CON FIRMA. “Jubilación, divino tesoro”, por Andrés Castillejo

0
2512Andres Castillejo 3x3 cm

Pues sí, he cambiado esta típica frase de “juventud, divino tesoro”, que escuchaba de pequeño y no tan pequeño en casa de mis padres y que por un momento se me pasó por la cabeza, pensando en disfrutar de la jubilación con tranquilidad, sin desasosiego ni preocupaciones externas… Pero los acontecimientos actuales que vemos en los medios de comunicación, con los jubilados manifestándose , pidiendo que las pensiones y su revalorización anual sean dignas, me ha condicionado a ello.

Esta situación comenzó con los años de la famosa “crisis”, con las medidas de control de gasto, congelación salarial… En nuestro caso, los médicos llegamos a tener una pérdida salarial muy importante y, claro, también le toco el turno a la jubilación, con la “aplicación paulatina de la edad de jubilación y años de cotización”( RDL 27/2011, artº 4 dos, Disposición Transitoria vigesima), en la que se va progresivamente aumentando la edad de jubilación forzosa, hasta los 67 años, comenzando en 2013 culminando en 2027, y los años de cotización necesarios, desde los 35 años en 2013 a los 38 años en 2027.

Además de todo lo anterior, los médicos lo tenemos más difícil, pues no nos cuenta para el período de cotización todo el tiempo trabajado, por ejemplo las guardias ( reclamación permanente de AMYTS y CESM para que se incluya en jornada); sólo cuenta la jornada anual establecida, con lo cual podemos encontrarnos con compañeros que tendrán que prolongar meses o algún año, POR ENCIMA DE LOS 65 AÑOS, para poderse jubilar, que tal y como están las consultas en AP, urgencias extra hospitalarias y hospitalarias, hospitalización, etc… muchos estarán pensando en hacerlo en cuanto cumplan los 65 años, esperando poder disfrutar del descanso merecido y de la pensión correspondiente.

Cada vez somos más los médicos jubilados (recordemos las jubilaciones masivas de MADRID, allá por el 2013, después de la aprobación del Plan de Ordenación de Recursos Humanos, con una fría carta de despedida de la Gerencia y Direccion General de Recursos Humanos -y no mandaron “al motorista “ porque les salía más caro, que si no…-, todo por eliminar las nóminas más altas. Los médicos y Titulados Superiores, a lo largo de nuestra vida laboral, cotizamos en la base reguladora por la pensión máxima, lo que unido al envejecimiento de la población, jubilaciones anticipadas del resto de trabajadores (a las que no tenemos acceso), etc., alarma al Gobierno al ver peligrar las pensiones públicas en un futuro, y al irse vaciando las arcas de la Seguridad Social realiza diversas reformas que afectan a la revalorización, que ya no va a ir de la mano del incremento del IPC, si no que tendrá una horquilla que va del minimo del 0,25 por ciento a un máximo que será el IPC más un 0,50 por ciento, en vigor desde 2013-2014, motivo por el cual este año la una revalorización del 0,25 % ha provocado las manifestaciones de los jubilados en todo el Estado.

Si esto es importante, por la pérdida de poder adquisitivo que representa año a año, el siguiente punto de la reforma es la SOSTENIBILIDAD. Que qué es esto, pues la vinculación del importe de las pensiones de jubilación con la esperanza de vida, que lógicamente irá en aumento, ajustando las cuantías que percibirán aquellos que se jubilen en similares condiciones en momentos temporales diferentes. Esta medida de sostenibilidad entrará en vigor para todas las jubilaciones que se produzcan a partir de Enero 2019, y será revisable cada cinco años ( Ley 23/2013 de 23 de diciembre). Para que quede claro, un médico que se jubila en 2019 tendrá una pensión máxima menor que otro médico que se haya jubilado en 2017 o en 2018, por lo tanto la mensualidad será menor al vivir más años.

Los partidos políticos están ahora enzarzados, ante la presión surgida en la calle, en propuestas para la mejora de las pensiones, pero lo que hay actualmente es lo que hay, en el futuro ya veremos si son capaces de negociar un acuerdo para que, por lo menos, las pensiones se revaloricen con arreglo al incremento del IPC.

Para finalizar animo a los médicos y titulados superiores que están próximos a cumplir la edad reglamentaria de jubilación este año 2018, a que hagan una reflexión y números antes de pedir la continuidad asistencial, y para los más jóvenes, ya sabéis en lo que tenéis que ir pensando… de cara a vuestra futura jubilación.

Andrés Castillejo Álvarez
Médico jubilado, ex-coordinador de delegados de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x