CON FIRMA. “La Carrera Profesional ha salido de la U.C.I”, por Julián Ezquerra

1
239 Julian Ezquerra 3x3 cm

Dice un proverbio Búlgaro que “está permitido, en tiempo de gran peligro, andar con el diablo hasta haber atravesado el puente”. La carrera profesional ha estado en gran peligro. Tiene variadas interpretaciones. Que cada cual haga la suya.

La carrera profesional ha estado en peligro de muerte. Ha estado sufriendo un profundo y largo estado de crisis, en evidente peligro durante 9 años. Nació en 2007 y lo hizo como lo hacen los hijos, con alegría tras un importante sufrimiento. Todo fueron parabienes, felicidad, euforia, familiares, amigos y compañeros estaban contentos. Bueno, no todos, claro. Los había molestos por no ser beneficiario de la carrera, o por ser muy exquisito y considerar que no era justo que a todos se les asignara nivel por antigüedad. Nunca llueve a gusto de todos. Esto es inevitable.

Lo cierto es que miles de profesionales veíamos como tras muchos años de trabajo, de esfuerzo, de trayectoria profesional poco o mal reconocida, se lograba algo justo y que nos correspondía: la carrera profesional y una recompensa que solo era económica, que también es necesaria. No nos debe dar vergüenza hablar de dinero. Somos como los demás; comemos, tenemos hipotecas, colegios que pagar, etc. La carrera podría ser diferente, seguro; podría ser mejor o incluso peor, también; pero pensar ahora en lo que podía haber sido no tiene sentido. Es lo que es y hay que desarrollarla, ponerla en marcha, probar su validez, y si después de evaluar el resultado, hay que modificarla, pues a ello.

Una vez iniciada, en plena fase de implantación, la situación política, económica, la realidad del momento, hizo que los profesionales de la Sanidad, como otros muchos, sufriéramos de forma muy severa los ajustes salariales y, entre ellos, la paralización de la carrera profesional. Muchos compañeros presentaron méritos para subir de nivel. Se evaluaron y se asignaron los cambios por los comités locales. Pero quedó en eso, una asignación sin valor real, pues la Administración sistemáticamente abortaba el proceso y no reconocía de forma oficial el nuevo nivel.

Año tras año, los presupuestos de la Comunidad de Madrid en su ya conocido artículo 27, prohibían los reconocimientos y pagos de nuevos niveles y paralizaba el pago del nivel IV. La carrera entró en un estado crítico.  Empeoraba cada año. Incluso llegó un consejero “iluminado” y dijo que la carrera había que cambiarla, que era un chollo. Esto escribía por entonces sobre el tema: “¿Carrera – chollo, señor Consejero? Déjeme hacerle un poco de educación sanitaria”. Seguimos peleando por ella, no desistimos en el empeño de salvarla. Lo hicimos por diferentes vías; la Defensora del Pueblo, los partidos políticos de la oposición, las organizaciones sindicales de la mesa sectorial, etc. Se siguió intentando “salvar la vida de un paciente crítico” al que muchos ya daban por desahuciado.

Las medidas tomadas se incrementaron y se fueron haciendo cada vez más “agresivas”. En las últimas semanas se convocaron movilizaciones, se anunciaron medidas, hubo reacciones y, al final, “el enfermo parece que sale de la U.C.I”. Se ha salvado al enfermo llamado carrera profesional. Ya ha superado la fase crítica. Está viva. Con secuelas, muy afectada y en tratamiento, pero viva. Ahora pasará un periodo de rehabilitación, que puede ser largo pero que seguro será eficaz. Nuevos niveles, reconocimiento administrativo y una dosis extra inicial de 25 millones para animar al moribundo. No serán los últimos, seguro. Tienen que dar más dosis, aumentarla hasta llegar a la dosis máxima.

En este camino hay damnificados. Lo estamos viendo ahora con las asignaciones de niveles. Injusticias flagrantes con los eventuales, interinos y sustitutos. Injusticias que generará el previsible pago de niveles de forma que no beneficie a todos. Indudablemente será una recuperación dolorosa. Algunos se recuperaran antes, otros después, y eso siempre es complicado de explicar. Pero al final todos saldrán adelante. Y, por supuesto, mejor estar recuperándose en planta que seguir esperando un final trágico en la U.C.I. Esperemos que ahora la estancia en planta, hasta el alta definitiva, sea lo más corta posible.

Tenemos que ser un grupo unido, compacto, que entienda que el “enemigo” no es el compañero, que la fuerza está en todos nosotros; que entendamos que si todos empujamos en el mismo sentido no podrán detenernos. Somos muchos, somos mejores que ellos, sabemos lo que queremos, y si nos lo proponemos lo lograremos. No demos armas a la Administración. No entremos en peleas entre nosotros. Todos tenemos razones para no estar del todo contentos. Entendamos las de los unos y las de los otros. De lo contrario, los que ocasionaron este problema, sonreirán y se frotarán las manos. Ha pasado lo peor, el enfermo ha salido de la U.C.I.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS

Compartir:

1 comentario

  1. Indira Hernandez Rangel en

    Buenos días, me parece un buen análisis de la situación y una forma aséptica de llamar a la unidad de todos los que buscamos mejorar nuestra retribución. No obstante lo que se puede ver en las listas de la asignación del nivel de carrera refleja mucho trabajo por hacer, en primer lugar no hay una norma fija a la hora de asignar la carrera profesional… Cómo es que aprueban la carrera para unos interinos y para otros no? Cómo es que se justifican del fracaso por el exceso de peticiones ? y por qué no hacen uso de las nuevas tecnologías para ser más eficientes? Me gustaría que por favor nos hablen más de las soluciones que nos pueden ofrecer a los que salimos perjudicados. Gracias

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x