CON FIRMA. “Exención de guardias retribuidas durante embarazo y lactancia”, por Victoria Velasco y Ángela Hernández

0
208 Angela y Victoria 3x3 cm

“Obrar es fácil, pensar es difícil; pero obrar según se piensa, es aún más difícil.” Goethe

El pasado diciembre la DG de RRHHs emitió una instrucción sobre la exención de guardias durante el embarazo y la lactancia sin menoscavo del poder adquisitivo de las profesionales del SERMAS.

Este tema conlleva una especial penosidad para las profesionales que realizan jornada complementaria (cosa a la que el estatuto marco obliga, no es algo voluntario ni optativo), es decir, haciendo tres turnos seguidos, me refiero fundamentalmente a las guardias de 17 y 24 horas.

Estamos detectando problemas en la aplicación de dicha instrucción, trasmitidos por las profesionales en un momento muy delicado como lo es la situación de embarazo o el primer año de lactancia materna.

Los estudios de salud laboral se centran en el riesgo para el trabajador en su turno de trabajo, habitualmente uno al día, quedando la jornada complementaria (guardias) en tierra de nadie, donde al no contar como jornada ordinaria parece que no se tiene en cuenta para la fatiga acumulada o el sobre esfuerzo de permanecer alerta durante 24 horas seguidas. La normativa anterior sobre nocturnidad queda por lo tantocorta en el caso de la jornada complementaria.

Aún así existenguías de valoración de riesgo de embarazo y lactancia de la ANMTAS (ANMTAS Valoración riesgos embarazoy la AEEMT (AEEMT Guía clínico laboral revisión Riesgo Embarazo Lactancia 2011en las que se describen:

De la ANMTAS: “Las consecuencias más estudiadas en relación con los estresores debidos al trabajo son el aborto espontáneo, feto pretérmino (alumbramiento antes de las 37 semanas de gestación) y el bajo peso al nacer. Se sabe que en un estado de estrés se producen una serie de reacciones fisiológicas que pueden influir en el embarazo debido a la reacción multihormonal que se produce; por ejemplo, el aumento de la liberación de catecolaminas produce un aumento de la presión sanguínea y de la irritabilidad uterina (lo que causa cambios cervicales) y disminuye la función placentaria. Así mismo, se produce un deterioro en la circulación útero-placenta y un incremento de la actividad uterina. Además, en situaciones de estrés, la persona puede alterar sus hábitos de conducta aumentando, por ejemplo, el consumo de sustancias como el alcohol, el café, el tabaco, etc., que pueden por sí mismas estar relacionadas con ciertas alteraciones reproductivas. Todo ello hace que sea difícil establecer una relación directa entre el estrés psíquico y dichas alteraciones.”

“Riesgos para embarazo y feto: Mayor porcentaje de partos prematuros en trabajadoras que realizan turno de noche pudiendo duplicarse si además realizan trabajos con altos niveles de carga física y mental.”

De modo general se recomienda: “Jornadas prolongadas: evitar la realización de jornadas laborales de más de 8 horas de trabajo continuado y seguido (guardias de 24 horas, actividad complementaria, etc).”

“Si no hay puesto alternativo o posibilidad de modificar la organización del trabajo, se solicitará la prestación de “riesgo durante el embarazo”.

De la AEEMT: “La mayoría de los estudios encuentran una relación moderada entre la duración de la jornada de trabajo de la mujer embarazada y la incidencia de partos pretérmino. Además, al considerar distintos factores como fatiga en el trabajo y mayor duración de la jornada laboral, se ha observado una asociación con partos pretérmino y recién nacidos de bajo peso, incluso si dichos riesgos se presentan en el primer trimestre del embarazo. Un tema especial es el de las guardias médicas que conllevan varios factores: duración larga de la jornada laboral, nocturnidad, bipedestación prolongada y fatiga en especial psíquica.”

Por otra parte, sobre el papel del medico de atención primaria, encontramos referencias como: “…Por lo tanto, simplemente con un requerimiento del médico de cabecera de la trabajadora, podría exigir al empresario el cambio de turno.” https://www.lexa-online.com/consultas/index.php?topic=1670.0

Por todo ello defendemos, que se dé una interpretación favorable a la exención de guardias desde el momento en que la trabajadora notifique de forma voluntaria a salud laboral su situación de gestante y que se impulsen las medidas de conciliación familiar para que además de presumir de hospitales que protegen la lactancia: (https://www.redaccionmedica.com/autonomias/madrid/sanidad-quiere-que-36-centros-sean-certificados-en-lactancia-por-la-oms-8221), el SERMAS pueda estar a la vanguardia de la protección del embarazo y lactancia de sus trabajadoras.

En el Protocolo de Valoracion de los Riesgos Profesionales a efectos de la Prestación de Riesgo durante el Embarazo y riesgo en la Lactancia del INSS de 11 de julio de 2007, respecto a Nocturnidad y trabajo a turnos especifican: “La OIT en su recomendación 95/1952 y la Directiva 92/85/CEE proponen la prohibición de trabajo nocturno a las mujeres embarazadas. La Ley 39/1999 para promover la Conciliación de la Vida Familiar y Laboral de las personas trabajadoras indica que, en caso necesario, dentro de las medidas para evitar situaciones negativas tanto para la mujer como para el feto, se incluirá la no realización de trabajo nocturno o a turnos, realizando si es posible su actividad en trabajo diurno.

El riesgo para la mujer embarazada en los trabajos que impliquen nocturnidad reside en la situación de trabajo en solitario, por lo que serán preferibles los turnos diurnos, valorando siempre las condiciones personales de la trabajadora.

El riesgo para la mujer embarazada en los trabajos a turnos que impliquen nocturnidad reside igualmente en la situación de trabajo en solitario así como en la alteración del ritmo circadiano.”

Si esto se tiene que hacer mediante un protocolo unificado, que contemple tanto los casos de riesgos como las mejoras que están en el espíritu de la instrucción, o emitiendo una resolución desde la consejería al respecto que aclare la situación, sería conveniente que se hiciera a la mayor brevedad posible. Los tiempos de la administración no se corresponden con los tiempos de las profesionales en cada situación particular. Una medida que en principio representa un enorme avance para los profesionales y en particular para los que tienen la jornada complementaria entre sus atribuciones, se está convirtiendo en un quebradero de cabeza en algunos casos, difícilmente entendible tras la compresión y aceptación del motivo y las argumentaciones aportadas por parte de AMYTS.

Para más información al respecto:

http://amyts.es/reclama-tu-derecho-exencion-guardias-durante-embarazo-y-lactancia-retribuidas/

Argumentacion AMYTS exención guardias embarazo y lactancia.

Victoria Velasco Sánchez. Responsable de Prevención de Riesgos Laborales de AMYTS

Ángela Hernández Puente. Presidente de AH de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x