CON FIRMA. “Dobla, dobla, dobla el papel de tu cese y ya tienes un abanico”, por Julián Ezquerra

0
196 Julian Ezquerra 3x3 cm

“Me gustan mis errores, no quiero renunciar a la libertad deliciosa de equivocarme”. Esta frase de Charles Chaplin está muy bien para ser utilizada por este genio, pero entendida en el contexto en el que desempeñaba su función. Lo que ya no se puede compartir es que se aplique en el entorno de la política, las funciones de representación, el ejercicio de la gestión pública. Y parece que la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Sra. Cifuentes, no quiere renunciar a su libertad de equivocarse; y no por una equivocación sin más, sino por una equivocación que todos, de forma reiterada, ponen en su conocimiento.

La política es algo muy serio; el político debe ser también muy serio; la representación de la voluntad popular deber ser entendida como un servicio al ciudadano, y deben ser escuchadas sus peticiones, de lo contrario, se entendería que la democracia solo se aplica para elegir representantes, y se olvida una vez elegidos.

Sanidad es una de las Consejerías, (por no decir la mas), más importantes de cualquier Gobierno de Comunidad Autónoma. Y lo es por varias razones: es la que tiene más presupuesto, la que dispone de más personal, la que cualquier ciudadano, tarde o temprano, acaba utilizando, y también la que tiene una mayor afectación en la vida de las personas. Por eso, al frente de la Sanidad debe estar siempre un Consejero competente, serio, capacitado y responsable.

Y en esto último, la verdad es que en Madrid llevamos ya largos años que esto no se cumple. Hoy no pondré calificativos a cada uno, pero recordemos algunos nombres: Lamela, Güemes, Lasquetty, Rodríguez, Maldonado (corto e insustancial mandato), y ahora Sánchez Martos. A todos nos vienen a la cabeza sus grandes fracasos, sus maléficas ideas o incontinencias verbales, sus nefastas gestiones de las crisis, y sus salidas de los Gobiernos.

El actual Consejero lleva una temporada en la que todo lo que hace o dice se convierte en polémica. Cierta prepotencia y desprecio hacia la oposición política, constantes alusiones a politización de organizaciones profesionales, tan solo por no ser cómplices de sus ideas, anuncios como el de la carrera profesional y declaraciones sobre cumplimiento de todo lo acordado con los profesionales, que una y otra vez desmienten y demuestran que no es cierto, planes de esto o de aquello, la humanización, la danzaterapia, la escuela de salud, hoy anuncio no sé cuantos millones para mejorar los techos, acabar con las goteras, cambiar ascensores que no funcionan, y para arreglar los problemas eléctricos de un hospital del que se niega existan dichos problemas, ….todo ello con el único objetivo de acaparar espacios en los medios de información sanitaria.

Y ya para rematar la faena, llega el calor, la ola de calor de cada año, y sus mismas consecuencias. Qué sencillo es dar consejos sobre prevención, qué sencillo es dejar a los profesionales que hablen de ello, qué sencillo es apartarse de los focos y dejar el protagonismo a los que saben.

Pero no, ahí está el, el experto en comunicación, el catedrático de educación para la salud, el médico y enfermero; le ponen una “alcachofa” y se lanza en tromba, hace declaraciones que no controla, que no medita, que olvidan que es Consejero y no está en uno de esos programas que tanto le gustan, y zas….dice aquello de “dobla, dobla, dobla..” y ya tienes un abanico.

Ha logrado la frase del año, la frase de la mofa, la frase que ha servido para ser criticado por todos, y con razón. La oposición le saca los abanicos en la asamblea, una diputada le regala uno de papel y con desprecio se lo tira a los pies, consigue que, salvo sorpresa, se pueda convertir en el Consejero reprobado, lo que hará que su apodo más habitual cambie por el de “el reprobado”.

En fin, que contra la persona no tengo nada, a todos respeto, pero contra el personaje político, solo tengo que decir una cosa: Sra. Cifuentes, “doble, doble, doble” su orgullo, renuncie a la libertad de equivocarse, y háganos el favor de cambiar al Consejero de Sanidad.

 Julián Ezquerra Gadea

Secretario general de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x