CON FIRMA. “Adiós, Metges, adiós…”, por Miguel Ángel García

1
231 Miguel Angel Garcia 3x3 cm

Estos días, la tristeza nos embarga a muchos por la situación que estamos viviendo, como país, en torno al referéndum independentista de Cataluña. La pérdida de legalidad (evidente en las actuaciones de la Generalitat de los últimos meses) y de racionalidad (entiendiendo como tal la capacidad prudente de atender las realidades humanas, de ya largo recorrido en este tema, pues el tema del nacionalismo catalán no era tomado en serio por las sucesivas administraciones) que caracteriza a la situación hace que las personas queden expuestas a sufrimiento y violencia de todo tipo, ya sea física, psicológica o moral. No sé si otros sentimientos estarán justificados, pero el de la tristeza y la pena creo que más que de sobra. Al menos, en mi caso.

Y la situación, que de entrada ya nos preocupa a los sindicatos médicos como parte de la sociedad que somos, ha impactado de lleno dentro de la propia Confederación Estatal de Sindicatos Médicos. La legítima discrepancia que procede de las diferentes perspectivas ha motivado que Metges de Catalunya, el sindicato médico catalán confederado en CESM y uno de sus fundadores, haya hecho pública su intención de marcharse de la Confederación. La decisión es totalmente respetable por mi parte, pero creo que no deja de estar enmarcada, a mi juicio, en esa larga cadena de pérdida de racionalidad a la que antes aludía, pues utiliza como argumento la legítima discrepancia que ya he mencionado. Cierto, se puede estar en desacuerdo y seguir integrados en una organización, o estar en desacuerdo y abandonarla por la discrepancia. Este es el camino que, legítimamente, ha tomado Metges.

No puedo olvidar aquí el papel de Metges de Catalunya en la historia del sindicalismo médico español, que precisamente allí tuvo su origen, y allí ha también tenido destacadas manifestaciones. Esto es algo que queda como patrimonio compartido, un patrimonio valioso que forma parte de ambas organizaciones. Pero no nos engañemos, CESM ya tiene una larga trayectoria y ha desarrollado muchas capacidades y adquirido nuevas habilidades en la defensa del ejercicio profesional del médico. La marcha de Metges no deja una CESM más débil ni peor, ni lo contrario tampoco; deja una CESM distinta, que seguirá luchando, en conjunto y en cada una de las Comunidades Autónomas, a través de sus sindicatos confederados, por la mejora continua del ejercicio profesional en lo que se refiere a sus condiciones laborales, retribuciones, reconocimiento social, etc. Entiendo que esa, también, será la trayectoria de Metges de Catalunya en el futuro.

Es, por tanto, posible que, una vez recuperados el valor de la legalidad (la actual, o una nueva) y la racionalidad, volvamos a encontrarnos en esa noble actividad que compartimos. Yo no olvidaré lo que aprendí junto a vosotros, desde luego, ni las experiencias tan estimulantes que conocí de vuestra parte, y las seguiré aplicando junto a las muchas otras que he aprendido en otros escenarios.

Así que, mientras tanto, mientras volvemos a encontrarnos en nuevos escenarios, recibid un cordial saludo o, incluso, si me lo permitís y lo aceptáis, un abrazo.

Miguel Ángel García
Médico de familia. Responsable AMYTS de Formación y Desarrollo Profesional
Compartir:

1 comentario

  1. Gracias Miguel Angel por la gota de cordura, cariño, comprensión y humanidad que representa tu Adiós. Estamos faltos de gente que, como tu, anteponga el calor humano, la racionalidad y la tolerancia para con los demás a cualquier otra consideración por atinada que pueda parecer.

    Y por supuesto, no tan solo permito y acepto tu abrazo sino que te hago llegar el mío de todo corazón.

Respuesta a Jose Maria Puig Marí Cancelar respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x