CON FIRMA. “Llueve sobre mojado”, por Julián Ezquerra

0
239 Julian Ezquerra 3x3 cm

Hemos comenzado el año 2018 con varias situaciones problemáticas, que se suman a un terreno ya mojado y que están ocasionando desconcierto, malestar, indignación y, de nuevo, esa sensación ya crónica de maltrato a que nos vemos sometidos. Pero ahora es el momento de hacer buena la frase de Manu Chao, “la resignación es un suicidio permanente”. No debemos resignarnos, hay que hacer frente a las situaciones adversas y pelear para revertirlas.

Repasemos la situación. Iniciamos el año con varios frentes abiertos. El bochornoso lío con los niveles de carrera profesional que se han asignado, reasignado, listados que cambian, reglas de juego que se modifican a mitad de proceso, etc., está generando una avalancha de reclamaciones que están desbordando las diferentes asesorías jurídicas. Cientos de afectados han dicho hasta aquí hemos llegado. Después de años de paralización, la carrera se reactiva y genera un profundo desasosiego entre los profesionales. Algo que debería ser motivo de satisfacción, está generando un malestar evidente. Ya me he vuelto mal pensado y es posible que todo esto sea generado deliberadamente por la Administración, y no porque realmente sean tan torpes.

En paralelo a lo anterior y, en cumplimiento de lo acordado, se inicia el proceso de “negociación de reparto de la miseria” que se pone como cuantía para abonar la carrera profesional. Como ya es habitual, lo que había sido unidad entre representantes de los trabajadores, (y con ello, ese miedo no expresado pero claramente sentido por parte de la Administración ante la unión de todos los empleados del SERMAS), se comienza a perder. Desde la Administración, de forma evidente, se nos “echa de comer unas migajas” con la esperanza de que nos peleemos por ellas como, por otra parte, es ya habitual. Nos dice “esto es lo que hay y estas son mis propuestas”, elegid una. Pues será que no. No vale solo entrar al trapo de un reparto trampa sin que esto sea una parte de un todo. Un todo que incluye un calendario de recuperación íntegra de la carrera y la aplicación a todos los no fijos. A falta de escasos días para la decisión, perece evidente que será la Administración la que tiene que cumplir y poner solución al todo, no solo a una parte. De lo contrario, por coherencia, la decisión no contará con unanimidad. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Pero no es solo esto lo que estamos sufriendo en este mes. Para nuestra desgracia, hace escasos días se reciben las primeras sentencias sobre la solicitud de extensión de sentencia para lograr el descanso tras la guardia de sábados. Una sentencia clara que concedía este derecho, es ahora rechazada a quienes solicitan su aplicación. Es difícil entender lo que la Justicia hace; difícil entender que no se admita lo que ya está sentenciado; difícil explicarlo a los profesionales; o quizá sea que es más fácil ensañarse con unos profesionales que ya están acostumbrados a sufrir condiciones precarias, horarios inhumanos, abandono, maltrato, etc. Es una vergüenza que la Administración nos obligue de nuevo a recurrir a la Justicia de forma individual para reclamar algo que es de derecho. Ojalá algún día tenga que pagar de su bolsillo el coste del procedimiento judicial el que firma la negación del derecho y no los abnegados ciudadanos que pagan sus impuestos. Negar el derecho al descanso es una insensatez que debería terminarse.

Y no quiero terminar sin hacer mención a otro de los problemas de este comienzo de año. Se terminan las OPEs 2015. Se comienza la elección de plazas. Se producen los primeros movimientos que demuestran malestar. La elección de las vacantes, quién pierde su trabajo, “no te quiero en mi servicio”, “quiero una comisión de servicios”, cómo pido excedencia, “me quiero quedar en mi plaza”, que pasa con los traslados dicen unos, otros en cambio dicen “traslados no, que me alteran el servicio”, ….podría poner muchos más ejemplos. Mientras tanto, la Administración frotándose las manos. Ven que nos pegamos entre nosotros, mientras ellos miran desde sus despachos. Nos dan “pan y circo”, y algunos tan contentos.

Y esto no es todo. Ahora llegará la pelea con la aplicación de la jornada, algo que ya nos deben y que mientras estamos con estas peleas creen hemos olvidado. Pero se equivocan. Este es otro motivo más de maltrato contra el que haremos frente. No te resignes, no bajes los brazos y como he dicho muchas veces, “somos más, somos mejores, y nos lo merecemos”.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x