CON FIRMA. Espero que la “oposición” no nos decepcione. Del Gobierno,… poco espero del Gobierno, por Julián Ezquerra

0
196 Julian Ezquerra 3x3 cm

Dice Sylvia Plath en su libro “la campana de cristal” que “si nunca esperas nada de nadie nunca te decepcionarás”. Una realidad muy evidente, aunque por lo general todos tenemos anhelos y esperanzas en espera de que se cumplan, y personas en las que confiamos lo hagan posible.

Todos los compañeros tenemos en estos momentos una ilusión que nos une. Después de tantos años de recortes, de pagar la mala gestión de nuestros políticos, de ver como el sistema se desmorona, de sufrir contratos precarios, rebajas de sueldo de hasta un 30%, aumento de horarios ficticios que solo eran un nuevo recorte salarial, intentos afortunadamente frustrados de privatizaciones, y otras muchas maldades, la presión hizo que, por fin, se relanzara la carrera profesional. Ellos (los políticos) provocaron el fuego y a nosotros (los profesionales) nos quitaron el agua para apagarlo.

El pasado mes de enero se firma, por fin, el esperado acuerdo que reactiva la carrera profesional; con ello se crea una gran expectativa, cierta ilusión y esperanza, en algunos incredulidad y, en muchos, malestar por cómo se hace tras estar parada tantos años. No sin dificultades (no olvidemos lo sucedido con la Ley de presupuestos que seguía sin reconocer la carrera), tras denuncias públicas, mucho ruido y levantar la voz, la Consejería enseña un informe jurídico que viene a decir que se puede reconocer el cambio de nivel a efectos administrativos. Todo sigue adelante.

Una primera prórroga y después una segunda, hacía ver a muchos compañeros que esto no acabaría bien; que volverían a torearnos y a llevarnos en palabras. Lo cierto es que la fecha de final de entrega de documentación para valoración de cambio de nivel, está ahí mismo, a escasas dos semanas. El 30 de septiembre finaliza la primera y compleja etapa. Miles de profesionales han recabado documentación, certificados, méritos de todo tipo, los han organizado, los han metido en archivadores e incluso en maletas, y se están entregando para ser valorados.

Los comités de valoración están constituidos, la maquinaria a punto, seguramente costará reiniciar su funcionamiento y se tardará un poco en ponerla a pleno rendimiento; pero es inexcusable que estos comités terminen sus evaluaciones y que, a fin de año, el Director General de Recursos Humanos firme los famosos “papeles amarillos” (así eran en el 2007) que reconocen a cada uno su nivel de carrera profesional.

En este camino, repleto de dudas, seguro que también de muchas situaciones injustas, y de otras de gran alegría, veremos problemas y algunas piedras en el camino. Lo peor es que muchas de estas serán puestas por nuestros propios compañeros (de hecho ya lo estamos viendo), y es que a veces no hay peor enemigo que el que tienes a tu lado.

Pero aquí no puede terminar la historia. El fin de la historia lo tenemos que escribir diferentes actores. Después de tantos años de ver incumplimiento tras incumplimiento por parte de este Gobierno de la Comunidad de Madrid, ya tengo mínima o nula confianza en ellos. El siguiente paso, el del abono de la carrera profesional, hay que obtenerlo con la presión y apoyo de todos,  y lo más importante, haciendo que la oposición política nos respalde. No soy ingenuo, creo en ellos lo justo. Pero tienen la oportunidad de demostrarnos que están dispuestos a cambiar las cosas, que apoyan a los profesionales y al servicio público.

Evidentemente, y viendo como se desarrollaron los presupuestos de este Gobierno en minoría, a nadie se le escapa que la llave que puede abrir esta lata, la tiene en su mano el grupo de Ciudadanos. El pasado año nos defraudaron, no sé si a sabiendas o por ignorancia, pero nos defraudaron. De los otros dos partidos de la oposición (Partido Socialista y Podemos), aunque solo sea por demostrar que están en disposición de cambiar la situación, no espero otra cosa que el apoyo al pago de la carrera. Esto último lo tengo que ver. Tengo muchas dudas.

A diferencia de lo que decía Sylvia Plath, yo si espero algo y confío en que no me decepcionen.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x