativo” de nuevos niveles de carrera profesional, aunque no de los pagos correspondientes. “Tachán, tachán”, ¡se cuelga una gran medalla y solicita un aplauso a su público!

Como he dicho ya en reiteradas ocasiones, este Consejero que está intervenido por hacienda e incapacitado para la toma de decisiones,  no cuenta con que esta realidad se vuelve a demostrar con la presentación de unos presupuestos en los que su anuncio estrella no se contempla, y no solo no lo hace, sino que reitera de nuevo íntegramente el ya conocido art. 27 de la Ley que dice textualmente:

“Con carácter excepcional y durante el ejercicio 2017, no entrarán en vigor las previsiones contenidas en el apartado 12 de los anexos I y II del Acuerdo de 25 de enero de 2007, del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, por el que se aprueba el Acuerdo de 5 de diciembre de 2006, alcanzado en la Mesa Sectorial de Sanidad entre la Consejería de Sanidad y Consumo y las organizaciones sindicales presentes en la misma, sobre carrera profesional de licenciados sanitarios y diplomados sanitarios, por lo que no se procederá al reconocimiento y pago del nivel IV de carrera profesional de los licenciados sanitarios (anexo I del Acuerdo), ni de los diplomados sanitarios (anexo II del Acuerdo).

Asimismo, se suspenden los nuevos reconocimientos y pago de los niveles I, II y III a que pudiera acceder este personal durante el ejercicio 2017”

Y encima para rematar la faena, una diputada del partido muleta del Gobierno, sale diciendo que se cumpla lo acordado con la carrera. ¡Pero mujer, si has votado en contra! Y también insiste el Consejero de nuevo en que no se ha paralizado nada, que todo continúa. Y para remate final, la Presidenta dice también en el pleno de la Asamblea “Hemos reactivado, además, el reconocimiento administrativo de la carrera profesional, que estaba paralizado desde 2007” ¿Nos toma por tontos? No sé qué creer, pero de verdad pienso que debe creer que lo somos. Justo al día siguiente de decir esto, se publica en el BOCM la Ley de presupuestos y su ya archiconocido art. 27 que entierra, si nos dejamos, la carrera profesional. Y llevaremos nuestra pelea y nuestro derecho hasta donde haga falta. Que no nos den por vencidos.

Me molesta (por no decir la palabra que realmente me viene a la cabeza) que la carrera la paralice, me molesta que no se recuperen los derechos perdidos, me molesta que mis retribuciones bajen un 30%, me molesta que no se invierta en Sanidad, etc., pero lo que no admito ni tolero es que me tomen por tonto. Cualquiera de nosotros tenemos más cabeza, más formación, más prestigio y respeto de los ciudadanos, que esta pandilla de dirigentes que nos toman por tontos. Y esto no lo consiento.

Julián Ezquerra Gadea
Secretario General de AMYTS

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x