CON FIRMA. “Nos sobran motivos”, por Yolanda Cabrero

0
212 Yolanda Cabrero 3x3 cm

En estos últimos días hemos asistido a una intensa polémica a raíz de la publicación de  la Noticia de que el Ministerio de Hacienda pretende que los médicos tributen por el dinero recibido para asistir a cursos de formación y congresos.

http://www.libremercado.com/2017-05-23/montoro-obliga-a-los-medicos-a-tributar-por-su-asistencia-a-cursos-y-congresos-1276599586/

A raíz de esta noticia surgió una iniciativa en Change.org solicitando que la formación  de los profesionales sanitarios la pague el Estado, y que en el momento de escribir estas líneas, lleva recogidas más de 18300 firmas.

Simultáneamente a esto, CESM y la sociedad española de Cardiología, se han posicionado sobre este asunto, para pedir “que la actualización formativa de los médicos que trabajan para el sistema público corra a cuenta de la Administración y se considere, dado su carácter obligatorio, una parte más de su jornada laboral”

http://www.medicosypacientes.com/articulo/cesm-y-sec-se-posicionan-ante-formacion-y-tributacion

Redacción Médica, publicación del ámbito sanitario, publicó una noticia con el titular “amenaza de huelga médica si Hacienda obliga a tributar por ir a congresos”, tergiversando así las palabras de Francisco Miralles, secretario general de CESM, e incluso ha publicado una encuesta para indagar sobre la intención de los médicos de secundar una huelga que pudiera llegar a convocarse por este motivo.

https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/amenaza-de-huelga-medica-si-hacienda-obliga-a-tributar-por-ir-a-congresos-8824

Dejando aparte el tema (que desde luego es de gran trascendencia, y da para varios artículos) de cómo y quién debe financiar la formación continuada de los profesionales sanitarios, parece que esta iniciativa del Sr Montoro ha destapado la caja de Pandora; es como la gota que desborda el vaso de la santa paciencia de la que  los médicos llevamos haciendo gala durante décadas.

Salvando la masiva movilización de hace 5 años cuando el Sr Lasquetty nos obsequió aquella noche de Halloween de 2012 con el mal llamado plan de sostenibilidad del sistema sanitario de la CAM, las huelgas y movilizaciones del personal sanitario en general, y de los médicos en particular, con más bien escasas.

 A los médicos no nos gusta hacer huelga; la administración lo sabe y se aprovecha de ello…y tensa y tensa la cuerda…

El pasado día 20 de mayo, justo un día antes de que se celebrase la habitual Marea blanca de cada tercer domingo del mes, el Sr Consejero, D. Jesús Sánchez Martos, hizo unas declaraciones en Telemadrid, en las que invitaba a la Marea Blanca a explicar “con “razones de argumento y rigor” su “objetivo de acabar con el Gobierno de Cristina Cifuentes”.

http://www.telemadrid.es/noticias/madrid/noticia/martos-pide-la-marea-blanca-que-explique-por-que-quiere-acabar-con-gobierno#.WSFX3TxgOQc.twitter

Sr Consejero, no creo que la marea Blanca pretenda acabar con ningún Gobierno; quiere que éste que tenemos,  gestione los recursos públicos con sensatez y buen juicio.

Pero si se refiere a motivos de malestar entre los profesionales, Sr. Consejero, si no le molesta,  le voy a dar algunos: (no necesariamente enunciados por orden de importancia):

            1.- Carrera Profesional paralizada desde 2007, para la que su Gobierno se ha visto obligado a abrir un plazo extraordinario de presentación de documentación, tras la llamada de atención hecha por el defensor del pueblo, ante el que presentamos más de 2000 solicitudes pidiendo su amparo en este sentido; con un plazo de presentación de documentación abierto hasta el 30 de junio, pero cuyo reconocimiento se deniega en los presupuestos para este año.

           2.- Fraudulenta implantación de la jornada de 37,5h que aprobó el Gobierno central en 2012, y que en el SERMAS ha servido, mayoritariamente para detraer del sueldo de cada médico que hace guardias, 200€/mes, y así llevamos 60 mensualidades.

           3.- Negativa reiterada a reconocer el derecho que la Normativa Europea reconoce a los médicos a descansar 36h seguidas cada semana, con presentación de sucesivos recursos por parte de la administración, ante todas las sentencias que nos han sido favorables.

           4.- Listas de espera inaceptables, que no paran de crecer y que demuestran que los pactos de Gestión diseñados por la consejería, son ineficaces.

            5.- Hospitales públicos (de los del modelo tradicional) en los que se caen cada cierto tiempo los techos, o se inundan los pasillos cuando llueve, para los que se anunció un programa de mejora de infraestructuras por importe de 130 M€, los cuales no sabemos aún cuando empezarán a gastarse.

            6.- Consultas de atención primaria saturadas, con médicos que disponen escasamente de 5 minutos para ver a cada paciente.

            7.- HCE implantada en muchos centros contra el criterio de los profesionales que tiene que utilizarla, que no hacen más que quejarse de que en lugar de ser una herramienta para mejor atención de los pacientes, es una pesadilla que les impide trabajar, queja ante la cual, el  Sr consejero solo dice que todo funciona estupendamente y que no hay ningún problema.

https://twitter.com/CotMedi/status/867533093229535232

            8.- Inversión cada vez mayor en hospitales de gestión privada en detrimento de la financiación de los hospitales públicos, menguados en personal y medios, con infraestructura y materiales obsoletos e insuficiente mantenimiento.

            9.- Intento de reconversión del hospital de Móstoles en un geriátrico (como ya se intentó en 2012 en La princesa), con planes de transformar 160 de sus 360 camas en camas de media estancia, y el argumento  de D. Cesar Pascual de que 360 camas para 160.000 personas, son muchas.

https://twitter.com/CotMedi/status/867538973165572096?s=03

Si eso es así, ¿para qué hacían falta en la misma localidad las camas del hospital privado Rey Juan Carlos?

La lista de motivos que podría escribir  es interminable.

Por eso lo dejo aquí…y vuelvo al inicio… Con todos los motivos que tenemos, que nos digan que tendremos que tributar a Hacienda por la formación, es uno solo más… pero es  ya el colmo… la gota que desborda el vaso.

No contenta la Administración con hacer dejación de sus funciones, no encargándose de la formación continuada del personal sanitario, lo que nos obliga a andar “mendigando” a las empresas farmacéuticas las (bastante caras) inscripciones a los cursos, ahora plantean que esos importes sean considerados como ingresos y se le aplique la fiscalidad que corresponda.

Se desborda el vaso.

¿Habrá huelga? No lo sé.

Pero  hay  motivos de sobra.

 

Yolanda Cabrero Rodriguez
Especialista en Anestesia y Reanimación. Delegada de AMYTS en el Hospital Universitario de Getafe
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x