CON FIRMA. “No quiero ser interino”, por Ana Giménez

0
211 Ana Gimenez 3x3 cm

Recientemente he asistido a un llamamiento para la adjudicación de 105 interinidades para Médicos de familia y 53 para Pediatra de equipo en el ámbito de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud.

El llamamiento era un acto imprescindible para “desfacer los entuertos” cometidos en la contratación del personal sanitario desde febrero de 2008 en Madrid, fecha en la que, con excusa de la crisis e incumpliendo las normas de contratación establecida en el EBEP (Estatuto Básico del Empleado Público), DEJARON DE HACERSE CONTRATOS INTERINOS. Durante los últimos 9 años, se ha contratado al personal sanitario público como personal eventual incluso en plazas vacantes -fuera de ley-, con renovaciones de contrato continuadas durante lustros -absolutamente prohibido para la empresa privada, pero vía de actuación habitual e impune para la Administración Sanitaria de la Comunidad de Madrid-.

Reconozco el cambio de rumbo de la Dirección General de Recursos Humanos para cambiar esta situación. Además, tienen el compromiso de, a partir de ahora, hacer sólo contrataciones interinas en plaza vacante. Como dice la ley. Y como se hacía hasta la infausta fecha del 2008. Y el llamamiento pretende ser el último de este tipo, pues consideran que, a partir de ahora, todas las contrataciones se harán por bolsa centralizada y con carácter interino cuando proceda.

Pero dicho esto, voy a lo que iba. Una vez más resulta muy muy llamativa la cantidad de renuncias a la interinidad que se han producido. Incluso de gente que, estando en paro, rechaza un contrato interino.

He tenido la ocasión de entrevistarme con algunos de estos interinos, y sus testimonios son desoladores:

  • “Prefiero ser eventual a ser interino”: como suplente, trabajo cuando quiero y en el turno que puedo, y no en el que me impongan. Elijo incluso el centro. No tengo problemas para compatibilizar mis necesidades de conciliación familiares. Tengo mucha más libertad. Como interino estás vendido: “eres el último para elegir las vacaciones, es difícil que te concedan los moscosos o los días de formación por falta de suplentes… Vives esclavizado. Es un horror.””
  • “Cuando he trabajado como interino, he tenido que reclamar” para que subsanaran errores de nómina, que además originaron problemas con Hacienda. “No les venían bien las vacaciones que solicitaba… Al final renuncié. Cuando renuncié a mi interinidad, desde el departamento de contrataciones en ningún momento me preguntaron por los motivos para rechazar la interinidad, ni si tenía algún problema que se pudiese subsanar… Nada.”
  • “La verdad es que las condiciones de trabajo son cada vez peores. Y a nadie le importa. Los responsables de la gerencia nunca preguntan por su situación si estás de baja o si rechazas contratos. Solo les interesan las cifras.”
  • “Es raro el día en el que tienes sólo pacientes de tu consulta. Y ni pagado ni reconocido. Cada vez estamos peor.”
  • “Es una vergüenza la falta de información. Me informó ayer el director de mi centro. Casi ni me entero.”
  • “No se entiende el mecanismo: nos ofrecen unas plazas de interinidad que luego van a ser ofertadas a movilidad interna, para entonces volvernos a mover… ¡Es de locos! ¿No hubiese sido más sensato hacer primero la movilidad y después la interinización?”
  • “No he elegido nada porque me voy a presentar de nuevo al MIR para ver si consigo hacer alguna especialidad que no esté tan mal como las de Atención Primaria.”

Y no puedo más que darles la razón. O cambiamos la situación, o se hundirá la Atención Primaria. O mejoramos las condiciones laborales de Atención Primaria, o cada vez menos médicos estarán dispuestos a trabajar en este nivel. Y no queda mucho para llegar al colapso.

Y mejorar las condiciones de trabajo SIGNIFICA:

  1. MODERAR LAS CARGAS DE TRABAJO,
  2. MEJORAR LAS RETRIBUCIONES, eliminando las diferencias salariales no derivadas de la antigüedad o productividad.
  3. RECONOCER ECONÓMICAMENTE EL TRABAJO REALIZADO, aplicando inmediatamente el pago de los repartos de las consultas no suplidas.

Y sobre todo, reconocer el esfuerzo y valorar el mérito, HUMANIZAR el trabajo, PROTEGER a los trabajadores, FACILITAR LA FORMACIÓN CONTINUADA.

¿Soy una ilusa?

Pues debo serlo, pues en lugar de aplicar lo que parece que reclaman los trabajadores, desde los órganos de contratación lo que hacen es amenazar a aquellos médicos que “huyen” del maltrato: “si rechazas esto, vas al final de la bolsa y paso nota al INEM para que no puedas cobrar el paro…” (¡Ninguna pregunta sobre motivos -¿y si tiene que cuidar a su padre enfermo?-, ni sobre su situación, ni sobre ofertas de cambio… Sólo amenazas)

Ana Giménez Vázquez
Médico de familia. Presidente del sector AP de AMYTS
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x