CON FIRMA. “Muchas gracias, compañeros”, por Alfonso López

0
220 Alfonso Lopez 3x3 cm en 2017

Probablemente extrañe este inicio de mi carta, pues lo habitual en mí es escribir cartas duras al  Consejero, Ministro de Sanidad, Presidenta de la Comunidad, etc, solicitando su dimisión o criticándoles por su pésima gestión, por los engaños que nos hacen, por las mentiras que nos cuentan, por los incumplimientos sistemáticos que tenemos que aguantar, por el maltrato crónico que soportamos, por la falta de ilusión con la que nos hacen vivir, por las penosas condiciones en las que nos vemos obligados a trabajar, por tratarnos con absoluta falta de respeto(respeto que como profesionales de la salud nos merecemos) y, sobre todo, por atentar de manera constante a nuestra ética profesional y a nuestra dignidad. Ética y dignidad, dos palabras mágicas desconocidas para estos personajes, que no se compran ni se venden, que no se consiguen en las rebajas, ni en los supermercados, ni en las  farmacias, que simplemente se llevan en el DNI  de las personas yde las que los profesionales de la salud estamos sobrados.

Pues bien, precisamente por todas estas cosas que he enumerado es por lo que me he decidido a escribir esta carta, que va dirigida a los profesionales de la sanidad pública, para dar las gracias a todos mis compañeros de Atención Primaria, Atención Hospitalaria y Summa, tanto pertenecientes al personal médico como al personal de enfermería y al personal auxiliar, por su magnífico comportamiento profesional, por su exquisita asistencia al paciente, con humildad, profesionalidad, humanidad y cariño, por intentar y conseguir olvidar todos los problemas  con los que tenemos que convivir en cuanto llegamos a nuestro puesto de trabajo, y eso que en estos momentos es difícil, muy difícil

No puedo sentirme mas orgulloso de esta profesión y de sus profesionales, empezando por nuestros ginecólogos que ayudan a traer a nuestros niños al mundo, nuestros pediatras que les ayudan a crecer sanos y les vigilan durante la infancia, nuestros médicos de familia que les ayudan  durante la adolescencia y a lo largo de su vida, previniendo, diagnosticando y tratando enfermedades para, llegado el caso, ayudarles a morir con dignidad,con la dignidad que todo ser humano se merece, si es posible en su casa y rodeado y querido por su familia, habiendo contado en todo momento con la colaboración, ayuda y profesionalidad del personal de enfermería y auxiliar,  para acabar con el resto de profesionales hospitalarios que  en mayor o menor medida tendrán también la ocasión de intervenir. Y es por ello por lo que digo que es la profesión mas bonita del mundo, la responsable de la salud de las personas, ni más ni menos, ese bien tan preciado y sin el cual de poco importa el trabajo, el éxito, el dinero y el puesto social que obtengamos; sin salud no hay nada, y es lo primero que tendrían que recordar nuestros políticos y responsables de la Administración, algunos de los cuales nos deben la vida… Así como suena, nos deben la vida, ¿verdad señora Aguirre, señora Cifuentes? Deberían estar eternamente agradecidas y tratar con mas respeto a los profesionales que les salvaron las vidas.

Esto es lo que los señores de la Administración nunca nos podrán quitar a los profesionales. Nos podrán quitar recursos, camas hospitalarias, vacaciones, canosos, pagas, carrera, nos lo podrán quitar casi todo, pero el amor a nuestra profesión, nuestra vocación, nuestro compromiso, nuestro sentido del deber y de la responsabilidad, nuestro trato humanitario y nuestra honradez, nunca. Y es por eso por lo que somos capaces de no bajar los brazos, de seguir día a día trabajando como si no pasase nada: nuestros pacientes están por encima de todo, y es por eso por lo que os doy las gracias

En nuestra profesión, a nivel asistencial, no hay corruptos, no prevaricamos, no robamos, somos decentes, no sufrimos mociones de censura por nuestros pacientes, nuestras encuestas son estupendas, con un grado de satisfacción que ralla con la excelencia; nuestros pacientes nos acompañan en las concentraciones, gritan y alzan sus pancartas, abrazan con nosotros nuestros hospitales, nos apoyan, luchan con nosotros… No tenemos que avergonzarnos de nada, podemos ir con la cabeza muy alta… Nuestros hijos y parejas nos vienen a visitar al hospital, centro de salud o de urgencias, orgullosos de nosotros, jamás a la cárcel como a algunos de estos personajes.

Y como no podía ser de otra manera, empezamos a ser reivindicativos, a quejarnos, a manifestarnos, a concentrarnos, a abrazar nuestros hospitales, a exigir la carrera, a sacar pecho, a enseñar las uñas y a decir a la Administración que estamos hartos, que ha llegado el momento de decir basta y que todos unidos podemos hacer mucho daño… Y  lo estamos haciendo desde varios frentes, Sindicatos, Colegio de Médicos, Plataformas de afectados, y por esto también quiero daros las gracias, estáis despertado del letargo en el que esta profesión estaba sumido desde hace muchos años, habéis tenido mucha paciencia y la paciencia se agota, como todo en la vida que se usa y no se recarga (tampoco se compra), por lo que va siendo el momento de pasar a la acción.

Una vez mas gracias por ser como sois, gracias por ser mis compañeros, gracias de todo corazón.

Un abrazo.

Alfonso López García de Viedma.
Médico de Familia. Delegado Sindical de Amyts DAE
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x