CON FIRMA, “Arde Troya, arde Madrid”, por Daniel Bernabéu

0
198 Daniel Bernabeu 3x3 cm

Los griegos necesitaron de las artimañas de Odiseo para vencer, ocupar y quemar la Troya de Príamo, tras un largo asedio de 10 años. Un rapto, el de Helena, fue el detonante.

La Comunidad de Madrid tampoco ha podido evitar la épica de las tragedias griegas y, tras 10 años de asedio judicial por diferentes tramas de corrupción, ha visto quemarse en la hoguera de la ignominia política y moral a su última presidenta, Cristina Cifuentes. Un hurto, el de Eroski, ha sido su puntilla.

Durante estos años de descomposición moral paulatina de los gobiernos de la Comunidad de Madrid, hemos asistido a una parálisis política de primera magnitud. Una parálisis caracterizada por el enroque político del PP (incapacidad negociadora con otros grupos) y por la continuidad en sus líneas maestras ideológicas sobre Sanidad, Educación, Justicia, Suelo y Bienestar Social; lanzadas en los momentos álgidos de su bonanza liberal. Y que hoy sabemos estaban impregnadas hasta el tuétano de corrupción, intereses particulares y saqueo de los recursos públicos.

Durante estos años de practicar la no-política (la de las mayorías aplastantes que permiten prescindir de cualquier debate y negociación), muchos profesionales de la administración en sus diferentes ámbitos, pero especialmente en Sanidad y Educación, han visto significativamente empeoradas sus condiciones laborales y sus infraestructuras. Frente a esta no-política de los hechos consumados surgieron movimientos de protesta, materializados en las diferentes mareas (blanca, verde, morada, …) que, a duras penas, y a costa de grandes esfuerzos, consiguieron revertir alguna de las más controvertidas decisiones. Y digo a duras penas, porque de todas ellas sólo la Marea Blanca consiguió una cierta notoriedad tras conseguir la paralización del proyecto privatizador sanitario en Madrid, con la dimisión del entonces consejero Javier Fernández-Lasquetty, en 2014.

Poco más se ha podido hacer desde entonces, a pesar del progresivo deterioro de las condiciones laborales y sociales en nuestra Comunidad, de nuevo muy centradas en la Sanidad y en su cada vez más magra dotación presupuestaria.

Y no será por falta de escándalos y de verdadera incompetencia “gestora” entre los políticos que nos han gobernado: La Sanidad de Madrid ha asistido impávida a 4 consejeros diferentes en estos últimos 3,5 años. Tras la marcha de Fernández-Lasquetty (2010-2014), se sucedieron las de Francisco Javier Rodríguez Rodríguez (2014-2014), el breve, cesado en apenas 8 meses tras una desastrosa gestión de la crisis de Salud Pública más importante que ha sufrido Madrid y España en su historia; la de Javier Maldonado (2014-2015), salpicado por las irregularidades del Gregorio Marañón, la gestión de la Hepatitis C y la caída del Presidente Ignacio González por su implicación en la trama de corrupción Lezo; la de Jesús Sánchez Martos (2016-2017), el comunicador, pagado de un incontrolable protagonismo en redes sociales y reprobado por la Asamblea de Madrid; y el actual Enrique Ruiz Escudero (2017-    ), que ante la “maldición de los Consejeros de Sanidad de Madrid” y el panorama político ha adoptado un perfil de “muerte cerebral” ante los cada vez más acuciantes problemas estructurales y laborales de la sanidad madrileña; imaginamos que para salvar su carrera política, que no la Sanidad.

Este es el panorama. Y ahora, viendo la hoguera en que se ha convertido la política y la Sanidad de Madrid, nos preguntamos cómo hemos podido llegar a este extremo.

AMYTS lleva 10 años defendiendo la Sanidad de Madrid y a sus profesionales con todas las armas y posibilidades a su alcance. Desde la premonitoria denuncia y movilizaciones – con huelga incluida – en 2008 de lo que iba a suponer el nuevo modelo Esperanza Aguirre de construcción de 7 nuevos de gestión mixta; pasando por el recurso judicial contra la privatización de Lasquetty; la denuncia y la crítica por la gestión de la “crisis del ébola” de Rodríguez; los diferentes recursos judiciales (trienios, aplicación de jornada, descanso guardia sábados,…), hasta las actuales campañas de Prevención de Riesgos Laborales, #HayRazones y #MedicosAlLimite, con sendas jornadas de huelga en los meses de marzo y abril.

AMYTS nunca se ha dejado intimidar por la apabullante exhibición de poder y de control sobre medios y personas ejercido desde los gobiernos de la Comunidad de Madrid. Es cierto que dicho control ha limitado la difusión y el alcance de nuestra actividad; ha evitado la difusión de nuestras propuestas e ideas; y ha bloqueado nuestra capacidad negociadora en la mesa sectorial y en los despachos. Hemos resistido la presión de prácticas corruptas basadas en el “cambio de cromos”, y nos hemos negado a firmar sistemáticamente procesos de interinización y de OPEs basados en la arbitrariedad, en la falta de trasparencia y en el nepotismo. Hemos soportado campañas de calumnias y de desprestigio profesional, como cuando fuimos llamados “matones sindicales” por Ignacio González, máximo exponente de la corrupción y de las “cloacas” en que se ha convertido el PP de Madrid.

Arde Madrid, arden sus políticos en la hoguera de las vanidades y de la corrupción. Arde la Sanidad, abrasada por años de mala gestión y de nepotismo institucional. Arde la Sanidad bajo los anunciados nuevos recortes y la mirada extraviada de políticos que ya no lo son.

Pero tenéis una casa en la que refugiaros de las llamas, una casa en la que construir un nuevo modelo de gestión para la Sanidad publica madrileña, más cercano a pacientes y profesionales, más humano, y que recupere el orgullo por nuestra profesión. La casa de una organización plural, abierta al dialogo, enriquecida por el debate y la confrontación de ideas, transparente, sin miedos y con un único compromiso: el médico.  Porque en AMYTS todos tenemos el mismo objetivo común: un modelo de sanidad pública fuerte que reconozca y mime a sus trabajadores, a sus médicos, para ofrecer el mejor servicio a los ciudadanos de Madrid. Es nuestra misión y razón de ser.

 

Daniel Bernabéu Taboada
Médico especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario La Paz. Presidente de AMYTS

 

 

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x