CON FIRMA. “Escuela de maltratadores”, por Daniel Bernabéu

0
342 Daniel Bernabeu 3x3 cm

Empiezo el año 2018 como acabé el 2017: profundamente desilusionado con mis responsables políticos en la Comunidad de Madrid. Especialmente con los responsables de la Consejería de Sanidad y, por extensión, con todo el Gobierno de Cristina Cifuentes, con ella a la cabeza.

Esta semana pude escuchar las declaraciones de unos padres con un hijo autista, a los que la Comunidad les ha obligado a trasladar a su hijo a un centro especializado, bajo la excusa de una mejor asistencia; excusa que solo refleja la lamentable carencia de recursos de la escuela pública.Y mi cabeza fue un auténtico hervidero de reflexiones. ¿Y qué tiene que ver un niño autista con esta columna de opinión sobre Sanidad? Pues les cuento…

Mi hijo fue compañero de un chico autista en el colegio durante muchos años, una experiencia tremendamente enriquecedora tanto para nosotros, como familia, por compartir las visitas de ese amigo “tan especial”, como para él, en su paciencia y en la defensa de su amigo. Por problemas de acoso escolar, tanto mi hijo como su amigo autista tuvieron que cambiar de centro. Un episodio que vivimos mal, muy mal; y en el que tanto la dirección del centro como las familias del resto de compañeros de clase miraron hacia otro lado, cuando no claramente apoyaron a los fuertes… Y, por supuesto, los acosadores siguieron en el centro. Nuestro amigo autista no fue aceptado en otro centro público y tuvo que aceptar uno especializado, ahora rodeado de chavales “intelectualmente discapacitados” cuyo ejemplo no le valdrá para nada ni le servirá de estímulo. Su retroceso en estos últimos años ha sido descorazonadoramente evidente.

Al hilo de este acoso me vinieron a la mente los comportamientos acosadores típicos del “bulling” y de la violencia machista: el acosador intenta imponer un dominio físico o mental sobre su víctima; y reacciona con vehemencia, negando sus acciones y acusando al otro de provocador, o de “provocadora sexual”, o de “incompetente”, o de “antisistema”, o de “mentiroso”; para exculpar sus propias acciones o para justificarlas. ¿Les suena en los discursos de la mayoría de los gobernantes actuales?

Que apareciesen en mi cabeza aquellas famosas declaraciones de Ignacio González acusando a los médicos de “matonismo y extorsión” (¡él, precisamente él!), fue cuestión de nanosegundos. Y luego las mucho más recientes declaraciones de Cristina Cifuentes, acusando a los sanitarios de “intolerable intento de denigrar la sanidad pública” (¡ella, precisamente ella con su gobierno privatizador!) por denunciar las deficiencias, la falta de humanización y el colapso de los servicios de Urgencias de Madrid.

…Y luego atender a mis compañeros en el hospital durante esta semana porque todavía, a fecha 4 de enero, no habían firmado los contratos de renovación por la desidia y la falta de previsión del Consejero de Sanidad; aunque seguían cumpliendo con esmero su servicio público hacia el ciudadano (¡sin contrato y sin cobertura de seguro!).

…Y luego atender las reclamaciones de mis compañeros porque no les han contado sus años de trabajo para acceder a la carrera profesional, porque les han tenido en condiciones de eventualidad durante muchos años.

…Y luego atender a compañeros con contratos “basura” de guardias que no les dan la interinidad porque no pueden justificar 140h trabajadas/mes durante 12 meses al año al menos 2 años seguidos (¡Sí, les faltabanlos meses de vacaciones!).

…Y luego ver la nómina, y ver que me han descontado 200 euros de las guardias porque no me dejan cumplir la jornada de 37,5 horas como al resto de los trabajadores públicos.

…Y luego oír las declaraciones de Cifuentes, de González, de los últimos 5 consejeros de Sanidad de la Comunidad de Madrid, diciéndonos lo bueno que somos- el principal “activo” de la sanidad, lo que nos quieren, que todo es un problema coyuntural (ya sabéis, la crisis eterna).

…Y recordar cómo actúan los maltratadores machistas, que tras la violencia se arrejuntan a su pareja y les dicen lo buenos que son, lo que les quieren, que ha sido un “bofetón” aislado y que no pasará nunca más. ¿Os suena?Os recomiendo la excelente película “Te doy mis ojos”.

Sí, lamentablemente los miembros del gobierno de la Comunidad de Madrid se comportan como auténticos maltratadores, porque nos “abofetean” a diario con sus acciones, porque nos halagan el oído, porque nos humillan si intentamos protestar. Aterrador, porquesu ejemplo es el espejo en el que se miran muchos directivos, gestores y lo que es peor, en el que nos miramos los ciudadanos.

Queda mucho trabajo por delante, mucho, pero no podemos desfallecer… Lo más urgente: quitar del mapa político a todos esos profesionales del maltrato que hemos encumbrado a los puestos de responsabilidad más altos de nuestra sociedad.

Porque, a pesar de todo, mi hijo y su amigo Quique siguen siendo amigos.

Daniel Bernabeu Taboada
Médico especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario La Paz. Presidente de AMYTS

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x