¿Cómo enfrentarse a la primera semana como MIR? Sheila Justo (AMYTS) responde

0
235 Sheila Justo 3x3 cm

Los residentes de primer año inician su residencia la próxima semana. Conocer la legislación que les afecta y preguntar ante cualquier duda son los principales consejos que ofrece el sindicato AMYTS en declaraciones a DIARIO MÉDICO.

“Conocer bien el centro donde se trabajará puede ser muy útil para ser más eficaz en los tiempos. Hay que conocer la estructura tanto física como personal del hospital, para saber a quién acudir ante cualquier duda”, recalca Sheila Justo Sánchez, vocal MIR en la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS).

El aspecto más importante, según la vocal de AMYTS, es conocer bien la legislación que regula su situación profesional y el ejercicio porque “desde que empiezan la residencia son considerados médicos ejerciendo la profesión y, por tanto, tienen derechos y obligaciones como profesionales”.

Justo insiste en la idea de que el R1 ha de preguntar ante cualquier duda por obvia que parezca tanto al tutor como a residentes de otros años.

En ocasiones el R1 se ve en situaciones de responsabilidad que no le corresponderían. “Lo que yo sé, porque es un hecho, es que hay tal falta de plantilla en los hospitales y servicios que muchas veces se salva la actividad asistencial con el residente, por lo que muchas veces está solo. Es un fallo de la organización de los centros que se solucionaría con un incremento de los adjuntos”, explica Justo.

“Ante un catarro, por ejemplo, un R1 sabrá fácilmente resolverlo solo, pero en cuanto se complique mínimamente hay que preguntar. Aunque no se haya podido llevar a cabo la obligación escrita de que el residente ha de estar tutelado en todo momento, la responsabilidad pasa al residente, cuya obligación principal en ese caso es preguntar”, expone.

El apoyo emocional es importante

Al R1 se le van a exigir “las cosas que ya se le pedían en la facultad”, afirma Justo. (…) La idea es mantener una actitud entusiasta y, como se exige legalmente, una dedicación exclusiva. “Es algo difícil pero bonito a partes iguales”, comenta Justo. (…)

Respecto al cómo afrontar las primeras guardias Justo aconseja “no olvidarse de uno mismo. Son situaciones de mucho estrés pero hay que acordarse de sentarse, comer e hidratarse de vez en cuando”.

Si el MIR lo considera oportuno, Justo recomienda no dudar en acudir a un psicólogo. “En las guardias, por ejemplo, se producen situaciones de mucho estrés. Algún caso hemos tenido en el que el residente, debido a la sobrecarga de trabajo, ha acudido a nosotros con episodios de llanto, mucho estrés e incluso pensamientos suicidas”. En estos casos, los residentes pueden acudir al sindicato para orientarles o dirigirse directamente al Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) o, en el caso de Madrid, al Programa de Atención Integral al Profesional Sanitario Enfermo (PAIPSE).

Fuentes: DIARIO MÉDICO, 18-05-2018

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x